La plaza Belén cambiará la Ciudad del Flamenco por máquinas de 'fitness' y juegos infantiles

18238180_1428381610551869_4638023372058451994_o.jpg
18238180_1428381610551869_4638023372058451994_o.jpg

El solar y seis calles recuperarán el uso público tras diez años de condena. El gobierno socialista está a punto de adjudicar una obra de reordenación de 9.000 metros que dejó diseñada el PP y que costará casi 1,4 millones.

Once años después de iniciarse las obras de la Ciudad del Flamenco y un lustro después de que el proyecto de Herzog y De Meuron quedara visto para sentencia, el Ayuntamiento está a punto de adjudicar los trabajos para devolver la decencia urbanística al solar y a todo lo que las malogradas obras provocaron en su entorno. La zona cero del intramuros de Jerez volverá a la vida con una actuación sobre el espacio donde se iba a levantar el icónico equipamiento cultural pero también sobre calles adyacentes que quedaron cortadas al paso o directamente suprimidas. En total, la actuación contempla la reordenación, regeneración y recuperación de un entorno de unos 9.600 metros cuadrados que se encuentra cerrado, sin uso y ofreciendo una imagen brutal de degradación al corazón de la ciudad desde hace más de una década.

La actuación, cuyo presupuesto saldrá de las arcas municipales y asciende a casi 1,4 millones de euros, comenzará este verano, toda vez que del concurso público ya solo resta la adjudicación a la empresa que se ocupe de la misma. A partir de entonces, la adjudicataria tendrá diez meses para recuperar como espacio público no solo el solar en sí —en el que hay enterrados casi 20 millones de dinero público—, sino el entorno de la plaza Belén. “El diseño proyectado consiste en el arreglo y reordenación de las calles perimetrales y por otro lado en el desarrollo interior del espacio que delimitan”, recoge la memoria descriptiva del proyecto, al que ha tenido acceso lavozdelsur.es y que

Las calles objeto de reordenación, aparte de la plaza Belén, son Barranco, Doctor Lillo, San Honorio, Jesús de las Tres Caídas, Rompechapines y Luis de Isasi. La primera es una vía clave de acceso a la zona más antigua de la ciudad. Desde el Arroyo, Barranco es una calle en servicio —con inmuebles municipales apuntalados que aguardan rehabilitación, por cierto—, y en ella se proyecta el arreglo integral: calzada, acerados y alumbrado. Doctor Lillo es una calle en terrizo, donde se proyecta su pavimentación completa en plataforma única. San Honorio, debido a las obras anteriores, directamente no existe, por lo que es necesaria su ejecución completa (pavimentación y alumbrado). La calle Jesús de las Tres Caídas requiere idéntica intervención ya que prácticamente es un pasadizo hacia la nada, al igual que Rompechapines, que será reformada completamente y que al fin podrá incluir un acceso al Zoco de Artesanía, un espacio municipal infrautilizado que solo tiene entrada por plaza Peones. Por último, Luis de Isasi actualmente se encuentra en servicio, pero también se proyecta el arreglo integral de la misma.

El proyecto, que diseñó el gobierno del PP en el anterior mandato y al que el ejecutivo socialista ha dado continuidad en el actual, incluye la reordenación total del espacio interior del solar donde se iba a alzar la Ciudad del Flamenco. Se trata de una superficie de unos 6.000 metros, de geometría sensiblemente rectangular, donde debido a la orografía y las calles perimetrales, se han proyectado diversas terrazas a distinto nivel. "La permeabilidad y accesibilidad queda garantizada mediante rampas suaves y escaleras dispuestas al efecto", expone el proyecto.

Belén dispondrá de cuatro terrazas y en una de ellas habrá un graderío a modo de pequeño auditorio al aire libre

En total, detalla, se proyectan un total de cuatro terrazas pavimentadas para usos múltiples, "que permitan la revitalización del entorno y concedan al mismo un espacio dotacional y de esparcimiento muy demandado". Las superficies de estas terrazas varían entre 2.300 y 450 metros. En todas ellas se ha primado la disposición de un espacio central diáfano que permita usos múltiples, e incluso se ha dispuesto en otra —la más pegada a la esquina entre San Honorio y Jesús de las Tres Caídas— una serie de bancadas a modo de graderío que conforma un pequeño auditorio al aire libre. Una modesta instalación que contrasta de forma brutal con el auditorio subterráneo del fallido proyecto que pergeñaron Herzog y De Meuron hace más de una década. Salvo la Nave de la Aceite, reconvertida en peña flamenca tras una rehabilitación que costó unos 800.000 euros hace seis años, el resto del perímetro del solar está compuesto por fincas en pésimo estado. Inmuebles donde la especulación se posó hace más de una década, y en los que llegaron a invertirse unos 20 millones de euros en operaciones inmobiliarias al calor de lo que iba a representar este ejemplo de la llamada arquitectura milagrosa.

Toda la actuación, contiene el diseño proyectado por Urbanismo, dispondrá de las infraestructuras de servicios básicos, alumbrado público con lámparas LED, red de saneamiento, dotación de abastecimiento y riego, y mobiliario urbano compuesto por bancos, papeleras, elementos deportivos y biosaludables, y juegos infantiles acordes al carácter histórico del espacio urbano proyectado. En las terrazas, desgrana el proyecto, "se han contemplado un pequeño equipamiento infantil y un espacio biosaludable que se creará con la instalación de varios aparatos para la práctica de ejercicio cardiovascular y de movilidad articular. Estos elementos serán un equipo de fitness tipo esquí de fondo, bicicleta estática, remo, hockey, giro de cintura, slalom.... El parque infantil, estará dotado de diversos elementos de juego, tipo resortes, vaivén, columpio, y conjunto modular".

Del mismo modo, se ha previsto la plantación de especies arbóreas en las distintas terrazas de la nueva plaza Belén, y a lo largo de los itinerarios peatonales proyectados. También se han diseñado, asociado a las terrazas, unas pequeñas zonas verdes a modo de parterres decorativos. "El principal factor tenido en cuenta para el diseño de las especies a plantar será el bajo coste en el mantenimiento y la utilización de especies resistentes y de bajo consumo en agua, y por supuesto su implantación en el casco antiguo de la ciudad", sintetiza la memoria descriptiva del proyecto urbanístico.

Sobre el autor:

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, experto en Urbanismo en el Instituto de Práctica Empresarial (IPE). Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Antes en Grupo Joly. Soy miembro de número de la Cátedra de Flamencología; hice la dramaturgia del espectáculo 'Soníos negros', de la Cía. María del Mar Moreno; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Asociación de la Prensa de Cádiz (APC) y de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído