Piden más seguridad en colegios del Campo de Gibraltar, donde hay 17 aulas clausuradas

Ustea Cádiz denuncia la situación de "desamparo" en la que se encuentra el profesorado de los centros educativos

colegios-coronavirus
colegios-coronavirus

El aumento de casos positivos en coronavirus entre el alumnado de los centros educativos campogibraltareños se ha confirmado a las pocas semanas de empezar, y a día de hoy ya hay diez centros con un total de 17 aulas clausuradas. Ustea Cádiz denuncia públicamente la situación de "desamparo" en la que se encuentra el profesorado de estos centros.

Un buen ejemplo lo proporciona el CEIP Pelayo en Algeciras: tras la confirmación de alumnado positivo en coronavirus en distintas aulas, se ha procedido al confinamiento de todo el alumnado de dichas unidades y a la realización de las pruebas pertinentes, pero se ha dejado de lado a sus docentes, quienes, ante la tardanza en la realización de las pruebas y la aparición de síntomas en algunos de ellos, han optado por realizársela por su propia cuenta, rebelándose como positivo uno de ellos. Además, desde la Administración, en contradicción con las medidas tomadas respecto al alumnado, se les requirió la incorporación al puesto de trabajo si los resultados de las pruebas era negativo, lo que supone un incumplimiento de las indicaciones sanitarias generales de guardar el periodo de ventana de la aparición de la enfermedad.

A esto se une además el hecho de que se han dado situaciones de negativas por parte de algunas familias para que se les realice a sus hijas e hijos las pruebas PCR, lo cual puede poner en riesgo la salud tanto del resto del alumnado como del personal docente y no docente de dicho centro, siendo necesarias actuaciones por parte de la administración para salvaguardarla. Además, el abandono de las autoridades hacia este centro educativo es patente en otras actuaciones como la no adscripción de un “docente de apoyo Covid” que, según la publicidad  y las instrucciones de la CEJA, les correspondería por su número de unidades o, entre otras, la no asignación de espacios para el desdoble de los grupos de 5º y 6º de Primaria, que corresponde por normativa.

Una situación similar se da en el CEIP Virgen del Sol de Tarifa, donde se confinan aulas con alumnado positivo en coronavirus tras las pruebas preceptivas, mientras que sus docentes  tienen que seguir en sus puestos de trabajo sin ningún tipo de prueba que confirme su estado de salud, al no considerarlos contactos de riesgo por llevar mascarilla, entrando en contradicción de nuevo con las medidas tomadas con el alumnado. De la misma manera, en el CEIP Virgen del Sol tampoco se ha asignado ningún “docente de apoyo Covid”, a pesar de cumplir con el número de unidades estipuladas, a lo que se une la problemática de la supresión de unidades y la falta de personal, especialmente de PTIS.

"Por todo ello queremos denunciar que se trata de una situación insostenible, tanto para el alumnado como el profesorado, cuya actividad laboral no se desempeña en condiciones aceptables de seguridad sanitaria, al contrario de lo que sí sucede en otros trabajos. Así pues, solicitamos protocolos de actuación para el alumnado y el profesorado coherentes, seguros y unificados en las distintas Administraciones competentes en materia educativa y sanitaria", reclaman desde Ustea.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído