patromonio_alcantarillado.jpg
patromonio_alcantarillado.jpg

El investigador y espeleólogo Eugenio Belgrano pide que se lleven a cabo las obras sin que la galería sea dañada y que se explore el interior. 

Cádiz, gracias a su posición estratégica entre el oceáno Atlántico y el Mar Mediterráneo, y a su vez siendo unión del continente africano y el europeo, ha sido testigo del paso de numerosas civilizaciones a lo largo de la historia. Es por ello que el patrimonio arquitectónico y arqueológico de la provincia es tan rico. Pisamos día a día sobre una enorme cebolla. Cada vez que una capa es levantada, aparece otra debajo de siglos anteriores. En ocasiones, las culturas incluso se solapan y es muy complicado preservar su conservación con las nuevas construcciones. En estos días ha aparecido una atarjea (construcción de ladrillo con que se recubre las cañerías para protegerlas) fabricada con sillares romanos y que pertenece al sistema de alcantarillado de la ciudad del siglo XVIII. 

Los restos han visto la luz tras las labores de una obra que está llevando a cabo Aguas de Cádiz en la zona anexa al Teatro Romano de la ciudad, donde se va a realizar uno de los pozos de registro al conector de agua que pasa por debajo. El investigador y espeleólogo Eugenio Belgrano ha denunciado a través de las redes sociales que este hallazgo vaya a ser eliminado en los próximos días para proceder con dicha obra. "En ningún momento estamos atacando a los profesionales que trabajan en este lugar, sólo pretendemos que se dé un paso más a la hora de tomar estas decisiónes", asegura Belgrano.

El investigador ha presentado una petición en el Ayuntamiento para ayudar a la conservación del patrimonio. "Una de las cuestiones que pedimos es que realicen el pozo de otra manera que no dañe la galería. También solicitamos que se explore su interior para ver cuál es su dirección y dónde desemboca. Estos túneles, normalmente, suelen comunicar con galerías de gran tamaño". No obstante, apunta que "con la normativa que tenemos actualmente, el Ayuntamiento está cumpliendo la ley, ya que en España no es obligatorio entrar en los subterráneos que aparecen". Por ello, "en el caso de que la única solición sea eliminar uno de los tramos, sí que debería quedar registrado lo que hay a ambos lados de la zona que se elimine". "La exploración y reconocimiento visual del mismo para que conste en planos debería ser una obligación en una ciudad que quiere vivir de turismo y de su patrimonio", argumenta. La obra cuenta con los permisos pertinentes para que se sigan desarrollando, por lo que el próximo jueves la atarjea será derribada. Los sillares que desmonten "serán depositados en el Teatro Romano, que seguramente es a donde pertenecieron en su momento".

Belgrano, experto en espeleología urbana, asegura que "por esa zona pasan más de cuatro subterráneos importantes: una conducción romana de agua dulce, una cloaca romana, otra conducción que mandaba agua a una fuente que había en el Ayuntamiento en el siglo XVI y esta atarjea del XVIII". Es habitual que este tipo de construcciones salgan a la luz. El pasado año ocurría algo similar, cuando reapareció parte del alcantarillado del Antiguo Hospital Real del siglo XVII durante las obras del Colegio Mayor Universitario Beato Diego de Cádiz. Entonces se eliminaron más de 30 metros de la galería del alcantarillado para colocar la grúa. Se trataba de un túnel incluido en un entorno catalogado como BIC. 

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído