autobus_transfobo.jpg
autobus_transfobo.jpg

El grupo ultracatólico Hazte Oír utiliza el transporte público de Madrid para anunciar su rechazo hacia las leyes de lucha contra la LGTBIfobia vigentes en varias comunidades autónomas.

Un autobús circula por las calles de Madrid cubierto de una pintura naranja que anuncia un mensaje transfóbico: "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo". Se trata de un campaña en movimiento que ha llevado a cabo el grupo ultracatólico Hazte Oír para mostrar su rechazo hacia las leyes de lucha contra la LGTBIfobia vigentes en varias comunidades autónomas, según indica eldiario.es. La ciudadanía no ha tardado en tildar al "anuncio andante" como un "autobús del odio" a través de las redes sociales al insultar a las personas transexuales. "Lo único cierto de esta foto es que si naces imbécil acabas en Hazte Oír", "Transfobia en movimiento. El autobús al que han disfrazado de odio sigue avanzando", son algunos de los mensajes que aparecen en la red del pájaro. 

Aquellas personas que nacen con el cuerpo equivocado y desean tener los genitales de un hombre en vez de los de una mujer, o viceversa, se han sentido denigradas y rechazadas por un grupo que dedica su tiempo a publicitar folletos en los colegios para alertar a los padres del peligro de "adoctrinamiento ideológico" que, según esta asociación, sufren los niños en las escuelas donde se introduce la diversidad afectivo sexual en las clases. Este grupo fue noticia en noviembre de 2016 por enviar 100.000 publicaciones a distintos colegios españoles donde se podía leer que las leyes pro-LGTBI, "lejos de ampliar la protección", vulneran algunos de los derechos fundamentales de los ciudadanos y rompen así el principio de igualdad jurídica de las personas. Tres meses después, Hazte Oír vuelve a la acción aumentando su rango de público, y como informa el citado periódico, contempla extender esta misma campaña a autobuses públicos de ciudades como Barcelona o Valencia. 

"Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva... Si te pegan por ser trans, es por su culpa", publica Ramón Martínez, articulista en Cáscara Amarga —un medio de comunicación LGTB—, en su cuenta personal de Twitter, criticando el autobús anuncio del grupo ultracatólico e incidiendo en las posibles repercusiones que podría llegar a tener en la sociedad un mensaje que incita al odio, y sobre todo la repulsa, el rechazo a uno mismo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído