Pelo cortado, la peluquería con nombre de vino y "carácter jerezano” que se convirtió en boutique

El empresario Juan Manuel Narváez abrió hace cuatro años en el centro histórico este negocio que empezó tiñendo cabelleras y sigue adelante con la venta de bolsos, kimonos y otros complementos

El jerezano Juan Manuel Narváez en el interior de la peluquería Pelo Cortado.
El jerezano Juan Manuel Narváez en el interior de la peluquería Pelo Cortado. MANU GARCÍA

Un bolso llama la atención de una persona que pasa por la calle Consistorio de Jerez. Se detiene frente al escaparate próximo a la plaza del Arenal y observa el complemento. Al fondo, su vista alcanza a un peluquero que está haciéndole las mechas a una señora. Para su sorpresa, el local alberga al mismo tiempo una peluquería y una boutique. Dos negocios en uno. Una fusión pionera en la ciudad que combina dos servicios pensados para la imagen personal.

Pero Pelo cortado no nació así. Hace cuatro años, el jerezano Juan Manuel Narváez Ruiz apostó por una peluquería después de una década al frente del salón de belleza Kokoa, en la calle Bizcocheros desde 2004.

“Estamos en una primera planta y mi idea siempre ha sido la de intentar bajar, pero sin salir del centro. Siempre tenía la cosilla de montar algo propio y se me ocurrió abrir aquí”, cuenta el licenciado en empresariales que antes de Kokoa había trabajado para otras empresas y consultorías.

Entrada del negocio en la calle Consistorio.
Entrada del negocio en la calle Consistorio. MANU GARCÍA

Juan Manuel arrancó en un local donde había una óptica en otra época, realizó una reforma e intentó darle “un toque especial y diferente” a la decoración. Así, incluyó figuras trepando por la pared y tonos azules. Además, se lanzó con un nombre atrevido con el que buscaba despertar la curiosidad de aquellas personas que leyeran el letrero: Pelo cortado.

Un juego de palabras que la convierte en la primera peluquería que evoca a este vino propio del Marco de Jerez. “Quisimos darle un carácter jerezano totalmente, algo simpático”, dice Juan Manuel desde el interior de la peluquería unisex.

Detalle de la decoración de Pelo cortado.
Detalle de la decoración de Pelo cortado. MANU GARCÍA
Elemento decorativo en la peluquería.
Elemento decorativo en la peluquería. MANU GARCÍA

El negoció echó a andar para cortar cabellos y peinar melenas, sin embargo, un contratiempo provocó que el jerezano mirara a otros horizontes. La pandemia hizo de las suyas y obligó a la peluquería a adaptarse o morir.

“Los acontecimientos nos fueron llevando a tomar nuevos caminos, fueron momentos muy complicados. Cuando tuvimos Jerez cerrado fue horroroso”, recuerda.

El empresario no tiró la toalla, creía en el proyecto y continuó haciendo filigranas para salir adelante. En otoño de 2020 incorporó una estantería con regalos de cara a las navidades y, con el tiempo, ofreció prendas de ropa.

Fusión de boutique y peluquería.
Fusión de boutique y peluquería. MANU GARCÍA

“Algunas están hechas por nosotros, las hemos diseñado y mandado a coser aquí como los kimonos”, explica Juan Manuel, que intenta traer productos nacionales, fabricados en España.

Los complementos predominan en esta boutique que se puede ojear al ritmo del secador en un espacio que defiende a capa y espada el comercio local, con sus pros y sus contras.

Según el jerezano, que forma parte del Centro Comercial Abierto Jerez (ACOJE), “creemos que es importante que se siga manteniendo, al final las inversiones se quedan aquí y no van para una empresa grande que se beneficia”.

Estantería con kimonos, bolsos y otros complementos.
Estantería con kimonos, bolsos y otros complementos. MANU GARCÍA

En Pelo Cortado la imagen es el hilo conductor en un espacio que vela por la estética. “Desde que metimos zapatos, cuidamos desde los pies a la cabeza”, comenta. Él está convencido de que el objetivo es aumentar la autoestima de los clientes y “ayudarles a sentirse mejor”.

Alisarse el pelo y volver a casa con un abrigo, alegra cualquier corazón. En los últimos años, a pesar de los sucesos inoportunos, la peluquería ha reunido a una clientela fiel que se va satisfecha en cada cita, y otra que se acerca de forma puntual. “Aquí estamos en un sitio muy de paso”, reconoce el jerezano que espera que el vino haga efecto y continúe embriagando a los vecinos durante muchos años.

Sobre el autor:

profile_picture

Patricia Merello

Titulada en Doble Grado en Periodismo y Comunicación audiovisual por la Universidad de Sevilla y máster en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Mis primeras idas y venidas a la redacción comenzaron como becaria en el Diario de Cádiz. En Sevilla, fui redactora de la revista digital de la Fundación Audiovisual de Andalucía y en el blog de la ONGD Tetoca Actuar, mientras que en Madrid aprendí en el departamento de televisión de la Agencia EFE. Al regresar, hice piezas para Onda Cádiz, estuve en la Agencia EFE de Sevilla y elaboré algún que otro informativo en Radio Puerto. He publicado el libro de investigación 'La huella del esperanto en los medios periodísticos', tema que también he plasmado en una revista académica, en un reportaje multimedia y en un blog. 

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído