marcos_carribero.png
marcos_carribero.png

El pequeño, que padece una cardiopatía congénita y lleva ingresado un mes en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla, se pone este viernes en manos del prestigioso cirujano José Luis Zunzunegui.

Con 14 años, la mayoría de las preocupaciones de los adolescentes pasan por ir aprobando exámenes, conseguir que sus padres les dejen llegar más tarde a casa los fines de semana o lograr que el chico o chica que les gusta se fije en ellos. Para Marcos Carribero, sin embargo, la vida es mucho más complicada, aunque quizás él, gracias a su inocencia perpetua, no se dé cuenta del todo. Su menudo cuerpo, que no sobrepasa el metro y medio, ya ha sufrido 43 operaciones, alguna incluso por negligencias médicas, como aquella en la que le retiraron a través del ombligo restos de catéter abandonado en el peritoneo. Este viernes sumará en Sevilla una más.

Marcos hace meses que ya no está tan animado. De su exitosa operación en Boston ya han pasado cinco años y su corazón se ha ido resintiendo poco a poco. Su piel ha vuelto a tomar una tonalidad azulada, ese color denominado cianótico fruto de la falta de oxígeno en su sangre. Además, cada vez se siente más cansado al hacer cualquier esfuerzo físico y más de una vez ha dado algún susto en forma de síncope. El objetivo de sus padres, Juan y Ana Mari, es volverlo a operar en el Children’s Hospital de Boston, Estados Unidos, para lo cual necesitan un dinero que aún no tienen. Solo para las pruebas previas necesitan unos 52.000 euros, de los cuales tienen por el momento unos 41.500, recaudados a base de conciertos, galas, huchas —muchas de las cuales les robaron— y hasta vendiendo sus pertenencias.

Pero Marcos no puede esperar. Lleva un mes ingresado en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Hoy, a eso de las nueve de la mañana, entra en quirófano. Lo operarán, entre otros, José Luis Zunzunegui, especialista en cardiopatías congénitas del hospital madrileño Gregorio Marañón. Que Marcos pase por las manos de este prestigioso cirujano no ha sido fácil. Sus padres llevan tres años esperando a que lo deriven a este centro de referencia, sin embargo explica Juan Carribero que no fue hasta este pasado miércoles cuando, tras una llamada al portavoz de Ciudadanos a nivel andaluz, Juan Marín, se logró mover cielo y tierra para que Zunzunegui viajara hasta Sevilla.

La operación no es fácil. Explica Carribero que solo se ha hecho una y que no hay garantías de que la de Marcos vaya a salir bien. Así y todo, no hay riesgo vital en caso de que esto ocurriera, con lo cual hay relativamente poco que perder. Pero esta operación sería, por decirlo llanamente, un parche. Mejoraría la actual calidad de vida del niño, pero seguiría necesitando una operación que ahora mismo solo le garantizan con éxito en Boston. Hasta que ese día llegue, todavía falta mucho desgraciadamente. Los Carribero saben que para ello tendrán que seguir organizando todo tipo de eventos y sobre todo depender de la solidaridad de la gente. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído