Un sindicalista agredido tras otro intento fallido de negociar el Plan de Ajuste

mesa_de_negociacion1.jpg
mesa_de_negociacion1.jpg

SIP y CGT se levantan de la mesa de negociación al no estar de acuerdo con que se grabara en vídeo la sesión y por la presencia de todos los tenientes de alcaldesa. Un delegado sindical de UGT denuncia haber recibido varios golpes.

Una vez más, la segunda en pocos días, la mesa de negociación no hace honor a su hombre por carecer de ésta. En esta ocasión, por negarse los sindicatos SIP –Sindicato Independiente de la Policía– y CGT a que se grabara en vídeo la reunión y a que estuvieran presentes todos los tenientes de alcaldesa. Legalmente, sólo Laura Álvarez, responsable de Recursos y presidenta de este órgano, puede hacerlo, aunque existe la posibilidad de permitir la presencia de otros en calidad de asesores. De hecho, la idea del ejecutivo socialista era que estuviesen por el hecho de que se van a negociar los cuadros horarios y, por tanto, podía ser positivo que estuviesen los delegados para puntualizar al hilo de las necesidades de cada área y departamento. 

La cita, finalmente, terminó suspendiéndose. Ni el sindicato cegetista ni el que representa a los agentes de Policía Local estuvo de acuerdo con que un cámara de Onda Jerez recogiera toda la reunión por atentar, dicen, contra la Ley de Protección de Datos. “Querían grabar para intimidarnos, para que nos sintiéramos coartados”, dice Antonio Saborido, delegado sindical de CGT, que entiende esta “maniobra” como una forma de “presionarnos e intimidarnos”. Eso sí, asegura que no les importa que se grabara solo el audio. “Han provocado que nos levantemos”, sostiene.

“No tenemos por qué mostrar nuestras caras, se dio la opción de poner la grabadora”, dice Gabriel Cordones, del SIP, que asegura que quien no contempló esta opción fue la teniente de alcaldesa de Recursos, Laura Álvarez, lo contrario a lo que recoge el comunicado municipal sobre la fallida mesa de negociación.

Tampoco sentó nada bien a estos sindicatos, SIP y CGT, la presencia de todo el gobierno municipal ya que, aparte de Laura Álvarez, responsable de Recursos, el resto no tiene legitimidad para sentarse en la mesa. Tras una consulta aprobaron la presencia de Santiago Galván, teniente de alcaldesa de Economía, que días atrás presentó algunas líneas que incluirá el Plan de Ajuste, aunque Álvarez, en calidad de presidenta de la mesa, decidió que se quedara la directora de Presidencia, “la alcaldesa en la sombra” para la CGT y algo “significativo” para el SIP, ya que “parece que el Plan lo han elaborado los técnicos”.

Las medidas presentadas por el gobierno local incluidas en el Plan de Ajuste, que irá a pleno este jueves, incluye un recorte de Personal del 5%, algo que no ha sentado nada bien a SIP y CGT, que critican haberse enterado por la prensa. “Estamos esperando que se nos entregue toda documentación”, apuntan desde el sindicato policial, que asegura desconocer cómo les afectará la aplicación de las 37,5 horas semanales, una cuestión recogida en la Ley General de Presupuestos del Estado de 2012, y que en el Ayuntamiento jerezano “nunca se ha llegado a aplicar”, aunque el PP anunciara en 2012 que lo haría.

El reglamento de productividades que asegura el gobierno local que pondrá en marcha, del que poco se conoce, también preocupa a los sindicatos, que quieren conocer el documento. La CGT, incluso, acusa al gobierno local de actuar como “empresarios sanguinarios que van a explotar y abusar del obrero”. “Tenemos cierta dignidad y no nos van a machacar”, señalan, para añadir: “Quieren decir que somos violentos cuando es mentira, se quieren hacer los mártires”.

Pero lo cierto es que agresiones, físicas y verbales, se siguen produciendo cada vez que se trata este tema. Esta vez, a un delegado sindical de UGT, que hasta ha denunciado los hechos en comisaría. “Me han robado las llaves de la moto y de mi casa”, dice en declaraciones a lavozdelsur.es. “Me rodearon y me dieron un puñetazo por la espalda”, añade. Todo, asegura, por estar hablando por teléfono con su mujer, algo que algunos interpretaron como “una provocación” y que derivó un forcejeo con un miembro del SIP que, cuenta, acabó en agresión por parte de éste.

Este martes hay una nueva reunión de la mesa de negociación, a la que CGT asegura que acudirá con “voluntad de negociar, pero no con las cartas marcadas”. El clima, desde luego no es el ideal para llegar a un acuerdo. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído