entrevista_cruz_blanca_03
entrevista_cruz_blanca_03

Eloy López y Julián Gutiérrez, exconcejales del PCE en el primer gobierno democrático de la ciudad, rememoran el cuatripartito entre aquel partido, PSA, PSOE y UCD en tiempos "en los que teníamos que hacer todo desde cero". No entienden la situación actual que se vive en torno a la negativa de Ganemos a formar parte del gobierno. 

Era 1979. Con un Jerez irreconocible, con muchos barrios sin luz, sin acerado, sin alcantarillado y con calles sin asfaltar, llegaban las primeras elecciones democráticas. Fue un 3 de abril y la gente salía a la calle ilusionada por cambiar las cosas y con ganas de olvidar una dictadura aún reciente en el recuerdo.

Dos de esos protagonistas fueron Julián Gutiérrez y Eloy López ambos de la cosecha de 1942. El primero fue candidato a aquella alcaldía por el PCE, mientras que el segundo formaba parte de la lista del partido. Actualmente Julián, afiliado al PSOE desde 1982, se mantiene en un segundo plano de la vida política tras haber sido concejal del Ayuntamiento tres veces, mientras que Eloy formó parte de la lista de IU en las últimas elecciones, aunque de manera testimonial.

En plena vorágine post elecciones, y con la alcaldía aún en el aire sin saberse todavía si habrá finalmente un tripartito que desbanque al PP del gobierno, reunimos a estos dos viejos camaradas y compañeros para recordar aquel cuatripartito de 1979.

Porque entonces, esos comicios celebrados un 3 de abril dieron la victoria al PSA de Pedro Pacheco, aunque la cosa estuvo muy igualada. La UCD, partido que por entonces gobernaba la nación, consiguió siete concejales, mientras que PCE y PSOE se repartieron seis cada uno. Había, por tanto, que formar pactos para tener un gobierno sólido.

Sin embargo, como recuerdan ambos, no hubo negociaciones. “Por entonces, Carrillo (Santiago), que era el que mandaba en el partido, tenía el convencimiento de que tanto en Andalucía como en el resto de España la izquierda tenía que ir de la mano y dando la alcaldía al partido más votado. Eso fue fundamental”, afirma Julián. De esta manera, este pacto de izquierdas llevó a Pacheco a ser alcalde, mientras que PCE y PSOE lo acompañarían en un primer momento en el gobierno dejando de lado a la UCD. Sin embargo, como explica Eloy, el “ámbito limitado” que tenía el PSA favoreció que finalmente la UCD llegara también al gobierno municipal. “De alguna forma nos garantizábamos que se contara con Jerez en cuanto a las transferencias económicas”.

El Ayuntamiento se configuró de tal manera que todos los concejales se encargaban de una delegación -Julián, la de Cultura y Eloy la de Abastos-, aunque ambos coinciden en señalar que eso, y el hecho de que no hubiera un programa común entre los diferentes partidos, provocó que “cada uno trabajase y sacara adelante sus delegaciones como podía”.Esta situación, no obstante, la considera “normal” Julián. “Se venía de una situación donde el alcalde lo hacía todo. Así que nosotros, los que empezamos a trabajar, fuimos los que pusimos las bases de todo. No había casi nada, sólo lo que habían hechos los funcionarios, pero a niveles políticos nada”. Así, recuerda que su delegación puso en marcha cosas tan normales ahora como las asociaciones de padres de alumnos y los consejos escolares, algo que “nos costó un trabajo inmenso. Pero eso era lo bonito, porque estábamos creando algo que no había existido nunca. Y la gente se sorprendía mucho porque se contaba con ellos, y eso era magnífico”.

Igualmente recuerda que, a raíz de los Pactos de la Moncloa, en Jerez se comenzaron a construir colegios. “Fíjate cómo era la cosa que la gente decía que para qué se construían tantos, si sus niños luego iban a estar parados”. Pero no sólo eso. “¡Había cines de verano, y fiestas en las barriadas! Aquí todo el mundo decía ¡viva Jerez!, porque por fin le dábamos la capacidad de vivir a la gente.”

Otra cosa que recuerdan con satisfacción de aquellos días era el involucramiento de la ciudadanía. “Las asociaciones de vecinos funcionaban y era el medio de comunicación con ellos. La gente vivía la política de principio, había un ambiente muy favorable. Ten en cuenta que partíamos de una dictadura, de cero participación política, de miedo a lo que fuera la autoridad civil y pasamos a ser un Ayuntamiento democrático con todo lo que eso significaba”, cuenta Eloy.

“Nos costó un trabajo inmenso. Pero eso era lo bonito, porque estábamos creando algo que no había existido nunca"

Pero no todo fue de color de rosas y el gobierno no acabó del todo bien, sobre todo para los concejales comunistas, que fueron cesados tres años después de la investidura después de que presentaran una moción de censura contra Pacheco después de algunas discrepancias con él. Señala Eloy que el exalcalde intervenía cuando quería en las delegaciones, sin ni siquiera dar cuenta de ello al delegado de turno. “En mi caso se modificó un decreto relacionado con el mercadillo de los lunes, que se pasó al jueves, sin conocimiento mío a pesar de que eso me competía”. A pesar de todo, el exconcejal considera que  “en conjunto considero fructífero el primer Ayuntamiento, porque conseguimos de la nada un Ayuntamiento democrático y que la gente entrara y participara”.

La situación actual

Es tiempo de volver al presente, y ambos no entienden las posturas que están viendo por parte de Ganemos de no querer formar parte del gobierno. “Yo lo estoy viviendo muy mal, me como por dentro”, reconoce Julián, a la par que define la situación de “disparate” ya que “es todo lo contrario a lo que se decidió entonces por parte de la izquierda”. “Hoy no se puede hacer un gobierno desde la izquierda contando sólo con las instituciones. Fundamentalmente hay que contar con la gente, porque si no es con la gente no vas a hacer nada. La gente está tan deseosa de participar pero al mismo tiempo tan asqueada de los políticos que tienes que romper moldes y plantear otras fórmulas. Por eso, ahora más que nunca, la izquierda tiene que ir junta y morderse la lengua en lo que no se esté de acuerdo”.

Es más, Julián piensa que “en Jerez es necesario un cambio, al estilo del que se dio en el 79 o más hondo todavía, porque la estructura económica de la ciudad está totalmente paralizada; el Ayuntamiento tiene un déficit económico impresionante y hay muchísima gente que lo está pasando mal”.De la misma opinión es Eloy, que recuerda que su partido, IU, en principio sólo contempla formar gobierno si es con PSOE y Ganemos de la mano. “Si queremos la transformación de las políticas neoliberales que se están llevando desde el gobierno central de cara a las elecciones generales próximas, es fundamental que los ayuntamientos sean de izquierda. Sería un apoyo magnífico que se consiguiera una mayoría de ayuntamientos y de autonomías de izquierda para poder impulsar transformaciones posteriores”. 

Por eso, en el caso de Jerez, no entiende la situación que se está dando. “No se pueden transformar las cosas si cuando te dan una parcela de poder no la ejerces. De nada sirve agitar la situación de injusticia, de corrupción, de malversación, de malos servicios si luego te quedas ahí. Yo la verdad es que no lo entiendo. El poder político está para transformar. Evidentemente hay un riesgo, porque la situación económica del Ayuntamiento es muy precaria, pero hay que dar soluciones. ¿O es que vamos a dejar a la derecha que siga vendiendo cosas? Cada uno tiene que ejercer la responsabilidad que le han dado, y yo considero crucial esta situación, tanto por el gobierno municipal estos próximos cuatro años como la perspectiva que pueda crear el futuro gobierno de la nación. Si hay una base sólida de cambio político, social y económico, los ayuntamientos son fundamentales para estos cambios”.

Sobre el autor:

Jorge Miró

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído