David-Cifredo-Facua_0003-300x199
David-Cifredo-Facua_0003-300x199

David Cifredo es el presidente de la asociación de consumidores Facua en la provincia de Cádiz y esta semana ha estado en Jerez para ofrecer una conferencia organizada por Attac Jerez y aportar algo de luz, nunca mejor dicho, sobre la forma de actuar de las grandes empresas energéticas del país bajo el título: ¿Ciudadanos electrocutados? La regulación del mercado eléctrico en España

Viene a hablar del sector eléctrico, un sector que destaca por su complejidad.

Es un sector muy complejo y desde hace mucho tiempo. Ha sido complejo siempre, es complejo y será más complejo. Las políticas que se han seguido por parte de los distintos gobiernos, en vez de simplificar y velar porque los consumidores fueran conocedores del sector, han ido cambiando y haciéndolo ilegible e incomprensible. Pero además es un sector complejo porque interesa que sea complejo. Porque así beneficiará a las grandes eléctricas, al sector eléctrico de generación, producción, distribución y comercialización, que son los que van a sacar rédito de que el consumidor no conozca su derecho y de que además los gobiernos no exijan y no regulen de manera interesada para el consumidor.

Descifrar una factura, por ejemplo, es misión casi imposible.

Ya no solo descifrar una factura, pero es que lo que se recoge en la factura, que es difícil de entender, además está sometido a una regulación que es todavía más compleja de conocer. Desde ese desconocimiento que tenemos no sabemos en qué consiste ese servicio. El consumidor no entiende nada, lo único que sabe es que está pagando y cada vez más. Algo que no te he comentado todavía pero que es muy importante es que toda esta situación surge del proceso de liberalización del sector eléctrico. Desgraciadamente, esta liberalización lo que ha hecho es desregular, que los gobiernos no controlen a los mercados. Por poner un ejemplo algo más sencillo: El sector de telefonía también se liberalizó y la teoría decía que en la medida en que hubiera más operadores en el mercado, los precios iban a bajar por la competencia y a su vez la calidad del servicio iba a mejorar. La realidad, todo el que tenga un teléfono fijo o móvil lo sabe, es que no ha sido así. Los precios han subido y la calidad ha empeorado. Pues en el sector eléctrico ha pasado lo mismo. Desde que se liberalizó en 2003, aunque lo percibimos en 2009, ha habido una subida tras otra y cada vez más problemas en el sector. Ahora con la entrada de las distintas compañías operadoras vemos que están acudiendo a los domicilios de los ciudadanos diciendo: No se preocupe usted, véngase con nosotros que le vamos a ofertar un mejor precio. Eso lo vemos a diario y resulta que cuando convencidos por el comercial se cambian de compañía, se dan cuenta de que las ventajas que tenían cambiarse eran una milonga y en la práctica pagan más. La liberalización ha sido una gran estafa y cuando ya casi algunos empezaban a conocer al sector, el Gobierno cambia significativamente toda la normativa, que funcionará a partir de julio. Vamos a llegar a un punto en el cual el engaño será tan absoluto que el consumidor va a empezar a consumir electricidad sin saber a qué precio la va a pagar, lo cual incumple toda la normativa de protección a los consumidores.

Incluso a principios de año el Gobierno usó la estrategia del miedo y anunció una subida del 11,5% que luego fue "tan sólo" del 2,3%

Efectivamente, es una estrategia que es muy habitual y que este Gobierno ha utilizado también a la hora de plantear las tarifas, dentro del mercado regulado. Hay que explicar que cuando se liberaliza el sector se parte en dos: Hay una parte que va al mercado libre, en la que las condiciones de precio se establecen entre consumidor y empresa, como en la telefonía; y otra al mercado regulado, que era la tarifa que marcaba el Gobierno. Esa tarifa regulada se va a modificar con la nueva normativa, que pretende cobrar por horas, es decir, que se va pagar dependiendo de la hora en la que use la electricidad. Todo eso genera una incertidumbre en el sector y nos tememos que todo va a ir dirigido a la subida brutal de los precios porque las eléctricas siguen emperradas en decir que hay un déficit de generación, déficit tarifario. Dicen que la tarifa que el Gobierno ha impuesto está por debajo de los costes de generación, que por cierto es una gran mentira, entre otras cosas porque a día de hoy aún no nos han explicado en qué consiste el déficit tarifario. Es el lobo puesto a vigilar a las gallinas. Son los mismos que después se van a beneficiar de los precios los que tienen que establecerlos. Es un absoluto disparate.

Vamos a llegar a un punto en el cual el engaño será tan absoluto que el consumidor va a empezar a consumir electricidad sin saber a qué precio la va a pagar, lo cual incumple toda la normativa de protección a los consumidores"

Y luego están los políticos que terminan con un cargo en alguna eléctrica...

Eso lo que hace es explicar muchas cosas. Efectivamente, es lo que se conoce como puerta giratoria. Cómo quienes han planteado y han marcado posiciones políticas, quienes han defendido el proceso de liberalización, son premiados por compañías eléctricas introduciéndolos en sus consejos de administración.

Desde su posición de presidente de Facua Cádiz, ¿está en condición de afirmar que reclamamos más en época de crisis?

Desgraciadamente sí, y digo desgraciadamente porque denota lo que por otra parte podría ser bueno, que la gente atienda y reclame y se interese por sus derechos. Esto establece también que la gente lo está pasando peor. Los 20 euros que antes no importaban hoy se convierten en algo muy importante. Y por lo tanto, la necesidad de reclamar es fruto de la situación económica. ¿Se están produciendo más fraudes? Yo creo que no hay un salto exponencial, pero sí hay una situación peor en el mercado de los consumidores que hace que lo que antes no notaba o no le importaba y no le hacía reclamar, hoy sí lo vea necesario.

¿Qué tipo de empresas copan el Top 3 de reclamaciones?

Las de telecomunicaciones, las eléctricas y los bancos. Son tres sectores especialmente conflictivos, muy ligados al proceso de liberalización. El sector bancario está ligado a la situación económica. Siempre ha generado problemas, pero empieza a generar más porque tienen que extorsionarnos para sacar más beneficios y que en algunos casos equilibren las malas actuaciones que este sector ha hecho en su gestión de los recursos. Que ahí ni entro ni salgo, pero al final lo estamos pagando directa o indirectamente todos los ciudadanos de una manera brutal.

Sin ir más lejos, uno de los caballos de batalla de Facua han sido las preferentes.

Las preferentes son un producto bancario para consumidores cualificados, que no son los habituales, hablamos de productos de inversión. Tú pensabas que un banco iba a gestionar de la mejor manera tus ahorros y resulta que en lugar de cuidarlos los mete en unos productos que el consumidor no está cualificado para decidir si son interesantes. Se introdujo ese dinero en productos de alto riesgo. Para conocer este tipo de productos tenemos que hablar de ciudadanos muy versados, muy capacitados y muy cualificados en política económica. Estamos hablando de un sector muy limitado. Si además unimos que quienes más han sido exponencialmente agredidos han sido pensionistas, personas de baja cuantificación... Concluimos que ha sido un fraude en toda regla.

¿Las empresas se muestran colaboradoras cuando llega una reclamación?


Hay de todo. Sí que hay una realidad, y es que es más fácil que nos atiendan cuando un ciudadano está representado por una asociación de consumidores. No es lo mismo que David Cifredo acuda a una empresa a reclamarle cualquier problema, a que lo haga bajo el paraguas de una asociación de consumidores como Facua. Cuando articulamos la defensa del consumidor ante un conflicto va bajo nuestras siglas y las empresas suelen atender más y mejor. Dicho esto hay empresas que tienen una mayor efectividad y empresas que menos. Aquí la cuestión es que a nosotros nos gustaría que las empresas se dieran cuenta de que no tienen que ver las reclamaciones como algo negativo. Las reclamaciones son instrumentos que tienen que solucionar los conflictos que se hayan generado y que además les tienen que ayudar a mejorar sus servicios. Si te indico que estas fallando, corrige eso. Si eres un buen empresario, tu intención es crecer dentro del negocio y por tanto, tener contentos a tus usuarios. Entiendo que prestar un mal servicio es pan para hoy y hambre para mañana.

Y con respecto a la Administración, ¿cuáles son las principales reclamaciones?


Te diría más que las reclamaciones de los ciudadanos a la Administración, las reivindicaciones que hacemos las asociaciones de consumidores a la Administración. Porque pedimos que actúe de manera contundente en un control del mercado. Si inspeccionara, controlara y cuando detectara fraudes, sancionara, posiblemente muchos de los problemas de los consumidores se irían eliminando. Pero la Administración no está haciendo eso. A lo mejor cuando empezáramos con esas practicas desde los Gobiernos, empezarían a reducirse los problemas de los consumidores.

Para muchas empresas Facua supone una molestia, ¿recibís muchas presiones?

Sí, también hay de todo. Nos hemos encontrado con presiones indirectas y con presiones directas. No sólo de empresas, también de la Administración. Quiero recordar que hace no mucho tiempo el Gobierno central amenazó con ilegalizarnos, amenazó con sacarnos del registro de consumidores por las políticas que Facua hacía en defensa de los consumidores. Esta agresión que, evidentemente, no íbamos a soportar, no nos amilanó. Seguimos trabajando y afortunadamente ahí el Gobierno parece que reculó. Nosotros hemos tenido incluso demandas en los tribunales por actuaciones de Facua en defensa de los intereses de los consumidores, esas son presiones que las empresas ejercen sobre nosotros. ¿Eso quiere decir que nos amilanemos? No. A nadie le resulta cómodo soportar esas presiones, pero nosotros las sobrellevamos, las superamos y seguimos trabajando en lo que creemos que es necesario.

¿Para cuándo una sede de Facua en Jerez?

Si me preguntas ahora mismo te diría que no tenemos, pero a lo mejor me lo preguntas mañana o pasado y te tengo que decir que sí. Y no lo digo como broma, vamos a estar gracias a la colaboración de la Federación local de Asociaciones de Vecinos Solidaridad, que va a cedernos un hueco en sus oficinas para que un compañero pueda atender a los ciudadanos de Jerez cuando tengan un problema en materia de consumo. Eso va a ser en muy poco tiempo, ya que estamos esperando sentarnos para cerrarlo.

Sobre el autor:

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído