Juan Zambrano, de 42 años, presidente del colectivo de cocheros de Jerez, afirma que salvó la vida "por un centímetro" tras sufrir un pinchazo en el cuello por parte de un compañero tras una discusión.

“El médico me ha dicho que me cambie de nombre, porque he vuelto a nacer”. Juan Zambrano, de 42 años, es el presidente de la Asociación de Cocheros de Jerez y la persona que sufrió la agresión por parte de otro compañero cochero en el cuello, cuando le atacó con una tijera para herirle. “Por un centímetro lo mismo no lo hubiera contado”, afirma. Afortunadamente la herida solo requirió de tres puntos de sutura, pero el susto lo tiene aún encima. “Dijo que tenía que matarme a traición, y lo hizo por la espalda”, afirma Juan.

Como se recordará, los hechos ocurrieron en la tarde del pasado jueves, cuando una discusión a cuenta de un viaje en coche de caballos acabó con la mencionada agresión. El autor de los hechos, J.F.R., es un cochero “de los antiguos” que ya ha tenido más problemas con compañeros del gremio. De hecho, según apunta el presidente de este colectivo, ya ha herido a varios de ellos en anteriores ocasiones, empleando incluso un hacha una de esas veces.

Afirma Juan Zambrano que la discusión se produjo por un malentendido. El agresor creía que el propio Juan le había dado un viaje más corto de lo normal a unos turistas para así recoger a otros clientes. A pesar de sus explicaciones, J.F.R. se puso violento y, en un momento dado, y por la espalda, le atacó clavándole la tijera en el cuello, ante la desagradable sorpresa de los turistas y de los transeúntes que pasaban en ese momento por la Alameda Cristina. Gracias a la intervención de un joven, que medió entre ambos, la cosa no pasó a mayores. Juan fue trasladado en ambulancia al hospital, de donde salió pasadas las once de la noche, mientras que el agresor fue detenido por la Policía .

Lo cierto es que desde el colectivo de cocheros, J.F.R. no está bien visto desde hace tiempo. “A ver si le quitan la licencia, porque ya es hora”, apunta a lavozdelsur.es otro profesional de este sector que prefiere mantener el anonimato y que confirma la actitud violenta de esta persona. Zambrano afirma que desde que se constituyó la asociación, hace cinco años, es prácticamente el único que ha dado problemas. "Gracias al trabajo que hemos hecho hemos conseguido que tengamos nuestras licencias, una matrícula en cada coche para que se identifique, un polo blanco con el logo y unas tarifas reguladas (40 euros la hora, 20 los 30 minutos) en inglés y en español, pero él siempre está poniendo pegas, no quiere legalidad ninguna, sólo tomarle el pelo al turista y se cree que voy contra él por el simple hecho de ser el vocal de todos nosotros”. Así, afirma que el agresor “ni usa el uniforme, viste con pantalones rotos, camisas de colores y encima está todo el día bebiendo. De hecho le hemos pedido a la Policía que le pase el pipo (el alcoholímetro) y no lo hace”.

El agredido espera poder reunirse con técnicos de Turismo el próximo lunes para tratar el tema de la licencia de J.F.R., ya que considera que ha cometido suficientes actos como para que se le retire. El detenido, por su parte, ya ha pasado a disposición judicial.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído