Buytrago.jpg
Buytrago.jpg

En el número 42 de la calle Edison del Parque Empresarial hacen guardia desde principios de semana una treintena de trabajadores de la empresa de transportes Buytrago, que desde el pasado día 3 ha experimentado un descenso de la actividad alarmante, por lo que los empleados sospechan que la empresa está haciendo un "cierre patronal encubierto", ya que según denuncian está desviando la mercancía a otras agencias de transportes, "dejándonos sin producción y estando de brazos cruzados". Se van turnando para no dejar vacía la nave durante todo el día, ya que temen que la empresa se lleve los bienes, como ha hecho en el resto de las delegaciones del país. En Jerez fueron los propios trabajadores los que denunciaron un posible "alzamiento de bienes". Joaquín Vega, delegado sindical y jefe de Tráfico en Jerez, asegura que si la empresa intenta llevarse los bienes de la nave jerezana "denunciaremos ante la Guardia Civil".

El sindicato CCOO, que sigue el caso de cerca, ha denunciado ante la Inspección de Trabajo el cese de la actividad. Los propios empleados denuncian que se ha desviado trabajo a Transportes Martínez Souto, ya que "los mayores clientes, gestores comerciales y directores comerciales se han ido a esta empresa durante estos días". Este traspaso de clientes "aboca a Transportes Buytrago a un cierre que, por como se genera, pudiera ser ilegal y lesivo contra los derechos de los trabajadores y/o en defecto de su demostración, una negligencia incalculable para los trabajadores y trabajadoras", anuncian desde el sindicato.

El mismo lunes que comenzó a decaer la producción, "los dos comerciales de la planta de Jerez llamaron a nuestros clientes para que contrataran los servicios de Transportes Martínez Souto", asegura Vega. El martes 4 de marzo citaron a todos los delegados sindicales del país en Madrid "para estudiar un plan de viabilidad". La empresa propuso rebajas salariales de hasta el 50%, pero a pesar de aceptarlas, "ni aún así garantizaba la continuación de la actividad", explica Vega. Pocos días después cambia de planes y presenta un preconcurso de acreedores y un ERE extintivo para toda la plantilla.

El mencionado día 3 la delegación jerezana recibió 900 expediciones, y al día siguiente, unas 150. Una cifra bastante pobre si atendemos a las declaraciones de los propios trabajadores: "Eso no lo hemos hecho ni en una fiesta nacional, ni un Jueves Santo ni nada...", asegura Vega, que sentencia que en el sector "no hay una empresa más enorme que Transportes Buytrago en toda España". El delegado sindical sospecha que "la empresa ha ido cesando la actividad poco a poco para poder presentar un preconcurso de acreedores", que los responsables de Buytrago presentaron en el juzgado de lo Mercantil de Madrid, una medida que va acompañada del anuncio de un ERE extintivo que puede acabar con los 980 trabajadores de la empresa de todo el país en la calle. Además, la plantilla denuncia las formas de la empresa en este proceso, ya que "el 7 de marzo nos comunica al comité de empresa que cesa la actividad, pero en el registro consta que solicita el preconcurso de acreedores el día 6". La plantilla de Jerez está compuesta por 32 trabajadores, de los cuales dos son comerciales -que según Vega "están trabajando en Transportes Martínez Souto"- y 19 autónomos que se encargaban de repartir la mercancía.

El próximo lunes será un día clave, ya que se reúne en Madrid la Mesa de Negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), donde se negociará las condiciones en las que se ejecuta el ERE, aunque los trabajadores de la delegación jerezana aún mantienen la esperanza de que se pueda "reflotar" la empresa, porque "mimbres hay". En la nave del Parque Empresarial hay siete remolques, seis vehículos rígidos, una furgoneta -en desuso- y cinco cabezas tractoras. "Esto se puede reflotar cuando quieran, porque los materiales son de la empresa", apunta el delegado sindical, y añade resignado: "Teníamos buenos clientes, todo lo que se mueve en la provincia lo teníamos nosotros". Curiosamente, la empresa no les adeuda ni una nómina, ya que cobraron febrero el 27 del mismo mes, algo nada habitual en este tipo de casos.

La plantilla, mientras tanto, sigue acudiendo a su lugar de trabajo a "hacer guardia", a pesar de haber firmado el "permiso retribuido" que le trasladó la empresa para que "nos quedemos en nuestra casa". Todavía no se explican "cómo se ha podido venir abajo todo esto", ya que según aseguran, el pasado tanto en enero como en febrero se transportaron un millón y medio de toneladas, una cifra que "no veíamos en un mes de enero así desde hace muchos años". Uno de los trabajadores de Jerez explica la situación de la empresa de forma muy gráfica: "Es como si tienes a dos personas, una lava la ropa y la otra la tiende. La empresa dice al que lava que no lave y al que no tiende que por qué no tiende. Pues eso ha pasado aquí".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído