donantes_sangre01
donantes_sangre01

El Centro Regional de Transfusión Sanguínea de Cádiz obtuvo un total de 35.556 donaciones de sangre, plasma y plaquetas en el año 2014, es decir, 185 menos que en el año anterior. En Jerez, la Alameda Cristina es el punto móvil de donaciones de la ciudad donde se obtiene la mayor colecta de sangre. 

Varias personas anónimas y altruistas salvaron la vida de Luis, vecino de una pedanía de Jerez, hace una década. A pesar de pasar toda la vida al volante de un tráiler, fue un desafortunado accidente de moto lo que le llevó a las Urgencias del Hospital de Jerez más muerto que vivo. Hoy puede contarlo gracias a que un día esas personas dejaron un rato lo que estaba haciendo para ir a donar sangre. El Centro Regional de Transfusión Sanguínea de Cádiz (CRTS), es el encargado de realizar las donaciones, análisis y tratamiento de la misma para que pueda ser transfundida a los pacientes.

El CRTS de Cádiz cuenta con un punto fijo en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz, otro en el propio Centro de Transfusión de Jerez, y tres unidades móviles con las que recorren toda la provincia. Diariamente, hacen una media de tres colectas de sangre en poblaciones y barriadas. De cada una de ellas intentan obtener 50 donaciones, mientras que el centro requiere entre 150 y 180 donaciones diarias.

En el 2014 obtuvo un total de 35.556 donaciones de sangre, plasma y plaquetas, es decir, 185 menos que en el año anterior. Alameda Cristina es el punto móvil de donaciones en la ciudad donde se obtiene la mayor colecta de sangre, mientras que las barriadas más solidarias en este sentido son La Granja, San Benito y Nuevo Chapín.

En los periodos vacacionales el número de donaciones desciende. A esto hay que añadir un nuevo factor que propician el descenso y que nada tiene que ver con el verano o la Semana Santa. Miguel Ángel Barbero, Responsable del Área de Promoción-Donación del CRTS de Cádiz, reconoce que la crisis y el paro obstaculizan este acto altruista. “Las localidades de la sierra se están despoblando. El alcalde de Olvera nos comentaba que el 20% de los jóvenes se han ido a buscar trabajo fuera. Las preocupaciones de las familias son grandes, no tienen recursos. No podemos pedirles que donen sangre cuando no pueden ni alimentar a sus hijos. Los propios donantes nos lo comentan y lo entendemos”. Las donaciones bajan por este motivo, mientras las enfermedades que requieren de transfusiones aumentan de un año para otro debido al incremento de la población.

"No podemos pedirle a las familias que donen sangre cuando no pueden ni alimentar a sus hijos"

En cualquiera de los hospitales públicos y privados hay reservas de sangre suministrada por el Centro de transfusión Sanguínea, incluso en el Circuito de Jerez, o en los lugares donde se celebran corridas de toros. “Toda la sangre -cuando hablamos de sangre, nos referimos a hematíes, las plaquetas y el plasma no son tan urgentes porque no te vas a morir por eso - que se transfunde sale de aquí. Todos los días vienen a reponer el stock”.

No es más que un recurso público que la gente paga con la afiliación a la seguridad social. Por tanto, quién no esté afiliado a la seguridad social, no lo puede recibir gratis. “A los hospitales privados se les factura el coste de la obtención de esa sangre, tal y como recoge un orden ministerial. Resulta más rentable si consigues más, pero no es el centro de transfusión el que pone el precio. Hay que dejar claro que lo que ha de pagar un seguro o el propio paciente no es la sangre, sino el coste de obtenerla, las pruebas y el proceso de transfusión”, aclara Barbero.

Los CRTS trabajan en red en Andalucía como en el resto del país. Los centros de Córdoba y Granada envían bolsas ya preparadas para transfundir regularmente todos los meses al centro regional de Cádiz porque suele faltar para completar la reserva que deben tener. Pero a veces también Cádiz suministra a otros centros en ocasiones puntuales de necesidad o de catástrofe. “En una emergencia como los atentados de Atocha, fue necesaria sangre y no era sólo de Madrid. Desde Cádiz, incluso, salió sangre para ayudarles, no mucha porque nunca tenemos mucha. Y ya el día después sí pudieron usar sangre de las personas que donaron tras el atentado”, cuenta Barbero, quien no duda en afirmar que “si llamamos a cien donantes, los cien vendrán, pero la sangre no estará disponible hasta el día siguiente por la tarde puesto que  debemos tratarla y analizarla, por eso la sangre debe estar esperando en los hospitales. Es preferible tirarla caducada a no tenerla cuando sea necesario”.

40 años de Asociación Hermandad

El Centro Regional de Transfusión Sanguínea de Cádiz cuenta con la estrecha colaboración de la Asociación Hermandad de Donantes de Sangre de Jerez. Un grupo de personas la constituyeron para atender las necesidades de los hospitales, en principio de sangre y más tarde, también de médula. Hermenegildo Sabido, presidente de la asociación hermandad comenzó siendo donante y como la mayoría, “cuando donas la primera vez te conviertes en donante habitual, por eso siempre pedimos que traigan a un familiar o a un amigo. Cuando tuve que dejar de donar, me costó admitirlo, entonces me propuse seguir colaborando con la asociación, primero como secretario y después como presidente”. Actualmente, trabaja con un equipo de colaboradores de 14 personas. “Esto no es cosa de uno”, manifiesta.
Llegó un momento en el que la asociación se vio desbordada y entonces se creó el centro regional. “Todos los datos se los traspasamos al centro y nosotros seguimos colaborando en todo lo que necesiten, siempre nos hemos ubicado en el hospital y nuestros despachos están a escasos metros”, apunta Sabido. La prioridad de la asociación es conseguir donantes. Sus miembros se desplazan a los pueblos y llevan el control de los donantes, y de concederle las insignias y diplomas por los 25, 50, 75 o 100 donaciones.

"El CRTS trabaja con muchos menos recursos y a veces tienen que hacer filigranas para conseguir las donaciones"

A la hora de hacer referencia a los recortes, Barbero se muestra cauto, mientras el presidente de la Asociación Hermandad de Donantes de Jerez se apresura y afirma que el CRTS trabaja con muchos menos recursos y a veces tienen que hacer filigrana para conseguir las donaciones. “Salen tres unidades y podrían hacerlo cuatro. En este aspecto creo que no se debería escatimar nada y se escatima. La asociación se financia con una subvención de la Junta que cada vez es menor con lo cual las promociones de las campañas también disminuyen. Nos gustaría ir a muchos más pueblos pero con lo que hay tenemos que tirar todo el año. Los donantes nunca se van a quejar porque son bellísimas personas, pero nosotros sí”, reivindica Sabido.

La cara y la cruz

En la sede del centro de transfusión ubicada en el Hospital de Jerez se obtienen una media de diez donaciones al día. Pocos van hasta allí porque tienen que utilizar transporte. El punto fijo de donación de Cádiz, ubicado en el Hospital Puerta del Mar, en cambio, realiza más donaciones. Si tuvieran que venir hasta el hospital sería un problema muy grande, de ahí la importancia esencial de las unidades móviles, con las que intentan “ponérselo fácil a los donantes”.

Miguel Ángel Barbero cuenta como hay otros, jóvenes, que no esperan a tener la mayoría de edad para donar y han intentado engañar a los responsables del centro. Pero, por otro lado, muchas personas se muestran reticentes a la hora de realizar donaciones por muy diferentes motivos. Un argumento que se viene esgrimiendo por parte de la población en general desde antes de la crisis es que, no habrá quien pague las pensiones, va a haber mucha gente mayor que ya no puede donar, que no trabaja, pero que sí cobran pensiones y la gente q pueda donar y trabaja serán muchos menos. “De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya advirtió hace cinco años que pronto necesitaremos más sangre de la que nos pueden proporcionar los donantes, sobre todo en los países más industrializados”, corrobora Barbero.

Por otra parte, hay quien considera que recibir la sangre de un familiar es más seguro. Ante tal afirmación el responsable del área de Promoción- Donación del CRTS de Cádiz se muestra tajante: “No se recomienda la donación de sangre entre personas emparentadas genéticamente por varias razones, entre otras, porque “la ley no lo permite y la posibilidad de ser compatibles es remota”.

“En este país hay la misma disponibilidad de sangre para el rey, el ministro y el obrero”

La legislación limita el número de donaciones que se pueden hacer anualmente y el tiempo que debe transcurrir entre una donación y la siguiente, muy lejos de los límites que nos pondría nuestro propio organismo. Prueba de ello es el proceso de autotransfusión de sangre, aquel en el que un paciente sabe que tiene que ser trasfundido, normalmente por una operación quirúrgica programada. Si es posible y el paciente lo desea, los servicios de transfusión pueden extraerle con anterioridad hasta cuatro concentrados de hematíes en intervalos de una semana, que es la sangre que podría donar un varón durante todo el año.

Por último Miguel Ángel Barbero, insta a todos a salvar vidas donando sangre y médula. "La única fábrica de sangre es el ser humano y éste ni se compra, ni se vende" y, destaca del sistema que “en este país hay la misma disponibilidad de sangre para el rey, el ministro y el obrero”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído