"¿Saliendo de la crisis? Serán los políticos, que ellos sí cobran cada mes"

Comerciantes-e1420635011671.jpg
Comerciantes-e1420635011671.jpg

El comercio tradicional del centro afirma que las ventas de la campaña de Navidad han sido "igual de malas" que la de años precedentes. "No hay dinero" o "la gente mira más el precio que la calidad", las frases más repetidas entre ellos

La tan cacareada salida de la crisis, que ya anuncian con júbilo desde el PP, parece que no ha llegado a Jerez. Basta salir a la calle y preguntar a los comerciantes del centro, verdaderos indicadores de si el dinero se mueve con más o menos alegría, para darse cuenta de que las cosas siguen tal cual, y que la crisis, al menos por el momento, sigue instalada en nuestra sociedad. Y es que, finalizadas las fiestas navideñas, tradicionalmente la época del año en la que más dinero se gasta, tocaba hacer balance de cuánto se ha vendido, de más o de menos, con respecto al año pasado. Y por lo que este medio ha preguntado, parece que la cosa sigue canina. En la plaza de abastos se veía hoy menos gente que en días pasados, con lo que hablar con los comerciantes se antojaba bastante más fácil que de costumbre. Tras pasar por los puestos de recova y de pescadería -a los que más se suele acudir para hacer las compras navideñas- la conclusión que se saca es que las ventas han sido prácticamente igual de malas que años precedentes.
Comerciantes Pepe Durán, en su puesto de la pescadería de la plaza de Abastos.

En el puesto 23 de la pescadería, Alfonso Delgado afirma que la Navidad ha sido "muy regular. No hay dinero y la gente va huyendo de los precios". Y es que, si ahora la gamba blanca se vende a 30 euros el kilo, durante las fiestas señala que se ha estado vendiendo a 60. En el puesto 14, Miriam Benítez explica que "menos el 23, 24 y 30, por lo demás no se ha notado que haya sido Navidad". ¿Pero no dicen que estamos saliendo de la crisis? "Estarán saliendo los políticos, que ellos sí que cobran cada mes. Yo aquí no sé lo que voy a ganar hoy", responde molesta. Su vecino en el puesto 13, Pepe Durán, afirma que "Llevo aquí 40 años y estas navidades no he querido vender marisco, porque se ha estado perdiendo dinero. ¡Se vendía más barato que en la lonja! ¡Eso cuándo se ha visto!" En los puestos de recova, prácticamente la misma cantinela. En el número 70, Jesús Ramírez dice que ha vendido "un poco menos que el año pasado. Eso de que estamos saliendo de la crisis es mentira. Que se pase Rajoy por la puerta de los juzgados y vea la gente que está perdiendo sus casas. A los políticos les falta salir a la calle". La situación es tal que Jesús explica que "un kilo de hígado sale a 3,5 euros. Pues la gente ni se lo gasta, pide cuatro higaditos, que salen sobre 80 ó 90 céntimos, para hacer un arroz. Y te dicen que si se les cae uno, pues eso que pierden. Así está la cosa". Carmen Trinidad, en el puesto 67, señala que las ventas han sido "más o menos iguales, sobre todo pavo, que es más barato que el cordero. El que se llevaba antes un kilo de filete ahora se lleva un cuarto de hígado. Lo que tiene delito es que la gente no tenga para pagar la luz y el agua, y eso luego se nota a la hora de gastar".
Comerciantes Antonio Rodríguez, propietario de la joyería San Francisco.

El contrapunto a tanto pesimismo en la plaza lo ponía Francisco Fernández, del puesto 54 de recova, que considera que "este año he visto la cosa un poquito mejor, sobre un cinco por ciento más de ventas". Para Francisco "a veces somos demasiado pesimistas, porque uno siempre quiere vender más". Fuera de la plaza de abastos, las opiniones seguían siendo pesimistas. En Joyería San Francisco, uno de los negocios más veteranos de Esteve, su propietario, Antonio Rodríguez, señalaba que las ventas navideñas han sido "más bien flojas, similares a las del año pasado. Acostumbrados como estábamos a vender cosas de oro, ahora más que nada en Navidad vendemos plata y relojes". Desde la zapatería Bonanza, otro clásico del centro, inciden en que las ventas han sido "parecidas, la gente no mira tanto la calidad, sino el precio", mientras que en otra zapatería, Los Patitos, en la calle Doña Blanca, señalan que "hasta el día 24 las ventas habían sido pésimas", pero llevamos varias semanas de liquidación con rebajas del 50 por ciento, porque se van a hacer reformas, y gracias a eso hemos vendido un poco más, pero si no hubiera sido horroroso", explica la encargada, Patricia Carles Gassín, que aporta un detalle llamativo. "La gente joven va buscando ahorrar. Aquí los que más compran son los pensionistas, los abuelos que les compran los zapatos a sus nietos". Un dato más que corrobora que gracias a los mayores, muchas familias van saliendo, aunque sea a duras penas, adelante.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído