Del ERE municipal al temor de perder de nuevo su puesto de trabajo

conchi_urbaser-2.jpg
conchi_urbaser-2.jpg

Una trabajadora afirma que las condiciones que le impone la nueva empresa encargada del control de acceso a las instalaciones de Urbaser podrían dejarla en el paro siete meses, algo que niega la compañía.

Fue una de las afectadas del ERE en el Ayuntamiento y ahora teme perder su puesto de trabajo en la nueva empresa que desde este mes de agosto se encarga de la seguridad y del control de acceso a las instalaciones de Urbaser, la concesionaria del servicio de limpieza en Jerez. Conchi Pacheco, auxiliar de vigilante, 49 años, volvió de sus vacaciones el pasado 20 de julio sabiendo que su empresa, Auraser24, echaba el cierre por quiebra a finales del recién concluido mes de julio, debiéndoles los salarios de sus dos últimos meses de trabajo y sin haber abonado los seguros sociales de sus trabajadores. Junto a ella, otros cuatro compañeros podían perder su puesto de trabajo. Sin embargo, la nueva compañía que se hará cargo de este servicio, Odessa, les garantiza sus puestos.

Sin embargo, Conchi, que padece una pequeña minusvalía al haber perdido parte de la audición en un oído, afirma que la nueva empresa no va a subrogar su contrato, mientras sí que hará el resto con sus otros compañeros. Así, explica que la intención es que esté un día de baja —este 1 de agosto— para volver a contratarla a partir del día 2. Pero Conchi afirma que de esta manera, y según le han explicado fuentes jurídicas, Odessa no podría beneficiarse ahora de la bonificación que le correspondería por contratar a una persona con minusvalía. “Tendría que esperar siete meses para contratarme y mientras me quedaría en el paro”, explica la trabajadora.

Desde la CNT, tras conocer el conflicto, se han estado concentrando a las puertas de las instalaciones de Urbaser, en el polígono industrial El Portal, para apoyar a la trabajadora. La hija de la afectada, que también se llama Conchi, va más allá. “Ella no tiene cabida en la empresa porque es mujer y tiene una discapacidad del oído. Pero tiene una carta de recomendación y ningún problema para trabajar”.

Desde Odessa, la nueva empresa que se hace cargo del servicio, niegan la mayor y explican que ningún empleado, no solo Conchi, será subrogado, ya que la ley lo impide para casos de auxiliares de seguridad, como es el caso. De esta manera todos serán contratados de la misma manera, incluida la trabajadora, que ya sería la que tendría que decidir si acepta o no estas condiciones. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído