Proponen la rehabilitación del templo de Trajano para que Itálica sea declarada Patrimonio Mundial

El miembro del consejo asesor a la candidatura, José Beltrán Fortes, defiende la rehabilitación del 'traianeum' y el traslado del cementerio de Santiponce, enclavado en ese área, para lograr la distinción de Itálica

Anfiteatro de las ruinas de Itálica, que no será declarada Patrimonio Mundial hasta que no se realice la rehabilitación del templo de Trajano. FOTO: DIEGO DELSO
Anfiteatro de las ruinas de Itálica, que no será declarada Patrimonio Mundial hasta que no se realice la rehabilitación del templo de Trajano. FOTO: DIEGO DELSO

El catedrático de Arqueología de la Universidad de Sevilla José Beltrán Fortes, miembro del consejo asesor de la candidatura al Patrimonio Mundial del conjunto arqueológico de Itálica, enclavado en Santiponce y donde descansan las ruinas de dicha antigua ciudad romana, ha reclamado una nueva "intervención" de calado en los vestigios del templo de Trajano o Traianeum, al tratarse del edificio que "justifica el entramado simbólico" de la ampliación urbana promovida por el emperador Adriano, en torno a la cual gira dicha candidatura.

José Beltrán Fortes protagonizaba recientemente una conferencia titulada "Itálica en el Patrimonio Mundial. Sus valores arqueológicos", en el marco del IV Foro Permanente "Itálica En-clave de Patrimonio Mundial", impulsado por el consejo asesor de la candidatura de dicho recinto arqueológico a la declaración de Patrimonio de la Humanidad, como instrumento de divulgación científica sobre los valores de este antiguo asentamiento romano fundado por Publio Cornelio Escipión El Africano allá por el año 206 antes de la era actual.

Mientras el consejo asesor de la candidatura prevé que en abril de 2021 finalice la primera fase de la confección del formulario de inscripción del enclave en la lista del Patrimonio Mundial, un documento "clave" para defender el proyecto ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el catedrático José Beltrán dedicaba su ponencia a pormenorizar precisamente los aspectos que "sustentan" las aspiraciones de Itálica a la declaración de Patrimonio de la Humanidad y, por ende, los ejes del citado formulario.

Así, rememoraba que el emperador Adriano promovió durante su etapa (117-138 de la era actual) "una transformación de la arquitectura y el urbanismo" de la antigua Roma, marcando "un antes y un después" en tales disciplinas, y la ampliación urbanística que impulsó con relación a Itálica "plasma ese cambio en las formas de construcción y en el entendimiento del fenómeno urbano". Es más, según precisaba, la ampliación de Itálica ordenada por Adriano no sólo constituye un "ejemplo" de dicha transformación, sino que se trata del "único proyecto urbanístico estrictamente adrianeo de todo el Mediterráneo".

Junto a ello, la "excepcional riqueza del patrimonio arqueológico, escultórico, marmóreo y epigráfico" de la antigua Itálica constituye otro de los "pilares sobre los que se sienta buena parte del valor universal" invocado respecto al recinto, según agregaba.

En ese punto, y con el consejo asesor de la candidatura inmerso en la redacción del ya mencionado formulario, el catedrático Beltrán Fortes adelantaba que respecto a los "criterios obligatorios" que rigen a la hora de pujar por la declaración de Patrimonio Mundial, el enclave de Itálica "responde" directamente a tres de ellos.

Se trata, en primer lugar, del criterio correspondiente a constituir "un ejemplo especialmente representativo de un conjunto arquitectónico", extremo conectado con el papel de Itálica como muestra del urbanismo promovido por Adriano.

Además, Itálica cumpliría la condición de mostrar "un intercambio consistente de influencias" al representar "el ejemplo más singular en la etapa de Adriano, de esa especie de globalización o yuxtaposición entre corrientes orientales y occidentales", algo palpable según Beltrán Fortes en el "patrimonio arqueológico" rescatado de las ruinas de esta antigua ciudad romana.

Y como tercer criterio directamente cumplido, José Beltrán Fortes señalaba "la asociación o relación" del enclave con "un acontecimiento histórico", dado el papel de Itálica como cuna del emperador Trajano y como mínimo "patria de origen" de su sucesor, Adriano.

Empero, pese al cumplimiento de tales criterios y de otras condiciones como la "integridad y autenticidad" de los vestigios, objeto en los últimos tiempos de diferentes intervenciones de mejora, José Beltrán Fortes no ocultaba que el ingreso en la lista del Patrimonio Mundial "es un objetivo difícil".

Precisamente por ello, este catedrático de Arqueología ponía de manifiesto la "sombra" que a su entender sufre la candidatura de Itálica a la declaración de Patrimonio Mundial. Lejos de ambages, José Beltrán manifestaba directamente que "para que Itálica sea declarada Patrimonio Mundial, hay que hacer algo con el Traineum", el templo dedicado al culto a Trajano, que a su juicio requiere de "una necesaria intervención" que resuelva su "restauración fallida".

Y es que según razonaba, si la candidatura de Itálica a la declaración de Patrimonio Mundial pivota sobre la ampliación urbanística promovida por el emperador Adriano y las "singularidades" arquitectónicas, históricas y arqueológicas de la misma, lo cierto es que el templo de Trajano fue el "primer edificio" de dicha ampliación en ser construido y fue el "hito central de la nueva ciudad" italicense.

El Traianeum, de forma cuadrangular y casi 10.000 metros cuadrados de superficie, era según defendía José Beltrán un "santuario de culto imperial" cuyo "significado político y religioso determinaba la enorme ampliación" urbanística impulsada para Itálica por Adriano como sucesor de Trajano.

Insistiendo en que los vestigios de dicho templo, muy fragmentados debido a los expolios sufridos a lo largo de los tiempos, fueron objeto de una "restauración fallida", el catedrático José Beltrán apostaba así por "una nueva rehabilitación más apropiada", para incluir dichos restos en el circuito de visitas de Itálica.

"Hay que actuar rápido y bien sobre ese edificio que justifica todo el entramado simbólico de la nueva ciudad adrianea", enfatizaba agregando que "con una perspectiva más amplia", es necesario plantear "el traslado del cementerio" de Santiponce, enclavado precisamente en el área de las ruinas del templo de Trajano.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído