El SAS no realiza la prueba a dos casos bajo sospecha en la residencia de ancianos de La Granja

Fuentes de la dirección del centro señalan que se han seguido los protocolos establecidos

La residencia de mayores pública de La Granja, en una imagen de Google Maps.
La residencia de mayores pública de La Granja, en una imagen de Google Maps.

Después de varios casos de residencias de ancianos en los que se han dado positivos o fallecimientos por coronavirus en el entorno, con el caso de Alcalá del Valle, pero también en El Cuervo, Lebrija o en La Marquesa, el SAS hasta el momento ha decidido no realizar pruebas coronavirus en la residencia de ancianos de Jerez.

Así lo explican fuentes sanitarias, con dos casos que pasarían por sospechosos pero que se han tratado sólo como posibles con simple seguimiento, con precauciones mayores. Así, en la primera semana del estado de alarma, una usuaria se encontró varios días con fiebre hasta que remitió. El segundo caso es el de otro usuario que estuvo varios días ingresado en el hospital hasta que se canceló su operación.

Ni en el caso de la fiebre ni en el de la persona que volvió del hospital, cuando ya se habían dado decenas de casos entre sanitarios y pacientes, se realizaron los test. Según explican fuentes de la dirección del centro, se han seguido en todo momento los protocolos del SAS, con conocimiento de un epidemiólogo de la situación, y se decidió no llevar a cabo estas pruebas. Esto se enmarca en infecciones normales para esta época del año, con cambios de temperaturas y afecciones menores.

Lo que sí explican desde la residencia es que los familiares de los residentes hace días que no pueden acudir a visitas y que éstos se encuentran todo el día en la habitación como medida de precaución. "Casi todas las habitaciones son de uso individual, tenemos un equipo de médicos y enfermeros las 24 horas, estamos yendo más allá de lo que marca el protocolo", señalan desde la dirección.

Asimismo, este contacto limitado no se califica de aislamiento, toda vez que no hay alarma, y que los familiares pueden tener la calma de que se está trabajando para evitar los contagios.

A la hora de elaborar esta información, el SAS no había facilitado respuesta respecto a por qué no se hicieron los test para tomar precauciones mayores en caso de que alguno de estos dos usuarios hubieran estado contagiados. La enfermedad puede no dar ningún tipo de pista hasta 14 días después del contagio, según la Organización Mundial de la Salud.

Por el momento, se está realizando un trabajo concienzudo para que los familiares de los usuarios puedan conocer el estado en que se encuentran los familiares, con fotos y vídeos remitidos particularmente a cada uno. Cada día se realizan videollamadas y se informa a los familiares del estado de la situación.

De confirmarse algún caso, el centro cuenta con zonas aisladas y equipos de protección, con una zona también habilitada para casos sospechosos, si bien en estos dos casos, según fuentes del centro, no se procedió a un aislamiento como tal, sino a mantener mayores precauciones que las marcadas por los protocolos.

A pocos metros del lugar, en la residencia privada de La Marquesa, se produjeron cuatro positivos conocidos el martes, con tres usuarios contagiados y un empleado, sin que hayan trascendido detalles sobre su estado de salud. La Junta de Andalucía es competente en esta materia a través de la delegación de Servicios Sociales, pero en este caso ha sido el SAS el que decidió que no se realizaran los test, apuntan las fuentes sanitarias.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído