Daniel Sánchez Ayala es un joven empresario, nacido en Cataluña pero que reside en Chiclana, que ha creado "de la nada" Buddha Sports SL, una empresa líder en España y Portugal en la venta de deportes de contacto. 

Como en la foto, Daniel Sánchez Ayala nace en Girona con la mano en forma de puño. Desde pequeño se aficiona al boxeo y decide emprender dedicándose a la venta de material de deportes de contacto. Algunos textos dicen que es chiclanero porque a día de hoy reside y tiene una nave en el Polígono Industrial de Pelagatos. Pero este joven empresario nace en Cataluña —de padres andaluces, eso sí— y desde allí no se forma académicamente en el mundo empresarial. Cuenta que empieza psicología en la Universidad Montilivi de Girona, pero que lo deja en un año y medio porque sentía que lo único que hacía era "calentar la silla". Cuando decide dejar la carrera se encuentra con el típico problema de los jóvenes: sin experiencia, sin dinero y sin nada. “Yo lo único que tenía era mucha ilusión”, aclara. Empieza a trabajar en varios sitios probando un poco de todo, lo que le salga.

Comenta que cuando se muda a Chiclana empieza a trabajar en la cocina del McDonald's. “Yo tenía en Chiclana a mi abuelo y él siempre me decía: Dani, para ser grande, tienes que pensar en grande y estar con los grandes”. Desde pequeño jugaba con el tema de ventas, de ser comercial, crear y vender. Confiesa que siempre ha llevado la sangre emprendedora en las venas y que en su infancia se dedicaba un poco al trapicheo de canicas. Daniel Sánchez convierte las palabras de su abuelo en su filosofía de vida. 

"Mi abuelo siempre me decía: Dani, para ser grande, tienes que pensar en grande y estar con los grandes”

En 2006, todo el dinero que gana a base de hacer hamburguesas lo ahorra para comprar libros de ventas o para viajar a Estados Unidos y aprender de los mejores marketeros americanos, “lo destinaba en mi formación”. Cuenta que cae en gracia entre los empresarios, "siempre les hacía caso, era el niño insistente que se dedicaba a trabajar a diario". Revela que en los primero años, al otro lado del charco, trabaja con marcas surferas que llevan a lo más alto con su sistema de ventas. Sin embargo, relata que más tarde se da cuenta de que prefería crear su propia marca. Ahí es cuando llega la idea incipiente de Buddha Sports.

"Empecé en plena crisis, con 345 euros en el bolsillo y mi mujer embarazada con un contrato de 2 horas en el Pans&Company". Recuerda que se inicia en las ventas serigrafiando camisetas para luego coger el autobús y venderlas por los gimnasios de Sevilla. "Así empezamos, muy poco a poco, de la nada". La marca llega más tarde, con los viajes continuos hacia Thailandia. Vuela con el propósito de conocer las fábricas desde donde sacaban todo el material de deporte de contacto que a él le interesaba vender en España. "La primera vez que estuve allí fue en 1999, en aquellos años un guante de boxeo valía 3 dólares y aquí se vendía a 60.000 pesetas, el margen de beneficios era impresionante". Daniel Sánchez diseña un procedimiento repetitivo: compra 20 pares de guantes, los trae, los vende. Con el dinero que gana compra 25, después 50 y así hasta que a día de hoy es una de las empresas líder en España y Portugal y siguen creciendo por todo el mundo.

En su crecimiento empresarial se encuentra con un problema que genera que él mismo configure su propia marca. Asegura que cuando los fabricantes se dan cuenta de que vendes sus productos y sacas mayor rentabilidad que ellos, se movilizan para quitarte el mercado. "Viendo que estaba pasando todo esto propuse en una de las fábricas, producir con mi nombre". ¿Por qué? "Desde chico siempre he sido un apasionado de las marcas y cuando uno crea la suya, es capaz de estipularlo todo. No vale lo mismo una camiseta de un chino que una de Armani. Eso lo que tiene es marca. El algodón, la calidad, varía muy poco, lo único que varía son los tejidos y la publicidad, el prestigio que le das tú a la marca", añade. En esos años se encuentra trabajando todavía en Estados Unidos con otras empresas, pero decide dar el paso y empezar de cero —nuevamente— para que los thailandeses no le quitaran más clientes. 

Se podría decir que Daniel Sánchez ahora mismo es todo un experto a la hora de vender por internet. Es por ello que crea una empresa de formación para enseñar a esos jóvenes emprendedores, como en su día lo fue él, cómo salir adelante en este mundo. Llega a Jerez con ese objetivo, ayudar a empresarios y autónomos a consolidarse en el mercado con su conferencia: Cómo vender en internet y no morir en el intento ¿Cuál es la clave del éxito? Señala que una de las mejores formas para exportar productos es creando marcas, sin duda, lo que más recomienda. “En mi experiencia, lo que hace mi gente, es crear marcas o empresas distintivas, marcas para productos y personales para personas físicas”. Además de configurar una marca e introducirla en el imaginario social, resalta que lo principal es vender algo que te gusta, algo que conozcas de cerca.

"El problema que hay hoy es que diversificamos demasiado. Hay que centrarse y especializarse solo en un campo"

“Yo empecé con material de deportes de contacto porque también sé sobre ello. No voy a crear una zapatería porque no tengo ni idea de zapatos", explica el ponente. "El problema que hay hoy es que diversificamos demasiado. Hay que centrarse y especializarse solo en un campo. A mí me encantan las ventas, mis negocios van sobre ello y doy conferencias de ventas, no voy a dar charlas sobre cómo hacer una tortilla de patatas porque no tengo ni idea”, añade. 

Daniel Sánchez ha publicado dos libros, uno colectivamente y otro en solitario. Crea tu marca de éxito nace del primero y versa sobre los pasos que hay que dar para configurar una marca. Explica que la gran acogida de su primer libro, Si yo pude, tú también puedes, generó una retroactividad tan grande entre el público y los escritores que decidió sacar el segundo. Con el afán de ayudar y disipar todas las dudas que recibía, Daniel Sánchez Ayala publica Crea tu marca de éxito. Lo que finalmente se convirtió en todo un éxito fue dicho libro, ya que con tres días de vida se convierte en número uno en ventas en Amazon a nivel mundial en tres categorías diferentes. 

Actualmente sigue destinando las ganancias que obtiene entre empresas y conferencias a sus estudios. "Lo más importante que puede hacer una persona es educarse y aprender de lo que te gusta. De lo que realmente vales”. Y según este joven empresario el sector que está creciendo exponencialmente es la tecnología, ámbito con el que guarda una estrecha relación. “Estamos creando negocios nuevos y todo va siempre vinculado a la tecnología, es el futuro”, concluye. En este caso, como en el dicho, la realidad supera a la ficción.

Sobre el autor:

Claudia González Romero

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído