Los feriantes de Valdelagrana se defienden: "Solo queremos trabajar, no somos un foco de covid"

Vecinos y feriantes en la concentración en Valdelagrana.
Vecinos y feriantes en la concentración en Valdelagrana.

Los feriantes que han instalado sus atracciones en el aparcamiento de Blegamar de Valdelagrana han alzado la voz frente a las denuncias que han llevado a su paralización desde el viernes. Han sido los vecinos de la zona los que han decidido impulsar una plataforma llamada Aporta o Aparta, para defender el derecho de los industriales a trabajar.

"Los vecinos nos decían que por cuatro u ocho que se han encaprichado en que desmontasemos, no querían que fuera el sentir de todos", comenta Alberto Fraguas, representante de los feriantes que han recido esta mañana el apoyo del vecindario y de comerciantes en una concentración.

"Se han vertido muchas informaciones que desde nuestro punto de vista no se ajustaban a la realidad, muchos vecinos nos decían que no había derecho, que estaban encantados con que estuviésemos aquí y que no molestábamos en absoluto", explica Alberto que asegura que "las atracciones tienen la certificación covid-19 de la Junta de Andalucía porque hemos hecho un protocolo expreso para que puedan funcionar en cualquier sitio de España" y " son totalmente seguras, son las mismas que llevamos  montando en cualquier recinto ferial en los últimos 30 años".

Frente a las acusaciones de no tener licencia, el feriante explica que "normalmente según la ley de contratación de apertura, tenemos la posibilidad de abrir las atracciones con una declaración responsable, esa declaración es en sí una licencia. Nosotros solicitamos la apertura con nuestra declaración responsable como se viene haciendo los últimos 40 años".

Sin embargo, la instalación de este parque ha suscitado las quejas de varios vecinos dando lugar a que el asunto estuviera en boca de todos. "Nos hemos visto envueltos en la política mediática, somos un foco mediático y al final nos han cerrado", lamenta.

Los vecinos de Valdelagrana reunidos en defensa de las atracciones.

Las atracciones, "de categoría que valen un millón de euros", permanecían abiertas en horario reducido desde las 8 de la tarde hasta las 00:30 horas "con los ruidos totalmente eliminados y sin música", sostiene Alberto. Además los feriantes habían procedido a la reducción de la iluminación porque los focos molestaban a algunos de los habitantes de los edificios de alrededor.

"Es vergonzoso, somos empresarios españoles, no portugueses como se decía, que contribuimos a la comunidad andaluza. Llevamos ocho días con la licencia solicitada y con la declaración responsable y está todo legal entre comillas hasta que esté la licencia definitiva pero ni llevamos dos meses ilegales ni las atracciones son inseguras ni somos un foco de covid ni nada de eso", denuncia el representante de los feriantes que se emociona al recordar la protesta "porque de verdad dan ganas de llorar cuando ves a todos los vecinos aplaudiendo para que nos quedemos y para que no nos pongan más problemas".

Durante el período estival, los feriantes viajan de feria en feria para ganarse la vida. Sin embargo, la crisis del coronavirus ha cancelado todos los eventos para evitar el contagio dejando a estos empresarios a la deriva. "No estamos aquí por capricho, nos gustaría que estuvieran en la feria de San Fernando o en la fería de La Línea, hacemos la temporada de marzo a octubre, el año pasado cerramos y desde entonces no hemos tenido más ingresos", relata el feriante que reconoce que, pese a todo, muchos ayuntamientos les llamaron para montar sus atracciones "para que pudiesemos pagar nuestros impuestos y sacar personal del ERTE".

Los empresarios agradecen al alcalde que " haya hecho lo posible porque nosotros instalemos y porque nos de la opción de montar nuestros negocios, lo único que queremos es trabajar y que nos den las facilidades que nuestro gremio se merece, nada más".

Sobre el autor:

profile_picture

Patricia Merello

Titulada en Doble Grado en Periodismo y Comunicación audiovisual por la Universidad de Sevilla y máster en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Mis primeras idas y venidas a la redacción comenzaron como becaria en el Diario de Cádiz. En Sevilla, fui redactora de la revista digital de la Fundación Audiovisual de Andalucía y en el blog de la ONGD Tetoca Actuar, mientras que en Madrid aprendí en el departamento de televisión de la Agencia EFE. Al regresar, hice piezas para Onda Cádiz, estuve en la Agencia EFE de Sevilla y elaboré algún que otro informativo en Radio Puerto. He publicado el libro de investigación 'La huella del esperanto en los medios periodísticos', tema que también he plasmado en una revista académica, en un reportaje multimedia y en un blog. 

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído