autobus_neumatico.jpg
autobus_neumatico.jpg

Los 30 vehículos que el Ayuntamiento compró a la Empresa Municipal de Transportes de Madrid entre 2012 y 2013 costaron más de 300.000 euros.

Algunos aún recuerdan los tiempos en los que Jerez, dentro de un proyecto de cooperación internacional, enviaba autobuses de segunda mano a La Habana. En el último mandato, con este servicio público esencial tocado y hundido, era el municipio el que tenía que acudir a una oferta del Ayuntamiento de Madrid para comprar vehículos con más de diez años rodando por las calles de la capital. Solo en 2013, la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid ingresaba casi 560.000 euros por la venta de 58 vehículos retirados de servicio. Entre ese año y el verano anterior, el gobierno local, entonces en manos del PP, adquirió una treintena de estos autobuses por más de 300.000 euros. Era su manera de renovar el transporte urbano. 

Burgos estuvo a punto de adquirir seis, pero la oposición abortó la operación al entender que era ofrecer servicios de segunda a ciudadanos que pagan impuestos de primera. Mientras, Sevilla no llegó a formalizar la llegada de otros diez de estos vehículos. En cambio, el Consistorio regido entonces por la popular Ana Botella sí sacó tajada de Jerez. Como también lo hizo de países como Ucrania, Cuba y Perú, donde en ciudades como Kiev, La Habana y Perú circulan parte de la flota que también viajó hasta la ciudad. "El proceso que se ha seguido, y en el que el Ayuntamiento de Jerez ha sido pionero en España, ha sido el mismo al que iniciamos el año pasado para la adquisición de 21 autobuses del servicio de transportes de Madrid", aseguraba al adquirir otros nueve vehículos Agustín Muñoz, ex concejal del PP delegado de Movilidad en el anterior mandato. En total, la flota actual dispone de 55 vehículos, de los cuales la mitad han sido comprados en los últimos cuatro años al Ayuntamiento madrileño. La oposición ha hablado en todo este tiempo de "chatarra" para referirse a las adquisiciones que forman parte de este modelo "pionero", según el PP, de renovar la flota. 

La sucesión de averías más o menos graves —incendios con pasajeros a bordo, incluidos— y el mal estado en general que presenta el transporte urbano en Jerez preocupa a la opinión pública. El actual ejecutivo socialista vive aferrado al sueño de los fondos europeos para, de una vez por todas, acometer la modernización que los autobuses requieren para volver a ser competitivos. No hay que olvidar que este servicio llegó a tener diez millones de usuarios al año en la ciudad y que a día de hoy a duras penas ha recuperado los cinco millones. La representación sindical del servicio no ha vuelto a protestar por las malas condiciones del mismo desde que en 2014 se remunicipalizara y la plantilla fuese subrogada por el Ayuntamiento en las mismas condiciones que cuando funcionaban en manos privadas. Contrasta con la beligerancia histórica de un colectivo que no ha dudado nunca en reclamar mejoras para un servicio esencial y obligatorio que deben prestar los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído