captura_de_pantalla_2015-03-23_a_las_1.28.51
captura_de_pantalla_2015-03-23_a_las_1.28.51

El derrumbe del PP en Jerez en las autonómicas, incluso superior al desplome a nivel andaluz, anticipa la tendencia ante las próximas elecciones municipales. 

El PSOE de Susana Díaz, la gran triunfadora de la noche, ha ganado las elecciones autonómicas en Andalucía y frena toda caída respecto del terreno perdido en 2012. El PP andaluz de Moreno Bonilla -veremos por cuánto tiempo: ¿SanzSaldaña?- se hunde tras el éxito relativo de Javier Arenas entonces. De aquel techo para los populares en la comunidad a la debacle del candidato digital de Rajoy, el presidente del plasma. ¿Qué interpretación de estos resultados puede hacerse en Jerez, con el 100% de los votos escrutados y las espadas ya en todo lo alto ante el próximo 24 de mayo? De entrada, el PP de Pelayo obtiene en unas autonómicas su peor dato en el municipio desde hace 21 años. ¿Qué pasará en mayo? 

Dirán que esos datos no son extrapolables -muy recurrente cuando uno quiere hacer ver que vive una isla- y que la candidata resiste mucho mejor que la marca. Dirán cosas así a escasos dos meses de la cita local. Pero la tendencia es la tendencia. No es casual que Onda Jerez, la televisión pública local, no haya emitido especial elecciones autonómicas esta domingo 22-M. No es casual que la cuenta de Twitter de @popularesjerez permanezca inactiva desde el mediodía del domingo (volvió a la vida al poco de aparecer este análisis, curiosamente). El partido de la gaviota encaja en menos de un año su segunda derrota electoral consecutiva desde 2011 y tras el fiasco de las europeas de 2014.

La realidad es que María José García-Pelayo, actual alcaldesa con mayoría absoluta y candidata del PP jerezano por cuarta vez consecutiva a las municipales, está ahora mismo aún más preocupada que ayer. Y no se sabe si menos que mañana. Eso depende de lo rápido que evolucione el final de la instrucción de la pieza jerezana de la trama Gürtel. Con una participación del 60,83%, más que en 2012, estas autonómicas han tenido un idéntico número de participantes que las municipales de 2011. Si en aquellas se contabilizaron 99.137, hoy han sido 100.705 las papeletas computadas. Vale, no es extrapolable. Pero hay quien, pese a todo, no podrá esconder su preocupación máxima ante la que puede venirse encima en mayo.

Con los votos del PP en las autonómicas en clave local, la formación que lidera Pelayo tendría el próximo 24-M un total de 8 concejales (ahora suma 15), por lo que el derrumbe no estaría a la altura del de Pilar Sánchez en 2011, pero casi. El PP solo ha logrado en este domingo de comicios andaluces 25.596 apoyos en el municipio, 12.790 menos que los que sumó en las autonómicas de 2012. El derrumbe en Jerez ha sido incluso superior a la caída en Andalucía -aquí han bajado 17,11 puntos, en el conjunto de la región un 13,91-. Desde 1990 no había peores resultados en Andalucía para el PP. En Jerez siguen la misma dinámica: en el 94 los populares obtuvieron 24.633 apoyos en las autonómicas en la ciudad, unos pocos menos que este 22-M de 2015. La debacle es total. 

El PSOE, que ya ganó por la mínima las europeas en la ciudad el año pasado, remonta y suma 29.360 votos, 287 más que en 2012 pero 15.002 más que en las municipales de un año antes, el cataclismo pilarista. Seguro que la candidata socialista, Mamen Sánchez, está hoy mucho más convencida del sí se puede que ayer. Extrapolados los datos de las regionales, serían 9 concejales y la posibilidad de tener el control de cualquier posible pacto con el resto de formaciones en liza. Vale, los datos no son extrapolables.
La reciente encuesta interna del PP, con 400 entrevistas, que les daba 13-14 concejales -ellos mismos ya cuestionan en público repetir la absoluta-, sí sirve para algunos. Unas elecciones con casi 100.000 votantes no pueden extrapolarse, aunque evidencien la tendencia y la cuesta abajo sin frenos emprendida por un partido que quiere arreglar con berzas multitudinarias el desaguisado de cuatro años de mandato municipal con una gestión teledirigida desde Génova, plena de sectarismos y revanchas, y sobre todo, sin un mínimo de gestión coherente -salvo contadísimas excepciones- que llevarnos a la boca. 

Aun así, quedarían 10 concejales en el aire. ¿Qué pasará en mayo? Hay tres variables para la distorsión frente a las autonómicas: aquí Podemos (tercera fuerza este 22-M en la ciudad con 18.907 votos) será Ganemos. ¿Llegará eso al electorado? Está el factor Foro Ciudadano de Jerez, que ahora cuenta con 4 ediles y al que hay que ver cómo pesa en las urnas la prisión de Pacheco, al que no obstante todavía algunos recuerdan con nostalgia en la ciudad. Y está el desconocimiento de toda estructura de Ciudadanos -incluido su candidato-, una formación que no ha pisado los barrios pero a la que evidentemente la ola mediática generalizada le puede beneficiar. No obstante, eso no sirvió a UPyD en 2011, que pese al boom nacional no logró meter cabeza en el pleno dada la complejidad de darse a conocer en el tercer término municipal de España. Luego hay otras opciones de posibilidades reducidas, véase PA (descalabro sin precedentes en Andalucía), para poder entrar en la Corporación. Nada será extrapolable, tranquilo.

Esos 10 concejales en juego -alguno arriba o abajo- serán la clave de la próxima legislatura en la ciudad. El PP de Pelayo, cada vez más preocupado, echará mano del socorrido yo o el caos, mientras sigue queriendo hacer ver a la opinión pública que la legislatura arrancó en diciembre de 2012, cuando llevaron a la ciudad a lo más hondo y caótico del pozo con 21 días de huelga salvaje en la basura, y que su candidata a la reválida es 'milagrosa' como su gestión al frente del Ayuntamiento. Pero bueno, seguramente estos datos tampoco sean extrapolables. Si es que al final la política es un acto de fe de unos y otros.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído