cancer2.jpg
cancer2.jpg

Loreto Reynaldo fue diagnosticada poco después de finalizar sus estudios. Tres años después, afirma que vive aún "un parón" en su vida y se queja de la falta de información sobre aspectos como la menopausia inducida.

Recién licenciada en Historia del Arte, poco más de un año buscando empleo en Jerez después de estudiar en Sevilla. Tenía intención de emanciparse, planes… Todo esos proyectos permanecen levitando, aún no han podido tomar forma en la tierra, siguen siendo etéreos. Con tan solo 27 años, Loreto Reynaldo fue diagnosticada de cáncer de mama y después de tres años, asegura que se encuentra en stand by. Entonces, su vida “inició un parón” y aún sigue en él, pero del que ha aprendido mucho.

El responsable de este paréntesis fue un aparentemente e inofensivo bultito en la axila hallado un aciago mes de noviembre. El médico de cabecera afirmó que no sería nada, pero para prevenir la derivó al especialista. En un principio, dada su juventud, a nadie se le pasaba por la cabeza que se tratase de cáncer de mama hasta que le repitieron varias pruebas. En el mes de abril, al recibir la noticia ya “el cuerpo se le había hecho”. “El médico me dijo que era un tumor maligno y que había que operarlo cuanto antes”. A sus padres, que la acompañaban en ese momento el diagnóstico sí les afectó. “Para ellos fue un poco impactante, se lo tomaron peor, se quedaron bloqueados”, evoca la joven.

A partir de ese momento, ella tiró del timón. Fue intervenida, le extirparon el tumor y el ganglio centinela, esto último para prevenir. Tuvo complicaciones, debido a una hemorragia interna que la llevó a quirófano solo un día el día después y además, tuvo que lidiar con la anemia. Toda esa fase la afrontó con buen estado de ánimo, “era un procedimiento que sabía que debía pasar”. Las sesiones de quimioterapia a los largo de tres meses en el hospital, el tratamiento semanal de lo que llaman “la vacuna”, "como la quimioterapia pero más corto" —explica—, y la Radioterapia le hicieron flaquear. Sus familiares tomaron el relevo. “Ir a Sevilla en la ambulancia a las siete de la mañana y llegar a veces a las seis de la tarde la verdad es que era un poco desesperante, creo que eso también me influyó”.

Por más que intentó darle esquinazo a la bajada de ánimo, resultó inevitable cuando su cuerpo comenzó a cambiar. “Los pies se me hinchaban, el ver cómo se me caía el pelo, no tener apetito… me debilitaba, lo que suele pasar en esos casos”, reconoce. Lo peor para Loreto, ha sido la falta de información, ignoraba que con su edad debían inducirle a la menopausia. Sobre todo desde entonces, necesitó ayuda de un especialista para que le ayude en el duro camino. “Puede que sea porque había estado mucho tiempo arriba y también por la desinformación. No sabía, por ejemplo, que podía congelar los óvulos, a día de hoy aún no lo sé”. De hecho, hace tres años que la operaron y desde hace uno no toma el tratamiento que le provocaba la menopausia. No está completamente recuperada, lo que no le impide intentar llevar una vida lo más normal posible.

Las continuas revisiones y citas médicas frenan la ejecución de los proyectos que dejó pendientes y que espera materializar pronto. Le gustaría marcharse fuera, buscar una oportunidad laboral. Mientras, sigue afrontando con optimismo “el parón”. “Ha sido una etapa inesperada de la que he aprendido a ver la vida de otra manera y a relativizar las cosas”. No se considera una heroína por luchar contra esta enfermedad tan joven. A quiene deban pasar por una situación similar les aconseja que no se dejen guiar por las experiencias ajenas, y que se adueñen de su espacio emocional. “Cada persona es un mundo. De todo se sale menos de la muerte. También nos podemos venir abajo, porque tenga cáncer no soy ni tan luchadora, ni tan valiente, como dicen o me piden que sea. No es el fin del mundo, no soy un ser fantástico por eso”, asegura Loreto.

Sobre el autor:

María Luisa Parra

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído