El 'boom' de las viviendas de uso turístico en la provincia: ventajas e inconvenientes

apartamento_turistico-2_0
apartamento_turistico-2_0

El aumento de las residencias destinadas a alojar viajeros, muchas de ellas de forma ilegal, preocupa al sector hotelero, que exige una mejor regulación. Hablan expertos del sector inmobiliario, la hostelería y el turismo.

La proliferación de viviendas que se utilizan para alojar turistas está cambiando la forma de viajar. Cada vez son más los viajeros que optan por esta opción para pernoctar en las ciudades que visitan, aunque es difícil tener datos exactos del volumen y del impacto que tienen en la economía. La Encuesta de Coyuntura Turística de Andalucía elaborada por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía apunta que, durante el segundo trimestre de 2017, último del que se tienen datos, el 60% de los turistas llegados a la comunidad en ese periodo eligieron hoteles para hospedarse y el 13,2% optaron por apartamentos en alquiler, aunque ninguna estadística recoge las viviendas destinadas a alojamiento turístico por periodos breves.

Milagros lleva un año gestionando los alquileres de viviendas particulares de Jerez y Cádiz. Junto a su marido está al frente de Sherry Flat, una empresa que se encarga de anunciar las vacantes en plataformas online, recibir a los turistas y hacer todo lo posible para que se sientan como en su casa. “Mi pareja tiene una agencia de viajes desde hace 20 años y yo siempre he estado ligada con el turismo, estuve ocho años en Alemania, en una empresa de alquiler de coches, en una oficina de información turística…”, relata Milagros. “Lo hacemos todo legal, las viviendas están registradas en la Junta, cada vez que entra un huésped los hacemos rellenar un formulario que pasamos a la Policía Nacional… cuidamos que todo esté perfecto”. Por eso entiende que “no tiene por qué haber rivalidad con los hoteles”.

Pero su caso no es lo habitual. Jerez tiene 824 viviendas destinadas a alojamiento turístico registradas en la plataforma Airbnb, según datos recopilados por el clúster turístico Destino Jerez, que asegura que en tres años la ciudad ha pasado de 124 a las actuales, y que en  el último año el crecimiento es del 112%. La provincia cuenta con 15.000 viviendas, que en julio tuvieron un total de 150.000 pernoctaciones. El clúster señala que Cádiz tiene 1.700; Conil, 1.725; Chiclana, 1.300; El Puerto, 1,122; y Tarifa, más de 2.000. Unos datos que contrastan con los que tiene la inspección de Turismo de la Junta, que contabiliza 2.777 en toda la provincia.

“No hay ninguna estadística que lo sepa a ciencia cierta”, sostiene Francisco Escot, gerente de Mistercasa y experto inmobiliario, quien calcula que, en épocas puntuales, puede haber unas 600 camas en viviendas de uso turístico, repartidas entre 200 y 300 apartamentos. “No me creo que haya 15.000 en la provincia, es una barbaridad”, sostiene Escot, aunque confiesa que “en localidades como Tarifa o Conil es un desmadre, crecen por día”. La conversión de viviendas habituales en turísticas está haciendo que disminuya la oferta de residencias en alquiler de larga duración, reseña Escot, lo que provoca que aumente el precio, “aunque no mucho”. El experto inmobiliario apunta que son tres los principales motivos por los que los turistas optan por este tipo de alojamientos —“es más económico, más cómodo y suele tener mejor ubicación”— y señala que “gracias a algunos apartamentos turísticos se ha dado uso a promociones que estaban abandonadas”, aunque reconoce que “puede ser un problema para los vecinos”.

La provincia tiene unas 15.000 viviendas de uso turístico registradas en Airbnb, aunque la Junta solo contabiliza 2.700

Daniel Márquez lleva un par de años utilizando un antiguo patio de vecinos de la calle Rodrigo de León de Jerez como apartamentos turísticos. “Fue de mis abuelos, lo heredó mi padre y tuvimos problemas con inquilinos que no pagaban, por eso decidimos rehabilitarlo y alquilarlo a turistas”, explica el propietario de Multi Apartamentos La Kasbah, que es como se llama el negocio. “La sociedad va cambiando y, a la hora de viajar, muchos buscan estancias económicas, esa es nuestra baza”, sostiene Daniel, quien asegura que “el movimiento cada vez es más fuerte”. Este profesor residente en Jerez dispone de cuatro apartamentos, que poco a poco irán a más. “Vamos remodelando conforme podemos”, explica. “Los ingresos han servido para ir financiando los arreglos”.

El presidente de la patronal hostelera Horeca, Antonio de María, admite que estas prácticas “están cambiando las costumbres” de los viajeros, aunque mantiene que “no hay que confundir la vivienda con el apartamento turístico”, y que aquellos que no tributan sus ganancias y ejercen la actividad de manera ilegal “están ejerciendo competencia desleal a los hoteles, porque están evadiendo impuestos”. Andalucía es una de las doce comunidades que ya tiene normativa al respecto, el Decreto 28/2016, pero desde el sector sostienen que hay que hacer modificaciones. “No está bien”, reseña De María, que insta a la administración autonomica tomar medidas para evitar que se inflen los precios de los alquileres de larga duración. “Lo que antes valía 300 euros ahora está en 700”, señala.

La solución a esta problemática pasa, según el consejero de Turismo y Deporte de la Junta, Francisco Javier Fernández, por contar con “una normativa que haga que las viviendas de uso turístico no sean una ventaja competitiva entre un destino y otro, y sobre todo, que quien quiera tener una actividad la tenga con una regulación que garantice a los usuarios que esa actividad económica tiene un mínimo de garantía legal”, en declaraciones recogidas por La Opinión de Málaga durante un encuentro celebrado en Marbella, en el que apunta que el decreto andaluz busca “ver cuáles son clandestinos y cuáles no” a falta de una normativa estatal que está por llegar.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído