Juan Andrés Ortega, párroco de Torresoto: "Es excesivo el número de procesiones que se hacen"

Entrevista-300x168
Entrevista-300x168

Al sacerdote Juan Andrés Ortega le cambia la cara cuando habla del barrio, de su barrio. Saca su lado más reivindicativo y lamenta que la Zona Sur siga siendo una zona "marginada". "Cada día somos más marginales; aquí no estamos en crisis, estamos en recrisis", comenta. Ortega es miembro de la Coordinadora Existe y participa activamente en la actividad vecinal, ya que defiende que "no sólo hay que ayudar a transformar a las personas, también hay que transformar la realidad social de la zona donde uno vive". Ortega considera que "aquí hace falta menos dinero en ladrillo y en asfaltado y más en acción social. ¿Qué acción social hay ahora? ¿Darle de comer a la gente? Pero no se va a las causas que están motivando la situación social de la Zona Sur. Eso no se está haciendo, se están poniendo tapaderas".

¿A quién culpa de la situación de la Zona Sur?

Esto es culpa de todos, de los políticos, y de los ciudadanos también, que no somos capaces de movernos y menearnos. Luego aquí nunca ha habido un plan integral, jamás. Es mentira todo lo que dicen los políticos. Nunca, jamás, que me lo enseñen. No palabras, que de palabras estamos ya hartos. Que se demuestre que ha habido un plan integral para la recuperación de la Zona Sur, al contrario, está cada día peor. Y el Plan Urban es otra mentira más grande todavía. Es una tomadura de pelo más a la Zona Sur. Yo le he hecho una maldición al Plan Urban, cuando Francisco Gil lo dirigía se lo dije: ojalá cuando estéis cavando el Cerro de Santo Tomás os encontréis ruinas arqueológicas y tengáis que parar la obra. Lástima que no encontraran eso.

¿Qué alternativas propone la coordinadora?

La coordinadora le ha presentado propuestas al Ayuntamiento, a todos los alcaldes que ha habido, y la última vez al señor Galvín -delegado de Distritos-, aunque aún estamos esperando que nos llame para una reunión que íbamos a tener con su departamento, hace ya más de un año. Y a la señora alcaldesa también la estamos esperando. Ambos nos dijeron que estas medidas les parecían muy buenas, pero tienen mucha cara, y se creen que los que estamos aquí somos tontos y nos chupamos el dedo. Ya somos mayorcitos para que nos tomen el pelo como nos lo han tomado. El Plan Urban lo han hecho los políticos desde un despacho. Nosotros denunciamos a Europa el tema dos veces. Entre nuestras propuestas está la mejora del Rancho de la Bola, existe un proyecto que todos los partidos conocen perfectamente pero ninguno le ha hecho caso. Hay otros proyectos como la construcción de un bulevar que conecte el parque de la zona sur -detrás de la barriada de San Telmo Viejo- con Torresoto.

¿En qué ha cambiado el barrio desde que usted es sacerdote aquí? 

En que ha envejecido mucho. Este barrio es autoconstruido, entonces las familias conforme lo han ido necesitando se han ido haciendo un pisito más o para el hijo o la hija que se casaba, hasta que ha llegado un momento en el que ya no cabían más. Las casas de aquí son pequeñas y la gente necesita pisos distintos, además no caben más y se han ido a vivir fuera. De esta manera el barrio de Torresoto es un barrio de personas mayores. Un dato anecdótico: en 1982 había unas 80 primeras comuniones al año, ahora hay siete u ocho. Y la gente joven que se ve por aquí es porque los abuelos se los traen para cuidarlos porque los padres están parados. Aparte ha habido otros cambios: el barrio tiene más conciencia de barrio, aunque está dejado de la mano de Dios, como yo digo. Venid una noche a esta calle -Carlos José-, llevamos tres años a oscuras porque las dos farolas que siguen vivas están tapadas por los árboles. Lo hemos denunciado varias veces, pero ni caso. ¿A que eso no pasa en la zona donde vive la alcaldesa o donde viven los concejales? Qué coincidencia hombre, que viven en la Zona Norte y no en la Zona Sur.

¿Ha notado un descenso de creyentes desde su llegada?

¿Eso cómo se mide? ¿Qué termómetro se utiliza? No se puede utilizar el termómetro de los sacramentos porque aquí ha descendido la población infantil. Aquí bodas no se celebran, la poca gente que se casa, lo hace en grandes iglesias, no en las periféricas. Puede resultar curioso, pero aquí la asistencia a misa ha aumentado. Los sábados y domingos pueden venir unas 80 personas a misa. Cuando llegué vendrían entre 30 y 40.

Ahora que estamos en vísperas de Semana Santa, ¿cree que en Jerez se celebran demasiadas procesiones?

Personalmente pienso que hay muchísimas. Creo que las cofradías deben salir en Semana Santa, me parece que es excesivo el numero de procesiones que existen. Esa moda que han cogido ahora de sacar procesiones por cualquier motivo no la entiendo. Respeto, pero no entiendo la razón por la que tantas procesiones salen a la calle. Creo que son excesivas y que si hay que celebrar cualquier cosa hay razones y motivos para hacerlo de una manera distinta. Las procesiones están para la Semana Santa, que es su momento y su circunstancia. 

Entre los miembros de la Iglesia, hay algunos sectores que condenan la homosexualidad, ¿comparte usted esa ideología?

Yo no voy a condenar nunca a nadie y menos por su tendencia sexual o de cualquier otro tipo. La condena no debe estar en los elementos de la Iglesia, en los elementos de la Iglesia deben estar la misericordia y el perdón. El problema está en que la Iglesia somos muy plurales y lógicamente hay opiniones de todo tipo. Y si un obispo habla llama mas la atención que si habla cualquier creyente. Pero resulta que analizas todos los obispos que hay en España y son cuatro los que hablan. De lo que dice el resto no se dice nada. Son opiniones, y como opiniones son respetables, pero yo no las comparto. Yo estoy mas con la opinión del Papa: ¿quién soy yo para juzgar a un homosexual?

¿Cree que este tipo de declaraciones perjudican a la imagen de la Iglesia?

La gente de los barrios como Torresoto no tiene ni idea de estas cosas, ni siguen la opinión de los obispos. Es más, lo que pasa es que los medios le dan publicidad y son los que hacen que la gente hable. Siempre digo lo mismo: dime qué periódico o televisión ves y te diré cómo piensas. Los medios influyen en la opinión de la gente, porque la gente por desgracia piensa poco y deja que otros piensen por ellos. La influencia de los medios está clara, pero la gente en general no opina nada, pasan olímpicamente de este tipo de cosas. ¿Que hacen daño a la Iglesia? Pues sí, porque se habla de la Iglesia, pero en realidad no es la Iglesia, es sólo una parte de ella.

¿Qué cambios ha supuesto para la Iglesia la llegada del Papa Francisco?

Yo me sigo levantando todos los días por la mañana temprano y me acuesto a la misma hora (risas). Desde su llegada se ha dado una visión distinta. El Papa es un hombre cercano a la gente, tiene gestos, palabras y hechos muy distintos a los Papas que hemos tenido anteriormente. Ha roto el molde de la imagen que tenemos montada sobre lo que es un Papa. Vive más mirando al Evangelio que hacia una estructura eclesial, una estructura de poder. En lo demás, la Iglesia no ha cambiado.

¿Qué cambiaría de la Iglesia católica?

Al cura de Torresoto (risas). Claro que cambiaría cosas, porque perfecto no hay nada. Cambiaría la manera de pensar de la jerarquía, creo que se tiene que hacer un giro y un planteamiento distinto al que se está haciendo hasta ahora. Hacerla más cercana a la realidad de la gente. Cambiaría el tema de los nombramientos, que se tuviera más en cuenta la opinión del pueblo, tanto a la hora de nombrar al obispo como a los curas. La iglesia es obra de Dios pero está hecha por hombres, entonces es tan imperfecta como somos todos los hombres.

Rouco Varela abandonó recientemente su cargo como presidente de la Conferencia Episcopal, ¿cree que su opinión ha influido en la intención del PP de derogar la reforma del aborto?

Sinceramente, pienso que la opinión de los obispos y de Rouco en este caso en concreto, no tiene tanta influencia. Veo más que es un arma arrojadiza de la oposición. Pienso que no ha sido tanta la influencia de Rouco… por cercanía ideologica a lo mejor, pero no creo que el Gobierno se haya dejado influenciar por Rouco ni por la Iglesia. Cuando en el Gobierno estaba el PSOE, la Iglesia también hablaba de estas cosas.

Y usted, ¿cambiaría la ley del aborto?

Hombre, yo hay una cosa que respeto, y es que la ley anterior es mejorable. No digo de cambiarla. En parte estoy de acuerdo con el aborto, así de claro, pero no de abortar por abortar. Hay una cosa que siempre me ha preocupado, un eslogan que utilizan mucho las feministas: yo con mi cuerpo hago lo que quiero. Creo que yo no puedo hacer con mi cuerpo lo que yo quiera, porque vivo en sociedad y debo respetar a la sociedad. La ley actual es mejorable, no cambiable como quiere el Gobierno.

Otra medida que estudió el Gobierno central fue imponer la asignatura de Religión como obligatoria en bachiller, ¿ve necesario este cambio en la educación?

Obligatoria no, pero opcional sí. Porque no se te olvide que una dimensión del ser humano es la dimensión religiosa. Yo he sido profesor de religión hasta que me he jubilado. Opto por que se den clases de religión, no catequesis, que es una cosa muy distinta. No clase para mentalizar a la gente en una religión, yo soy de los partidarios de las clases de Religión. La catequesis va a formarte más en la conciencia religiosa, en la fe y la religión. Pero hay que recordar que, nos guste o no nos guste, la cultura está influenciada por lo religioso. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído