charla_colombia_-_amnistia.jpg
charla_colombia_-_amnistia.jpg

La experta Nicoletta Radatta ofrece una charla en el Tabanco Cruz Vieja, organizada por Amnistía Internacional, en la que habla del conflicto en el país sudamericano por el "robo" de tierras a los campesinos que se viene produciendo desde hace años.

Al decir Colombia seguramente la primera imagen que se le viene a la cabeza es la de su famoso café. O la de otras sustancias que también quitan el sueño pero son menos sanas. O si es futbolero le sonará por Falcao o James Rodríguez, pero poco más. Para arrojar su luz sobre el país sudamericano ha estado este jueves Nicoletta Radatta en el Tabanco Cruz Vieja, en una charla organizada por Amnistía Internacional. ¿Y quién es Nicoletta Radatta? Una observadora internacional que ha pasado varios años en Colombia y cuya tesis versa sobre el conflicto armado en este país. También pertenece a la ONG Brigadas Internacionales de Paz y es una gran conocedora del problema que existe con las tierras, ya que desde hace más de medio siglo se las llevan arrebatando a muchos campesinos que ven cómo su mundo se viene abajo.

En Colombia, "la violencia es endémica". Las tierras, como se pueden imaginar, no son expoliadas de manera pacífica. El país lleva más de 50 años en guerra. El enfrentamiento entre el Estado, las guerrilas de extrema izquierda (como las FARC) y los grupos paramilitares de extrema derecha es bastante sangriento. Durante las últimas décadas se calcula que se han "robado" unos ocho millones de hectáreas a los campesinos colombianos y que unas seis millonas de personas se han visto obligadas a desplazarse de sus hogares. Pero el Gobierno quiere arreglarlo, por eso en 2011 aprobó una ley para devolver estas tierras a sus legítimos dueños. Algo que no será fácil. Ni pacífico. Cuenta Radatta que en 2010 murieron 2.100 personas en Medellín. "Y no de causas naturales", matiza. Lo que da una idea de la crudeza del conflicto.

En Medellín, Nicoletta Radatta asegura que la situación es "dramática" y que ha visto familias enteras a las que les han arrebatado sus tierras, "y lo único que pueden hacer es pedir limosna en la ciudad". El proceso, además de complicado, será largo. El Gobierno colombiano asegura que tardará diez años en devolver las tierras sustraídas, pero ya hay organismos que calculan que al ritmo que va se necesitarán 400 años para devolver seis millones de hectáreas. "Intenté calcular a cuanto ascendía el robo y no me salían las cuentas... A 3.000 euros por hectárea hagan cálculos", apunta Radatta. Desde la aprobación de la Ley asegura que se han incrementado las amenazas y las muertes de las personas que apoyan este proceso. "Colombia parece una película de terror", explica.

También pone énfasis en la situación de la mujer en el país colombiano. "Si una mujer ha sido violada por un soldado o por un policía no puede acudir a la ley de víctimas". Está el ejemplo de Ana Fabricia Córdoba, que fue asesinada en 2011 por defender el proceso de restitución de tierras. Su vida no fue para nada fácil. Mujer luchadora como pocas, vio cómo le mataba a sus padres, a su marido, a uno de sus hijos y cómo secuestraban a otro. Incluso advirtió de que pensaban matarla, como finalmente sucedió. "Pues como el de ella hay miles de casos", apunta Nicoletta.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído