cooperantes_siloe
cooperantes_siloe

Pablo, Pepe, Toñi, Rosalía, Emma, cooperantes del Hogar Siloé de Jerez ya se encuentran en tierras mozambiqueñas, concretamente en Beira. Este año celebran el décimo aniversario de la inauguración del orfanato Lar Siloé construido junto a tierras pantanosas. La primera causa de orfandad en el lugar donde se ubica es el VIH, y como consecuencia de ello muchos niños quedan huérfanos.

A la hora de ser acogidos tienen prioridad los niños huérfanos de padre y madre portadores de este virus. No en vano, 10 de los 93 que viven y estudian en el Lar Siloé tienen la enfermedad. En el proyecto trabajan de forma coordinada con la asociación a nivel nacional y durante todo el año las hermanas de la congregación de Cluní son las encargadas de velar por los niños allí acogidos y está dirigido por el jiennense José Barrera.

Al Lar, para los pequeños, le han seguido otros programas. La asociación jerezana ha desarrollado una escuela agraria y un centro agropecuario donde forman cada año a 25 mujeres de Mozambique para recuperar la tradición de la siembra y el cuidado de animales, “muy olvidado debido a la guerra y a enfermedades como el sida”, explica Paco Gil, miembro de Hogar Siloé Jerez.

Durante este viaje que como es tradicional, tendrá una duración de un mes, los cooperantes desempeñarán varias misiones como representar a la entidad y apoyar en los estudios a los niños y niñas del Lar Siloé. Llevan además noticias y cartas de más de 100 padrinos y madrinas, en su mayoría jerezanos y jerezanas para sus ahijados que se encuentran viviendo en el orfanato.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído