onda_jerez.jpg
onda_jerez.jpg

Después de que se haya materializado la absorción del personal, los recursos y las deudas de la emisora local, que cuesta 9.000 euros diarios a los jerezanos, el Ayuntamiento no ve posible explotar una tarta con la que se han ingresado casi 300.000 euros en 2014.

Una vez que los recursos humanos y materiales de Onda Jerez radio y televisión han pasado a depender directamente del Ayuntamiento tras la disolución de Jecomusa, la empresa municipal que gestionaba la emisora, se avecinan cambios importantes. La privatización de la comercialización de la publicidad que emite será de una de las consecuencias más llamativas de esta nueva era en Onda Jerez. Según ha podido saber lavozdelsur.es, el gobierno local ha adoptado esta determinación al no contar el Consistorio con precios públicos estipulados para la explotación publicitaria y comercial del medio de comunicación. Es inusual que una tele local sea gestionada directamente por una administración local, si bien esta fue finalmente la decisión que adoptó el gobierno de Pelayo en la anterior legislatura tras entrar Jecomusa en concurso de acreedores e ir a la liquidación de la sociedad. Los actuales comerciales del departamento con sede en calle Caballeros, por cierto, está previsto que sean destinados a otras áreas municipales dado que su trabajo pasará a manos privadas.

Como segunda gran novedad, y después de la absorción de la plantilla de profesionales de la casa –alrededor de 60 empleados- por parte del Ayuntamiento, así como su adaptación a la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), está previsto el nombramiento de la periodista jerezana María del Mar Carrasco como directora de antena, con lo cual supliría al último responsable de esta parcela, Miguel Perea, con vistas a introducir un profundo giro en la parrilla de la radio y la televisión municipal. Perea, a su vez, ya relevó en el cargo durante el pasado mandato a Begoña Rodríguez, la cual se acogió al ERE voluntario para una veintena de profesionales que se llevó a cabo finalmente en la extinta Jecomusa.

La situación de este servicio público es anómala, no ya por las convulsiones que ha provocado la extinción de Jecomusa, sino también porque a partir del 1 de enero la ley de racionalización y sostenibilidad de la administración local, impulsada por el Gobierno de Rajoy, exige a los ayuntamientos su supresión. Está por ver, elecciones generales mediante, en qué queda realmente dicha norma, pues como afirmó la alcaldesa, Mamen Sánchez, durante su intervención esta semana en el mitin de Pedro Sánchez en la Atalaya hay una carta de la Secretaría de Estado de Hacienda y Administraciones Públicas en las que parece claro que habrá nuevas moratorias o directamente se esperará hasta ver si cualquier cambio en el Gobierno provoca su derogación.

La periodista María del Mar Carrasco será nombrada directora de antena como relevo del hasta ahora responsable de contenidos, Miguel Perea

El caso es que Onda Jerez sacará a concurso la gestión de su apetitosa tarta comercial. Y es que aunque la cadena local no haya sido ajena a la brutal caída de los ingresos publicitarios en los medios, no es menos cierto que en el pasado 2014 llegó a los 296.199 euros. La memoria anual de la sociedad correspondiente al último ejercicio con cuentas aprobadas recoge que la cifra de negocio de la cadena cayó un 47% entre 2013 y 2014, si bien realmente los anunciantes privados se han mantenido. Y sobre esto, destaca el informe: “La caída se ha debido principalmente a que no se han facturado servicios a empresas y organismos autónomos municipales".

Como ya publicó este medio, la empresa municipal que gestiona la cadena pública acumula más de 15 millones de euros de deudas -las duplicó en la anterior legislatura-, que junto con los trabajadores han sido asumidas por el Ayuntamiento de Jerez. En el último año se dispararon las transferencias del Consistorio para dar oxígeno a la emisora, a la que subvencionó con casi 3,5 millones de euros. Las aportaciones municipales se triplicaron desde 2011 pese a que Pelayo anunció un ERE para la mayor parte de su plantilla con el objetivo de poner fin al "pozo sin fondo" de Onda Jerez. Si en 2010, las transferencias eran de 1,26 millones de euros, en el pasado 2014 se abonaron 3,45 millones de euros (un coste de más de 9.000 euros diarios para los contribuyentes). 

Finalmente, tras un concurso de acreedores fantasma -cuyo coste nunca trascendió-, se alcanzó un acuerdo in extremis para llevarse por delante a los más de 80 empleados y se acordó el cese voluntario de una veintena de profesionales y la puesta en marcha de un ERTE para el resto de la plantilla que finalmente fue paralizado por la Junta. La deriva de la emisora fue a más, especialmente en su vertiente puramente televisiva. El gobierno de Pelayo, que censuraba en la oposición el uso partidista de la cadena local y su baja utilidad pública, llegó a suprimir este año los informativos en la tele jerezana durante toda la Semana Santa y permitió que se dejara de cubrir con programas especiales citas electorales como las pasadas europeas y autonómicas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído