La empresa sanluqueña es propiedad del empresario Francisco Yuste, que se dedica principalmente a negocios de distribución de alimentación y bebidas para el sector de la hostelería y con los que, solo en la provincia de Cádiz, mantiene más de 100 puestos de trabajo directos.

La Cámara de Comercio de España, la Cámara de Comercio de Cádiz y el Banco de Santander, han organizado el acto de entrega del 'I Premio Pyme del año 2017 de Cádiz' a la empresa Bodegas Yuste de Sanlúcar. Según informa la empresa bodeguera en una nota, estos premios pretenden reconocer el desempeño de las pequeñas y medianas empresas de la provincia de Cádiz, cuya actividad es fundamental para la creación de empleo y riqueza a nivel local. Así, entre todas las candidaturas presentadas ha sido seleccionada como vencedora la del reconocido empresario sanluqueño Francisco Yuste.

Su larga trayectoria empresarial centrada principalmente en negocios de distribución de alimentación y bebidas para el sector de la hostelería, a las que se unen entre otras, empresas de logística y servicios, le ha llevado a mantener una senda de crecimiento donde solo en la provincia de Cádiz mantiene más de 100 puestos de trabajo directos. En un sector estratégico como lo es la vitivinicultura en el Marco del vino de Jerez y concretamente en la ciudad de Sanlúcar, que desde hace décadas ha sufrido una concentración, disminuyendo tanto el número de bodegas como la superficie de viñedo, Yuste ha realizado una apuesta personal por recuperar patrimonio bodeguero y viñedo, creando puestos de trabajo y posicionándose como una de las referencias de la más alta calidad en cuanto a vinos generosos del mundo se refiere. Ante el premio, Francisco Yuste ha declarado "la enorme satisfacción" por un premio que le motiva a seguir emprendiendo, afrontando nuevos retos cada día desde su ciudad de Sanlúcar.

Un sueño de juventud

La bodega comenzó como un sueño de juventud cuando ejercía su trabajo de repartidor de bebidas en la empresa familiar. Este sueño se hizo realidad con la compra en el año 1989, rehabilitación integral durante más de dos años y puesta en marcha de la primera casa-bodega, Santa Ana, donde además vive desde entonces junto a su familia. Una antigua casa de Cargadores de Indias en el Barrio Bajo de Sanlúcar que a día de hoy es ejemplo de recuperación de patrimonio histórico, siendo merecedora en 2017 del Primer Premio al Concurso de Patios de la ciudad en la categoría de casas señoriales.

Posteriormente se unieron otros inmuebles bodegueros, todos en la localidad de Sanlúcar de Barrameda. Los Ángeles en el Barrio Alto de la ciudad, Miraflores en la Carretera de Chipiona, cercana al pago que le da nombre y en 2016 su mayor inversión bodeguera hasta la fecha, la empresa vinatera fundada en 1822 Herederos de Argüeso, S.A. de la que actualmente es accionista mayoritario a título personal. A las compras de inmuebles han ido indisolublemente unidas compras de existencias de vinos y vasijas de soleras antiquísimas, datadas algunas a mediados del S. XVIII, como son las del Conde De Aldama. Joyas enológicas que están alcanzando los máximos galardones internacionales, como el  Trofeo al mejor Amontillado del Marco del Jerez en la International Wine Challenge de Londrés, certamen considerado como los Oscars del Mundo del Vino y donde anualmente acuden las grandes bodegas del mundo.
Estos reconocimientos llegan tras un gran esfuerzo en exportación donde en poco más de un año, desde enero de 2016, los vinos de Sanlúcar de Francisco Yuste ya se encuentran en 12 países y continúan de forma paulatina introduciéndose en nuevos mercados, siendo exponentes y embajadores del buen hacer de las empresas de la provincia de Cádiz. Como elemento diferenciador dentro del sector, Francisco Yuste se caracteriza por realizar una clara apuesta por embotellados artesanales que añaden un valor añadido al producto final.

Amor al viñedo

En relación al viñedo Francisco Yuste es propietario de la Viña Alamedilla, situada en la zona considerada como Jerez Superior con 46 hectáreas en el término municipal de Jerez. Una viña donde se realizan faenas de campo  durante todo el año y donde las cepas de uva palomino se cuidan como si fuese un jardín. Entre los numeroso premios obtenidos destacan los de las Manzanillas de Bodegas Yuste, con Medallas de Oro en la Sommelier Wine Awards 2017 a Manzanilla Aurora y Manzanilla La Kika, los únicos oros a vinos de crianza biológica del Marco. Y por supuesto el reconocimiento a Manzanilla San León de Argüeso con Medalla de Oro y Trophy International Wine Challenge, a la mejor manzanilla del mundo en 2017.

Reconocimientos todos ellos que no pertenecen solo a Francisco Yuste, sino a toda la industria vinatera de Sanlúcar y del Marco del Jerez  y que recompensan el esfuerzo y sacrificio de un empresario que tiene la firme decisión de seguir recuperando patrimonio y con él conservando nuestra historia, creando empleo y riqueza y situando a la provincia de Cádiz en lo más alto del panorama internacional. Francisco Yuste ha declarado visiblemente emocionado en compañía de su mujer y familia, su enorme satisfacción por un premio que le motiva a seguir emprendiendo, afrontando nuevos retos cada día desde su ciudad de Sanlúcar.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído