C's pide al gobierno local soluciones para evitar los efectos negativos en la convivencia y en la salud de la plaga de felinos asilvestrados en la ciudad.

El Ayuntamiento quiere concienciar a los vecinos y vecinas de Jerez que alimentan y cuidan colonias de gatos callejeros en solares e inmuebles abandonados o en desuso de la ciudad de la necesidad de rechazar esta práctica. Si en las redes sociales todo el mundo se entusiasma con un vídeo viral de gatitos, el debate se acalora en el mundo real si de colonias de felinos en el espacio público se trata. Y sobre todo, si hay ciudadanos que las fomentan. Una de las últimas denuncias ha llegado hasta el pleno municipal. Se trata del solar en barbecho que la promotora Reyal Urbis tiene entre las calles Circo y Santo Domingo. Una enorme parcela destinada a bloques de pisos que no ha podido ejecutarse con la irrupción de la crisis en 2008. Solo hay que cruzar de la calle Zaragoza a la plaza de toros, o viceversa, para toparse con un profundo hedor que sale de la parcela. Ésta, ha denunciado Ciudadanos, se encuentra en el paso diario de menores hacia un colegio concertado de la zona y junto al Museo del Belén, por lo que ofrece "mala imagen" de la ciudad. 

Además, el solar linda con el parque Williams, con zona de juegos infantiles con un arenero que constituye un auténtico foco de insalubridad y "propagación de infecciones" ya que los gatos asilvestrados suelen acudir a orinar. En el mismo enorme terreno en desuso, bajo los techos de las ruinas de un trozo de casco de bodega que queda en pie en la calle Circo, habitan decenas de gatos. No es inusual en la ciudad. En el flamante Centro de Negocios de San Agustín, que sigue cerrado a cal y canto, también hay otra colonia felina, por no hablar de los cientos y cientos que residen en intramuros. Allí hay quien se ha atrevido a afirmar que viven más gatos que personas. La presencia de gatos callejeros se ha convertido en una plaga para muchos pueblos y ciudades del país. Muchos alertan de que pueden llegar a convertirse en un grave problema de insalubridad y convivencia, al reproducirse los malos olores, los restos de comida y las temidas épocas de celo. 

La Ley de protección animal de 2008 prohíbe exterminarlos, siendo la esterilización el método más efectivo y más barato, en comparación con la captura, mantenimiento y sacrificio. Cada hembra puede tener tres partos al año, mientras que su esterlización cuesta unos 80 euros. "Se está haciendo un control a través de Medio Ambiente pero también habría que concienciar a las personas que propician la alimentación en la población de estos animales; ojalá pronto se pueda construir y darle el uso que tenía ese solar en origen", respondía en el pasado pleno de abril el teniente de alcaldesa de Urbanismo, Francisco Camas, a pregunta de Mario Rosado, concejal de C's en Jerez. "Hay que iniciar actuaciones necesarias que conduzcan a solucionar las colonias de gatos callejeros, sin que impliquen su eliminación bajo el concepto de sacrificio cero", reclama este edil de la formación naranja. 

Desde la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA) aconsejaban recientemente, en un reportaje en el diario El País, vacunar y desparasitar el mismo día de la castración a estos animales. Al tiempo, que entienden como “aceptable éticamente” alimentar a los gatos de la calle sin darles cuidados médicos, “por qué sólo serviría para perpetuar la sobrepoblación y sus consecuencias negativas”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído