operacion_whiteshark_1
operacion_whiteshark_1

La Guardia Civil realiza registros en distintas poblaciones de la provincia, entre ellas La Barca, y detiene a 15 integrantes de la organización.

Un total de 23 embarcaciones de alta velocidad y dos recreativas, cuatro motos de agua –valoradas en más de 1,8 millones de euros–, cuatro todoterrenos, una moto, 4.750 litros de combustible, 460.000 euros en efectivo y un buen número de teléfonos móviles. Todo eso es lo que ha requisado la Guardia Civil en la conocida como operación ‘Whiteshrak’ (tiburón blanco), por lo que se ha desarticulado una que introducía hachís por vía marítima procedente de Marruecos en España y Portugal. Se ha detenido a 15 integrantes de la organización, se han cursado dos órdenes de detención internacional y se han intervenido más de 2.400 kilos de hachís

La operación se inició a finales del pasado verano, cuando la Guardia Civil detectó una organización de narcotraficantes afincada en la comarca del Campo de Gibraltar, que se estaba dedicando a la introducción de alijos de hachís desde Marruecos. Los puntos de alijo de la organización abarcaban todo el litoral gaditano, utilizando para ello numerosos métodos de introducción y un gran número de embarcaciones y personal.

Para introducir el hachís usaban embarcaciones de alta velocidad con la droga en la bañera de la misma o en dobles fondos, utilizando pequeños puertos deportivos como punto de botadura y partida de la embarcación que traería la droga.

Durante la investigación, los guardias civiles del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de Cádiz (EDOA) pudieron detectar que toda esta organización giraba en torno a una persona residente en Algeciras y propietario de una empresa de náutica, identificado como A.R.G.

Para la introducción de los alijos, el cabecilla se apoyaba en numerosos patrones de embarcación de su máxima confianza, los cuales llegaban a realizar incluso dos viajes al mes, y las cantidades de droga que se cargaban en cada embarcación no eran excesivamente grandes. De esta manera se minimizaban las pérdidas en el caso de ser detenidos, o si tenían que tirar la droga durante el transcurso de una persecución.

A esta organización se le incautó un alijo de 664 kilos el pasado 2 de julio y otro de 855 kilos el 15 de junio en el Algarve portugués. Durante las investigaciones, los guardias civiles se encontraron con una organización hermética, que tomaba obsesivas medidas de seguridad y de contravigilancia, para evitar ser detectados y seguidos por las Fuerzas de Seguridad, empleando para dificultar el trabajo policial de los agentes a los denominados "hombres de paja" como titulares de las embarcaciones, siendo personas sin antecedentes y con una aparente vida normal que ante la primera sospecha de poder perder una embarcación, denunciaban su robo para recuperarla lo antes posible.

En el marco de esta operación se han realizado 15 entradas y registros simultáneos en Algeciras, San Roque, La Línea, Palmones, Los Barrios, La Barca, Chiclana y  Alcalá de los Gazules en la provincia de Cádiz; Benahavís y Ronda en Málaga; Punta Umbría en Huelva y Vila Moura en Portugal.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído