La Asociación Hispania Nostra tiene puesta en marcha un proceso de recopilación de datos para dar valor al patrimonio histórico que se encuentra en abandono y en peligro.

Desde hace unos años la Asociación Hispania Nostra tiene puesta en marcha un proceso de recopilación de datos para dar valor al patrimonio histórico que se encuentra en abandono y en peligro. Es una iniciativa que abarca toda España y que ha creado una lista roja donde se incluyen los principales edificios según importancia histórica y arquitectónica. Se basa también  en el estado en que encuentra y en el riesgo que recaiga sobre él, considerando no sólo sus valores objetivos sino, principalmente, los subjetivos que la sociedad le otorgue, de conformidad con el significado más actual de Patrimonio.

En concreto, en Cádiz, hay registrado más de una docena de elementos que dan el aviso para informar sobre el estado en el que se encuentran la Casa del Obispo en Cádiz, la ermita de Guía en Jerez, la ermita de San Ambrosio en Barbate o, una de las últimas incorporaciones, la Iglesia de Santiago en Tarifa.

En el centro histórico de Cádiz, en la orilla del Campo del Sur, se halla la conocida como Catedral Vieja. Justo al lado se halla la Casa del Obispo, siendo un lugar de culto de diferentes civilizaciones cuyo punto de partida fue un gran monumento funerario fenicio del siglo VIII a.C. Durante la época romana fue un complejo relacionado con los cultos a los dioses Apolo, Esculapio e Hygia. En el siglo XVI, el obispo de Cádiz, Luis García de Haro, convierte el edificio en residencia episcopal.

El yacimiento arqueológico de la Casa del Obispo se halla enclavado en pleno centro histórico de la ciudad de Cádiz, entre la antigua catedral y la catedral nueva de la ciudad. Los restos arqueológicos más antiguos pertenecen a una pequeña edificación fenicia arcaica del siglo VIII a.C. 

Según la entidad Hispania Nostra, tiene graves problemas de filtraciones de agua en el monumento funerario fenicio del siglo VIII – IV a. C. con desprendimientos de sillares, perdida de morteros originales de agarre y pérdida de estabilidad. Y el riesgo de derrumbe es importante, por ello está dentro de la lista roja del patrimonio.

En cuanto a las Cuevas-Canteras de la Sierra de San Cristóbal en El Puerto de Santa María, aunque se poseen indicios del comienzo de su explotación durante la Edad del Cobre, la eclosión del uso de la piedra a gran escala en la Sierra de San Cristóbal será posterior, con la fundación a principios del siglo VIII a.C. del poblado fenicio de la Torre de Doña Blanca. Después de la explosión del polvorín de Cádiz en 1947, se trasladó a estas cuevas el arsenal artillero restante, quedando como instalación militar

Cuando los militares abandonaron el lugar, los huecos y cuevas se utilizaron como escombrera y basurero, además de ser lugar elegido por delincuentes para hacer pintadas y expolios. “Una parte de las cuevas, unas dieciséis, están en mejor estado que el resto, por haberse mantenido bajo cuidados y en uso del Ejército”, según la asociación.

Una de las últimas en ingresar en esta lista es la iglesia de Santiago que lo hizo el pasado mes de julio. De estilo gótico mudéjar del siglo XIV, ubicada en el barrio árabe de la Aljaranda se trata de una de las primeras parroquias de Tarifa, después de la de Santa María. Posiblemente el lugar que ocupa pertenecía a la antigua mezquita del barrio árabe, conteniendo una capilla funeraria de las familias procedentes de la primera guarnición de Tarifa después de la reconquista. El motivo de su incursión en la lista es porque “ha sido parcialmente demolida para aprovechar vigas de madera y piedras para la construcción”, alertando la asociación de que “la espadaña está en grave peligro de derrumbe, muy agrietada”.

Otros edificios gaditanos como la ermita de San Ambrosio en Barbate también están incluidos en la Lista Roja del Patrimonio, en este caso por “su situación de total abandono y por el alto grado de deterioro”.

El Castillo de Matrera en Ubrique, cuyas ruinas conforman actualmente un interesante y olvidado yacimiento arqueológico que constituye uno de los principales elementos patrimoniales de la Sierra de Cádiz. En 2013 sufrió un derrumbe de la bóveda central y tuvo que ser reparada posteriormente, encontrándose actualmente en un “importante riesgo de derrumbe”.

En la Bahía de Cádiz existen una serie de casas que utilizaban los salineros y conforman un conjunto histórico patrimonial. Sin embargo, carecen de protección alguna y son varias las que ya se han derribado. “Solo hay un pequeño número de casas salineras restauradas y conservadas y muy pocas en explotación”, comentan desde Hispania Nostra.

La Lista Roja se elabora bajo supervisión de una comisión científica integrada por especialistas en la materia. Una lista que es extensa en toda España, Andalucía y Cádiz, poniendo bajo relieve el padre de las instituciones a la hora de abordar la consevación del patrimonio histórico. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído