El tormento de recibir y dar clases a más de 30 grados: "Son niños, no máquinas"

colegio_san_jose_obrero-7
colegio_san_jose_obrero-7

Botellas de agua, abanicos y ventiladores acompañan a los alumnos y profesores del jerezano CEIP San José Obrero. 

"¿Tenéis calor?". La respuesta entre el alumnado de Cuarto c de Primaria en el CEIP jerezano de San José Obrero es unánime: un “sí” a grito pelado. Solo hay que ver a los niños, de entre nueve y diez años, con botellas de agua en sus mesas, que no solo usan para beber, también para refrescarse la cabeza o el cuello. Algún mañoso ha hecho un abanico valiéndose de un folio, mientras que los que están más cerca de la mesa del profesor todavía tienen suerte de que les llegue algo de aire del ventilador. 

El aula es una de las que está mayor tiempo orientado al sol, y aunque todas las ventanas están abiertas —eso sí, con las persianas echadas casi en su totalidad para que el calor no sea tan sofocante—, la sensación de bochorno es enorme. Cornelio, el tutor de los alumnos, afirma que, de todo el colegio, su clase es la que más calor soporta. “Aquí desde las 10 de la mañana ya no se puede dar clases, es insoportable. Más de uno se me va con dolor de cabeza”, lamenta el profesor.

En la primera planta del centro no hay un aula que no tenga las puertas y ventanas abiertas. “De lo contrario ya no se podría estar, y así al menos hay algo de corriente”, explica María José, tutora de Cuarto A de Primaria, a la que pillamos abanicando a varios niños, que en estos últimos días de colegio están viendo una película de la factoría Disney. “Con este calor ya no se concentran, es imposible dar clases. No tengo palabras para definir la situación laboral por la que pasamos. Son 26 niños y un solo ventilador. Desde las nueve de la mañana ya estamos sudando”, critica la profesora, que recuerda que “hablamos de niños, no de máquinas. No entiendo cómo tenemos calefactores, para dos días de frío que hace al año, pero no aire acondicionado”. Y apunta. “Que no digan que esto es por la ola de calor, que dura cuatro días. Desde mayo el calor ya es insoportable. Hay que estar aquí para saber de lo que hablamos”.El San José Obrero es uno de los cuatro centros de la provincia, junto al CEIP La Ina (Jerez) y los IES Cornelio Balbo (Cádiz) y Los Molinos (Conil) que mayores temperaturas soportan en sus aulas, por encima de los 30 grados, según el sindicato CNT, que ha interpuesto una denuncia ante la Inspección de Trabajo por este motivo. “Está claro que todo lo que sea favorecer las condiciones laborales y de nuestros alumnos, bueno es”, señala Ana Isabel Avilés, jefa de estudios del San José Obrero, ante la pregunta de si sería necesario que los colegios contaran con aire acondicionado, a pesar de la opinión contraria de la Junta. Este centro escolar cuenta todavía con tres módulos prefabricados que, paradójicamente, sí tienen refrigeración. “Ahora mismo, son las mejores aulas donde se puede dar clases en estos días”. Justo enfrente, prosigue la obra del nuevo aulario que sustituirá a estos módulos. Lamentablemente, entre las calidades del nuevo edificio no figura el aire acondicionado, pero sí calefactores.

Carmen Spencer, profesora de Inglés, denuncia tajante que “las aulas orientadas al sol son una sauna, y esto pasa cada vez que empieza el calor, no ahora con la ola”. Otros profesores, que prefieren mantener el anonimato, explican que horas antes de que lavozdelsur.es hiciera su presencia en el centro, un par de alumnos y una maestra tuvieron que salir de clase por mareos. “Les pedimos a los niños que traigan agua siempre, pero ahora con muchísima más razón”.A escasos dos días para que finalice el curso escolar, ya algunos padres han decidido no llevar a sus hijos a clase para evitar cualquier problema relacionado con las altas temperaturas. De hecho, la consejería de Educación de la Junta ha remitido un comunicado a todos los centros andaluces explicando que, ante la “situación excepcional” que ha provocado la ola de calor, “se considerará justificada la falta de asistencia a clase” de los alumnos. Eso sí, los profesores recuerdan que ellos seguirán padeciendo las altas temperaturas hasta el 1 de julio, cuando finalice para ellos su periodo laboral. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído