'Pregonazo' de la Semana Santa de Jerez de una mujer valiente que no quiso ser princesa

Lala Prieto pidió “abrir las iglesias al amor en todas sus formas”, en un magnífico pregón pleno de versos, emociones, recuerdos y demandas audaces. Magistral en la puesta en escena, la pregonera se ganó al Villamarta desde del primer minuto

‘Pregonazo’ de una mujer que no quiso ser princesa. Lala Prieto saludando al público al final del pregón.
‘Pregonazo’ de una mujer que no quiso ser princesa. Lala Prieto saludando al público al final del pregón. JUAN CARLOS TORO

Al mediodía, el interior del teatro quedó en penumbra. Una voz grabada rezó el Ángelus, que siguió todo el teatro en pie; un Villamarta con un lleno absoluto. Sonó Estrella Sublime por la Banda Municipal. Antes de subir telón, la marcha Rocío y entre presentación e inicio del pregón, Cristo de la Expiración, composiciones que tienen su porqué: la primera, su advocación de cuna; la segunda, la devoción que le tiene a la Reina de las Marismas y la tercera por ser la marcha icónica de la Semana Santa de Jerez. 

Más signos. El escenario tuvo como eje la cruz del Nazareno flanqueada por palmas rubias de la hermandad de la Borriquita. Ahí estaban sus dos ‘quereles’ cofrades. La presidencia en un lateral: obispo, alcaldesa, presidente del Consejo y presentador. Sobre ellos, el repostero con el escudo de la Unión de Hermandades.

La pregonera vistió de rosa y no por capricho o por una cuestión estilística. Fue así para emular el color litúrgico del Domingo de Pasión, el rosa. A las 12.34 horas, Lala asió el atril con fuerza entre un intenso aplauso del público. Bebió un poco de agua del vaso de plata que le prestó Álvaro Domecq para la ocasión -el que usa en el camino al Rocío el jinete jerezano-, situado en una mesita auxiliar junto al atril, donde también se colocó un relicario.

Su hermano Luis la presentó, haciendo un recorrido por su vida, una introducción  sin artificios. De Lala dijo que no es de las cofrades ‘jartibles’, que tiene una vida normal de madre y profesora. Pocas han sido las veces que Lala ha ocupado algún atril antes del pregón oficial. La última, el del Nazareno. Le costaba un mundo hacerlo desde la ausencia de su madre.

En primera fila, hermanos mayores, expresidentes como Fernández-Gao, Pedro Pérez, Dionisio Díaz; expregoneros como Zarzana, Maroto, los hermanos Garrido, Pepe Castaño, De Mora, Cañadas Machado, Pepe Vegazo, Rodríguez Aguilocho, Manolo Doña, Gabriel Álvarez, Prieto Bononato… Y arriba en el balcón del anfiteatro, el asistente eclesiástico y consejeros; corporación municipal -PP, VOX y PSOE-, estos últimos concejales desplazados del lugar protocolario.

El Pregón de la Semana Santa de Jerez 2024
Lala Prieto, énfasis y fuerza en cada momento del pregón.    JUAN CARLOS TORO

Lala dio un pregonazo tanto por su hermoso contenido como por cómo lo hizo, con calma, magníficamente interpretando con su voz y gestos. Se ganó al auditorio desde el minuto cero. Embelesó al público, lo llevó a su terreno, se alejó de los clásicos histrionismos forzados. Su voz, su calidez, sinceridad y su dulzura fueron las armas que usó para meterse a todos en el bolsillo. Desnudó sus sentimientos, no se dejó casi nada dentro. Sus vida, sus seres queridos, su gran saber cofrade, sus ilusiones, esperanzas y dejando claro que de cofradías sabe mucho. 

Nombró con habilidad a todas las advocaciones de la Semana Santa en una estructura nada clásica en la que el verso ganó por goleada. Dos ejes: Nazareno y Estrella. A estas advocaciones y hermandades dedicó los momentos más sublimes, hilvanándolos con recuerdos desde su niñez hasta su madurez y con momentos de gran musicalidad, gracias a un dúo de piano y chelo, que la acompañó en determinados momentos buscando más intimidad, un tú a tú con el público.

El Pregón de la Semana Santa de Jerez 2024
La pregonera y los padres del pequeño Diego al final del pregón     JUAN CARLOS TORO

Quiso que fuera el pregón de una madre, algo que se puso de manifiesto en muchos momentos, pero especialmente cuando casi al final le habló a sus hijos, a los que pidió que ella siempre estará con ellos más allá de la vida y que siempre estaría a su lado. Su otra faceta como educadora salió a relucir, su vinculación con La Salle, sus vivencias como profesora, sus alumnos y alumnas… de todas estas dimensiones, Lala se mostró extremadamente orgullosa.

En el pregón hubo huecos para las anécdotas o para relatos simpáticos. Contó cómo conoció al obispo y un sucedido con las carmelas, dulce tan típico de Jerez, que creyó que era el preferido del prelado, cuando ni lo conocía. Más risas provocó el relato de una mujer, esposa de costalero, madre de nazarenos y con un hijo aún en carrito. La aventura de echarse a la calle, ir a buscar la cofradía, llevar a su pequeño en el carro, llevarlo hasta el paso, porque su marido quería ver al pequeño a su vera… las peripecias de una mamá que, pese a ser un relato ficticio, seguramente es muy real y va más allá del chiste.

El Pregón de la Semana Santa de Jerez 2024
Prieto en un momento del pregón con los brazos abiertos.        JUAN CARLOS TORO

La realidad, la verdad de hoy. Las opiniones de quienes asistieron in situ al pregón coincidían en que fue una proclamación valiente. Esa valentía se puso de manifiesto en la defensa que hizo a abrir las puertas de las iglesias “al amor en todas sus formas”. “Parejas del mismo sexo, mujeres solteras, también a los arrejuntaos…Ese amor que todo lo puede, dime qué tiene de malo, dime quién sería nadie para tratar de juzgarlo. Si es así como lo sienten, por qué habrían de negarlo. Amor que no pasa nunca, amor de Dios por salvarnos, amor que todo disculpa, amor en Dios confiado, amor que nos hace libres, no encierra a nadie en armarios", ovación y público en pie.

Al inicio del pregón evocó aquellos tiempos en los que ella no quería jugar a ser princesa, quería ser monaguillo en La Borriquita, pero las normas, entonces, lo impedían. Esas primeras referencias cofrades estuvieron marcadas por la discriminación por ser mujer. El pregón no fue feminista. Obligadamente, debía hacer uso de esos recuerdos, que le marcaron tanto en su niñez como en la adolescencia. Pero, como ella dijo, su terquedad no le confortaba. Protestaba ante sus padres y ante todos los que le negaban su deseo de ser una pequeña nazarena de rostrillo.

Pero se topó con una hermandad de la que “se mofaban de su esencia, a la que llamaban groseramente las meonas. Mujeres de toda condición con el gozo de tener a Jesús cerca venciendo todos los reparos… Jesús me abrió las puertas de un mundo cofrade de hermanas de morao”. Recordó a ellas, a las que estuvieron solas con Cristo al pie de su cruz. Dio las gracias “a las pioneras”, sus predecesoras en el atril del pregón, Paqui Durán e Inma Cáliz.

El Pregón de la Semana Santa de Jerez 2024
La presidencia del acto siguiendo atentamente la proclamación de Lala.  JUAN CARLOS TORO

El primer abrazo tras pronunciar el pregón fue el de sus dos hijos. Después llegó el de los padres del pequeño Diego, en el escenario en su carrito, que padece una enfermedad rara y para el que el va el dinero de las entradas a fin de procurar su curación.

El pregón fue Lala Prieto en esencia, fue como es ella “sin trampas ni filtros”. No se dejó nada, se vació por completo. Una obra llena de dulzura en la que no escatimó esfuerzo alguno para entregarse plenamente. En Lala todo fue talento en el escenario, talento en la composición literaria y poética, talento en pronunciarlo, talento en su interpretación vocal y gestual, talento en los ritmos y cadencias. En tres palabras, todo un pregonazo.

"Me ha gustado mucho el modo con que ha presentado la necesidad de acogida"

El obispo, Rico Pavés, tildó el pregón como “muy audaz, con momentos de mucha emoción”. Confesó que “a mí me ha hecho llorar, sobre todo la parte que nos dio sobre su hijo" y subrayó a este medio que le "ha gustado mucho el modo en que ha presentado, citando al Papa, la necesidad de acogida”. En definitiva, para el prelado jerezano, “ha sido una entrada formidable para la semana grande en el año litúrgico, la felicito”.

Para la alcaldesa, el pregón se ha “disfrutado por todos los que hemos estado en el Villamarta, hemos reído, hemos llorado”. García-Pelayo considera que fue “un pregón feminista, un pregón de mujer, un pregón libre. Un pregón con el que todos nos hemos sentido identificados”, subrayando que la proclamación ha tenido “mucho arte, mucha poesía y muy cofrade”. La alcaldesa puso de manifiesto que Prieto “ha puesto voz de mujer al sentimiento de muchas mujeres y creo que ha sido impresionante”.

Sobre el autor:

KIKO ABUIN 1

Kiko Abuín

Periodista.

...saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

Juan Benítez Ragel Hace 2 meses
Mi primer Pregón "enterito", y tengo 69 años yá, y a Fé que ha merecido la pena! Valiente, cristiano, gozoso , risueño, emocionante, anecdótico,uy de los tiempos que vive nuestra sociedad, alejado de tópicos cofradieros, sincero a rabiar...¡¡¡Olé por DOÑA LALA!!!
Lo más leído