"Trampa mortal" en La Vid: "Como haya un incendio a ver cómo entran los bomberos"

los_vinedos_cole_paidos-11
los_vinedos_cole_paidos-11

Vecinos de la barriada piden al Ayuntamiento que elimine los arcos ornamentales que separan los bloques y que impiden el acceso de vehículos de emergencia.

Juan Luis González se ha propuesto levantar su barrio de La Vid. Llegó al cargo de presidente de la asociación de vecinos Los Viñedos el pasado 20 de noviembre y tiene claro que tiene que trabajar por darle su sitio. “No es normal que en barriadas tan antiguas como la nuestra, o incluso menos, como La Constancia o La Plata, se limpien más las calles y se poden más los árboles que aquí, que somos más de 800 vecinos”.

Erigida hace 60 años, La Vid, dividida entre la “nueva” y la “vieja” por la Ronda de los Viñedos, clama por diferentes mejoras, pero sobre todo por una que es definida por sus vecinos como “una trampa”: los arcos —o “puentes”, como les dicen aquí— que unen los bloques, meros elementos decorativos nacidos de la idea del arquitecto Fernando de la Cuadra allá por los años 50 del pasado siglo que impiden el acceso a las calles centrales de vehículos de emergencias como ambulancias o camiones de bomberos. “Como haya un fuego en uno de los bloques centrales, arde entero”, denuncia González.Pero estos arcos, que además están en mal estado de conservación, no son el único elemento que impide el acceso a los bloques. También hay pilonas de hormigón, colocadas en su día para impedir que los vecinos aparcaran en los bajos de los bloques. “Una vez tuvieron que venir los bomberos y como no podían acercarse a los pisos, tuvieron que cortar la avenida y usar la autoescala, pero casi no llegaban”, recuerda el presidente vecinal.

Otro problema que denuncian en la barriada es el de la limpieza, algo lamentablemente común en Jerez pero que aquí, dicen, es “exagerado”. “Solo viene un barrendero, y casi siempre, lo único que le da tiempo de limpiar es la avenida, que es la más transitada”. Hasta el punto están hartos los vecinos que en cada calle se ponen de acuerdo para limpiar cada semana por su cuenta, e incluso algunos han comprado papeleras, dada las pocas que hay por la zona. En este sentido, los contenedores tampoco abundan. “Solo están en la avenida, con lo cual, los vecinos de las calles más alejadas, o tienen que venir aquí a echar la basura o directamente, el que es menos cívico, la deja en la calle”.La Vid cuenta con una población bastante envejecida, aunque cada vez son más los jóvenes que viven en el barrio, ya sean herederos de los antiguos trabajadores de bodegas que vivían aquí o estudiantes de la cercana Universidad. Manuel, uno de estos jóvenes, también lamenta el estado de las aceras, “un peligro sobre todo para los mayores”. Efectivamente el acerado luce levantado en muchos tramos, así como los alcorques de los árboles, que por cierto necesitan una poda. “Hay ramas que ya se meten en las ventanas de algunos vecinos”.

Otra reclamación histórica es la de la limpieza del inmueble del antiguo colegio concertado Paidós, cerrado desde hace décadas. Propiedad de Solvia, parece que las últimas críticas han servido para que desde la inmobiliaria del Sabadell actúen y se empiece a limpiar y a bloquear los accesos por los que se metían individuos de todo pelaje. De hecho, lavozdelsur.es comprueba cómo el personal que limpia la finca ha encontrado varias armas, como un cuchillo de tipo jamonero y palos. “Aquí un día tuvo que entrar un policía con la pistola en una mano y una linterna en la otra, como en una película. Había tres personas y solo pudo pillar a una”, recuerda Juan Luis González.Un solar abandonado, y que sirve de vertedero en la calle Magallanes, o la pista de futbito, que carece de puerta de acceso, lo que favorece que cualquiera acceda a ella y juegue al fútbol incluso a horas intempestivas, son otras de las reclamaciones de la asociación vecinal, que reitera que en La Vid se sienten “discriminados” con respecto a otras barriadas. Pero Juan Luis promete dar guerra por sus vecinos. “Aquí nací hace 30 años, he luchado y seguiré luchando por mis vecinos y aquí me moriré”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído