Un operario de la limpieza viaria, en una imagen de archivo. FOTO: JAVIER FERGO
Un operario de la limpieza viaria, en una imagen de archivo. FOTO: JAVIER FERGO

La primera reunión entre trabajadores y empresa se salda sin novedades y se emplazan a una nueva cita la semana que viene, en la que la concesionaria llevará propuestas.

“Los trabajadores hemos cumplido”, dice Juan Carlos Conesa, presidente del comité de empresa de Urbaser, la concesionaria de limpieza viaria. Este viernes han tenido la primera reunión con la empresa, que ha servido de primera toma de contacto para llegar a un acuerdo y desconvocar definitivamente la huelga prevista que iba a comenzar el 3 de enero y que se aplazó hasta el 16 de febrero, marcándose un plazo de un mes y medio para alcanzar un entendimiento entre todas las partes.

“La empresa maneja el mismo presupuesto y no sabe si el Ayuntamiento lo aumentará”, añade Conesa. En la cita, tanto la plantilla como Urbaser han puesto sus cartas encima de la mesa. “No hemos salido ni contentos ni todo lo contrario”, expresa el presidente del comité de empresa, que anuncia que se volverán a ver el próximo jueves, cuando la empresa llevará varias proposiciones. “Las escucharemos y veremos cómo llegamos a un acuerdo”, dice en tono conciliador. Aunque en caso de no hacerlo, no descarta comenzar las movilizaciones: “Si tenemos que llegar a una huelga llegaremos, pero la intención es lograr un acuerdo”.

En diciembre la plantilla presentó a la empresa un “anteproyecto de convenio” consistente en la vuelta a los derechos laborales y salariales que tenían en 2011, antes del recorte de 4,5 millones anuales que ejecutó el PP y que supuso una bajada del 10% en los salarios de los trabajadores, también en los pluses y una bajada del 20% en la partida para este servicio. “La pelota la tienen ellos en el tejado”, afirma Conesa, que anuncia que los trabajadores están dispuestos a ceder “en ciertas cosas”, aunque también deben hacerlo Ayuntamiento y Urbaser. “El 85% de nuestras peticiones tienen coste cero”, asegura.

El gobierno local y la empresa tienen previsto reunirse dentro de dos semanas, aunque la plantilla quiere forzar para que esta cita se produzca la que viene. “La empresa tiene que dar un paso adelante para aportar algo y llegar a un acuerdo”, considera el presidente del comité. “En 2012 soportamos todo el recorte presupuestario”, añade Conesa, que ahora asegura que han apostado “por negociar” y confía en no tener que llegar a la huelga. Aunque todavía hay margen y es pronto para confirmarlo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído