El comedor Nos importas Jerez, tras recibir varias multas, pide al Ayuntamiento que le ceda plazas de aparcamiento para que sus voluntarios no paguen la ORA.

“No pedimos dinero, pero necesitamos que nuestro Ayuntamiento no nos ponga la soga al cuello”, asegura Lorenzo Hinojosa, responsable del comedor social Nos importas Jerez, gestionado por la asociación Solidarios Estella del Marqués. Su queja viene por la situación que están viviendo los voluntarios del comedor desde que se llevó a efecto la ampliación de la ORA –Ordenanza Reguladora de Aparcamiento– a principios de junio y la calle Juana Jugán, donde se encuentran las instalaciones, en Madre de Dios, pasó a ser zona azul. Desde entonces los han multado hasta en cuatro ocasiones por realizar su labor solidaria, algo que no entienden.

“Estoy indignado, es vergonzoso, no se han dignado a aparecer por aquí, ya que no pedimos dinero que no nos pongan zancadillas”, relata Hinojosa, que asegura que ha solicitado al Ayuntamiento que les ceda tres plazas de aparcamiento, una para la furgoneta con la que transportan la comida hasta el comedor, y otras dos para los voluntarios. Hasta ahora, dice, sólo han conseguido la colocación de una placa de carga y descarga, algo que considera “insuficiente” y que además se ha instalado “a espaldas del comedor”. Además, piden que la señalización especifique que puede hacer uso de ella el comedor –“como hacen con otras asociaciones”, sostiene Hinojosa– y que se amplíe el horario –actualmente limita su actividad de las 9:00 a las 17:00 horas–.

“Nosotros jamás le hemos pedido dinero ni queremos dinero, queremos que nos trate por igual, cosa que no están haciendo”, señala el propio Hinojosa en una publicación de Facebook dirigida al Ayuntamiento, en la que denuncia que la calle Juana Jugán no viene contemplada en el pliego de condiciones de la ampliación de la ORA. En su tramo entre los números 14 y 21 –el comedor está en el 15–, en el callejero de Google viene recogida como calle Domecq, que sí se incluye en la nueva zona azul, aunque no en el oficial del Ayuntamiento. “Nos resulta imprescindible disponer de una zona de aparcamiento para realizar nuestra actividad y la llegada de una zona de aparcamiento de pago nos resulta enormemente gravoso”, sostiene Hinojosa.

El comedor Nos importas Jerez lleva un año en esta ubicación, tras dar de comer a familias de la pedanía de Estella, ahora tiene capacidad para unas 40 personas. “Es un comedor social cinco estrellas”, dice orgulloso Hinojosa. No obstante, tiene zona de lectura, peluquería, ducha y conexión a internet. “El buen rollo que hay aquí no lo hay en ningún comedor”, señala su impulsor, que dice al despedirse: “Yo pondría para titular: dame pan y dime tonto… Así estamos”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído