racero.jpg
racero.jpg

La ATMJ 'adivinó' ante notario meses antes quién sería la persona seleccionada por el PP frente a otros 283 candidatos. El relevo en la gerencia se puso en conocimiento de la Fiscalía en otoño pasado.

Una de las primeras decisiones que adoptó el anterior gobierno local del PP en torno al Parque Científico Tecnológico Agroindustrial (PCTA) de Jerez fue cesar a la mayoría de representantes de la oposición en el consejo de administración de la sociedad pública PCTA SA. Más tarde, ya con margen decisorio, hurdió una estrategia de "acoso y derribo" para despedir a la antigua gerente -nombrada en etapa socialista en el Ayuntamiento y cuyo despido fue declarado improcedente- y colocó a un gerente afín. Como evidenció el sindicato municipal ATMJ, el ejecutivo de Pelayo dedicó 4.000 euros a una empresa externa para dar apariencia de legalidad al inicio del relevo en la gerencia, pese a que "nunca hemos ocultado nuestra apuesta por determinadas personas", como llegó a mantener la propia exalcaldesa. 

"No es asumible para la Junta que el nuevo gerente sea una persona que pone comentarios en las redes sociales que van más allá de la opinión política, porque llegan al insulto y a insinuaciones de corrupción sobre el PSOE, que gobierna en Andalucía", llegó a asegurar Fernando López Gil, delegado del Gobierno andaluz en Cádiz, en agosto de 2013. Se refería a Juan Carlos Racero, hasta hace nada controvertido gerente del Parque y que desmintió estas opiniones. Llegado de la mano del PP jerezano al cargo -cuya retribución nunca se hizo pública-, su propio perfil de facebook revela que a finales del pasado mes de junio dejó su puesto al frente del PCTA, en liquidación, y pasó a convertirse en subdirector de Embumar, empresa de embutidos pesqueros que en octubre de 2014 firmó con el gobierno del PP una reserva de suelo para expandirse en 11.000 metros del Parque. "Soy un profesional, nunca me he dedicado a la política y tampoco creo que me dedique nunca a ella porque soy técnico", mantuvo en julio de 2013 al hacerse público su nombramiento. Este medio ha tratado sin éxito de recabar su valoración sobre los últimos acontecimientos. 

La de la firma sanluqueña -que hasta hace unos meses solo contaba con una reserva de suelo- es la única inversión seria que el equipo de Pelayo logró traer en los últimos cuatro años al municipio. "El fichaje de Embumar es el primero de otras inversiones que están por llegarpor ello hay que felicitar a la alcaldesa, ya que gracias al esfuerzo de García-Pelayo, Jerez ya genera confianza y credibilidad ante administraciones e inversores", alardeaba a finales del pasado año el entonces vicealcalde y 'número 2' del PP provincial, Antonio Saldaña. Por el camino, un reguero de decisiones polémicas y un Parque totalmente empantanado, sin emplear inversiones públicas millonarias -cuyo reintegro han condenado a la sociedad- y más centrado en el control partidista que en su necesario impulso definitivo para paliar una de las mayores tasas de paro del país. Al menos para Racero, su paso por este proyecto estratégico para Jerez ha sido de lo más productivo. 

El camino hasta el nombramiento

El 13 de febrero de 2013 se hizo público el anuncio de convocatoria para cubrir el puesto de la nueva gerencia y el 3 de marzo finalizó el plazo de recepción de solicitudes habiéndose presentado 284 candidatos, iniciándose a partir de dicha fecha el proceso selectivo. Solo tres días después, la Agrupación de Técnicos Municipales de Jerez (ATMJ) evidenció que el proceso de selección era un intento de dar apariencia de legalidad a un nombramiento que estaba ya decidido desde hacía tiempo, circulando el nombre de quien iban a nombrar gerente desde hacía meses.

Por ello, y ante la certeza de dicha información, levantó acta notarial con el nombre de la persona que iba a ser seleccionada por el PP, concretamente Racero. El 6 de mayo, la empresa contratada para la selección del nuevo gerente del PCTA presentó la lista con los 5 candidatos finalistas, la que conoció el consejo de administración el 17 de junio, donde precisamente se eligió a Racero gracias a los votos del gobierno municipal, con oposición de los representantes de la Junta de Andalucía, puesto que ya sabían que el Ayuntamiento tenía elegido de antemano al susodicho "desde antes de publicar el anuncio de selección de personal, y no aceptaron esta imposición unilateral".

Desde septiembre del año pasado, toda esta operación obra en manos de la Fiscalía por posibles delitos contra la Administración pública y tráfico de influencias. Fueron la ATMJ y la propia exgerente la que pusieron estos hechos en manos del Ministerio Fiscal. Nada más se ha sabido hasta el momento. Lo que sí es seguro es que esta polémica decisión ha sido una de las claves en los últimos cuatro años para que, a día de hoy, la empresa pública esté en causa de disolución y la Junta de Andalucía, la gran valedora para que el Parque no se convierta en un polígono empresarial más, saliese hace un año en estampida. Pero no hay que escandalizarse. Tampoco son tan extrañas las puertas giratorias a nivel municipal. Hay otros casos recientes: Javier Moreno, exasesor de Pilar Sánchez y alto cargo en la entonces delegación municipal de Fomento en la anterior etapa socialista acabó como director general de Carbures, la empresa que inauguró lo único que hay de aquel Polo Aeronáutico que se amagó con levantar junto al aeropuerto. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído