José Enrique Vargas-Machuca, amante de la naturaleza desde niño, soñaba con tener una autocaravana que le permitiera dormir en una montaña o a pie de playa. Hoy regenta webcaravan, una tienda especializada en el sector del 'autocaravaning'.

José Enrique Vargas-Machuca es usuario de autocaravanas desde hace 13 años. Su pasión siempre fue disponer de una, prácticamente desde que siendo niño se inició en el movimiento scout. La naturaleza siempre ha estado relacionada con estos vehículos y está claro que por ahí le entró el gusanillo. En 2005 se hizo con su primer vehículo-casa y desde entonces ha tenido varias, algo que le sirvió para darse cuenta de las carencias que existían en este mundo, sobre todo en Andalucía, donde el ‘caravaning’ no está tan extendido como en el norte de España y, ni mucho menos como en el resto de Europa, sobre todo en Francia y Alemania. De querer satisfacer estas necesidades de los usuarios de autocaravanas nació un espíritu empresarial que hoy se refleja en webcaravan, el principal negocio enfocado a este mundo no sólo en Jerez y la provincia, también prácticamente en toda Andalucía occidental.

Para José Enrique, lo principal de este mundo es la sensación de libertad, de llegar hasta donde otros no son capaces, de poder dormir en una montaña, junto a un lago o a pie de playa. De hecho, el llamado fenómeno del ‘caravaning’ cada vez gana más adeptos en España. Se calcula que unas 40.000 autocaravanas forman actualmente el parque móvil nacional, a las que se suman las aproximadamente 200.000 que llegan procedentes de otros países europeos cada año de vacaciones. Es más, la venta de estos vehículos-casa se ha vuelto a situar en los niveles previos a la crisis, según la Asociación Española de la industria y el Comercio de ‘Caravaning’ (Aseicar), lo que demuestra la buena salud de un sector que antes se relacionaba con el hippie –quién no recuerda esas furgonetas decoradas con motivos florales- y que ahora aglutina a un cliente más familiar.

Desde su local, en la jerezana calle Amianto, José Enrique destaca cómo el paso de los años ha abaratado un producto que antes solo estaba al alcance de unos pocos. “Hace años el precio de una autocaravana era prácticamente intocable. Ahora, desde 50.000 euros ya puedes hacerte con una”. Hablamos, además, de un vehículo que, a diferencia del coche, “apenas se devalúa”. “Ten en cuenta que el uso que se le da no es diario. Es más de fin de semana, para una escapada o para 15 ó 30 días de vacaciones. En un año no le haces ni de lejos los kilómetros que le haces a un coche”.Actualmente el mercado ofrece una amplia gama de posibilidades para poder disfrutar de uno de estos vehículos, señala Vargas-Machuca. La más extendida es la autocaravana ‘capuchina’, que se caracteriza por su amplitud y por situar la alcoba encima de la cabina del conductor; parecida es la ‘perfilada’, con la diferencia de que la buhardilla no sirve de dormitorio, sino de armario, lo que rebaja la altura del vehículo y permite una conducción más cómoda; la ‘integral, que dispone de mayor espacio habitable y menor de equipaje, lo que permite ganar espacio juntando la cabina y la sala de estar mediante asientos giratorios; y por último, las ‘camper’, furgonetas de transporte con la cabina de carga adaptada y con techo elevable para aumentar su capacidad.

Pero si aun así el presupuesto para hacerse con una puede escaparse para muchos, el alquiler es otra buena opción, sobre todo si se hace entre amigos, con la consiguiente reducción de precio que eso conlleva al repartirse el gasto. En webcaravan, por ejemplo, se pueden alquilar desde 110 euros al día una de cuatro plazas con todas las comodidades que ofrecen marcas como Rollercoaster o Ci, que trabaja en exclusiva la tienda jerezana.

En cuanto a una de las mayores dudas de los que se están planteando hacerse con una autocaravana, el relativo a las zonas especializadas para aparcarlas, cada vez hay mayores infraestructuras en este sentido, ya que en España se está extendiendo el concepto de áreas de pernoctación, habituales en el norte de Europa. Estos son espacios que además de ofrecer la posibilidad de aparcar, ofrecen servicios de llenado de agua limpia, vaciado de depósitos de aguas residuales y conexión eléctrica. Estas zonas no requieren nada más, puesto que las autocaravanas son autosuficientes. “Energéticamente hablando están diseñadas para tener una autonomía total”, señala José Enrique. En este sentido, en su tienda están especializados, entre otros muchos productos, en placas solares, un elemento imprescindible para esta autonomía. 

José Enrique lo tiene claro, dada su experiencia. "El que se lo esté pensando, que no lo dude. Una autocaravana puede parecer un artículo de lujo si la usas una vez al año, pero si le das un uso prolongado a la larga ahorras mucho en hoteles y restaurantes".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído