concentracion_violencia_genero05
concentracion_violencia_genero05

Representantes de todos los colectivos y partidos políticos han asistido a la manifestación convocada por el Consejo Local de la Mujer para conmemorar el Día contra la Violencia de Género.

“Cada vez que muere una mujer, morimos un poco todas y muere una sociedad solidaria, democrática y libre”. Este ha sido uno de los mensajes que ha trasladado el Consejo Local de la Mujer de Jerez en la lectura del manifiesto que ha tenido lugar en la Alameda del Banco. Allí al igual que el 25 de Noviembre de años anteriores ha concluído la marcha contra la violencia de género que ha partido de la puerta del Ayuntamiento a las 18:00 horas. Este año no ha faltado nadie: miembros de todos los partidos políticos, de los diferentes colectivos y por supuesto representantes de las asociaciones de mujeres y de la federación rural y urbana. Entre los asistentes se encontraba Alberto Garzón, el candidato de Unidad Popular-IU, quien sin duda ha atraído a más medios de comunicación y manifestantes de lo habitual.

Aunque no es ese el único motivo del aumento del número de personas que han realizado el recorrido de la marcha en protesta contra esta lacra que ha arrasado con la vida de 48 mujeres en lo que va de año, dejando huérfanos a 47 menores en España. En Jerez, 470 víctimas de la violencia machista son protegidas por la Unidad de Protección  Unidad de Prevención, Asistencia y Protección (UPAP). Paqui Gago, presidenta de la federación de mujeres Sol Rural, ha asegurado que la tendencia está cambiando: “Antes muchas mujeres no venían porque decían que si lo hacían pensarían que ellas eran maltratadas, y estaba mal visto. Desde hace unos años parece que la sociedad está reaccionando”. Gago lamenta que cada vez se invierta menos en la protección de las mujeres. “Hay recursos como la pulsera y órdenes de alejamiento, pero muy poco policías”, afirma.

La presidenta de la asociación de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, Susana Domínguez, también ha advertido cierto avance en este sentido. Empieza a notar que no es sólo se trata de un problema de las mujeres y “hay que trabajar porque sea una cuestión de Estado”. Para Domínguez como para muchos otros manifestantes, las medidas están muy bien pero son “paliativas”, es necesario actuar en la raíz, en la educación en valores y en la igualdad.

Precisamente los jóvenes, la asamblea de estudiantes y la marea violeta también han estado presentes y han elevado su pancarta porque afortunadamente existe una generación que no sólo condena la violencia de género sino que cree que deben impulsar la lucha por la plena equiparación de derechos entre hombres y mujeres. “Ellas son las más perjudicadas, pero los hombres tenemos que estar ahí y apoyarlas”, subraya Antonio Aragón, coordinador de la Asamblea de Estudiantes y asambleario. Entre otras portadoras de pancartas procedentes de asociaciones de mujeres como La Esperanza y Sal Marina, comentan la falta de eficacia de las medidas porque, dicen, “los meten en la cárcel y a los dos días lo sueltan”.

“Antes muchas mujeres no venían porque decían que si lo hacían pensarían que ellas eran maltratadas, y estaba mal visto"

Antes de concluir el acto en el templete de la Alameda, todos y todas han oído en un respetuoso silencio una pieza interpretada a piano. Entre nota y nota, probablemente, los jóvenes y no tan jóvenes, los hombres y mujeres de a pie, los responsables políticos hayan visto pasar fotogramas de las noticias en las que se ha informado sobre el asesinato de una mujer, o hayan recordado las “broncas” de sus vecinos de las que no dan cuenta a nadie porque miran para otro lado. Quizá…

Lo cierto y seguro es que posteriormente una componente del Consejo Local de la Mujer ha puesto los puntos sobre las íes. Ha pedido a los periodistas que sean realista y que no llamen "muerte" a lo que son "asesinatos"; ha exigido el desarrollo completo de la ley de Violencia de Género y el cumplimiento de los protocolos y ha demandado un pacto de Estado para acabar con esta realidad vergonzante. Lo ha hecho de nuevo en el templete, el lugar en el cual seguramente el 25 de noviembre del próximo año vuelvan a coincidir las mismas caras o más para protestar contra la violencia de género. Ojalá el año que viene no haya ni una menos. Ojalá.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído