calandrias_2
calandrias_2

El presidente del comité del servicio de recogida de basuras denuncia el estado que presenta la planta de reciclaje y compostaje, con cerros de basura que llegan hasta casi sus puertas en Bolaños. La presidenta del comité de Las Calandrias lo desmiente y dice que se están cubriendo las bajas.

No es nada nuevo que la planta de reciclaje y compostaje Las Calandrias, en el complejo medioambiental de Bolaños en Jerez, anda renqueante por las deudas. Ni es nuevo, ni es reciente. La UTE que explota las instalaciones de ámbito supramunicipal, formada por Valoriza y Verinsur, ya paralizó la actividad en marzo pasado por las deudas de municipios de la provincia, entre ellos el Ayuntamiento de Jerez. A primeros de abril, Arcos se puso al día con el pago de los 146.000 euros que debía; el Ayuntamiento portuense pagó 50.000 de los 200.000 euros que adeudaba; mientras que el Ayuntamiento jerezano realizó un primer abono de 600.000 euros de los 995.000 que acumulaba en impagos.

El gerente de Las Calandrias confirmó entonces que los tres municipios podrían seguir llevando sus residuos sólidos urbanos a esta planta, si bien advirtió de que si los ayuntamientos volvían a retrasarse en los pagos se reproduciría la amenaza. A la vista de las imágenes que el presidente del comité del servicio de limpieza viaria y recogida de basuras, Juan Carlos Conesa, ha colgado este miércoles en su cuenta de facebook, nadie diría que la situación en Las Calandrias es de normalidad. 
"Situacion de Las Calandrias. La cantidad de basuras desborda a los trabajadores. ¿Falta personal? Decidan ustedes", escribe Conesa en su entrada en la red social. La acumulación de basuras en el vertedero es patente en las fotos. El problema es conocer si, más allá del déficit de personal, el rendimiento está siendo el que debería de ser. Para Ecologistas en Acción, la “privatización” de las dos sociedades municipales que se encargaban de la recogida de basuras, Aguas de Jerez y Apemsa en El Puerto (en este segundo caso, solo el 49%), “ha resultado funesta" porque "además del encarecimiento del servicio, no se está garantizando que la tasa sea finalista, es decir, que se destine a lo que está contemplado, que es la correcta gestión de las basuras urbanas”.

“Para rematar la faena”, añadían desde la organización conservacionista, la consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que fue la que financió la construcción de la planta, “consiente que los municipios de la Sierra y Costa Noroeste desvíen sus residuos a la planta de Miramundo en Medina Sidonia, impidiendo alcanzar las más de 200.000 toneladas previstas en Las Calandrias”. “El disparate –se insiste- llega a que el vigente Plan Director de Gestión de Residuos no Peligrosos de Andalucía (2010-2019) determina que Trebujena, Sanlúcar y Chipiona, junto a todos los de la Sierra gaditana, orillen a Jerez, lo puenteen y lleven sus basuras a la más alejada Miramundo”. “Si a todo este cúmulo de desatinos unimos la pésima gestión que experimentan nuestras basuras y la nula voluntad de cambiar este estado de cosas, el panorama es desolador”, zanjaban desde Ecologistas.

Así y todo, este medio se ha puesto en contacto con la presidenta del comité de Las Calandrias, Yolanda Iglesias, quien ha querido aclarar que no hay falta de personal en la planta, ya que incluso, señala, se están cubriendo las bajas por vacaciones.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído