barrio

Iglesia de San Miguel.

Rincones jerezanos (II)

  • Ojo por diente
  • Santiago Moreno

Aquel entonces no lo sabía ni tenía porqué saberlo. Hoy sí: siempre es empezar, de nuevo.