Un lesionado de 115 años

Uno de los centenarios ficus del Mora ha sufrido una fractura en uno de sus ramales durante el fin de semana

La rama desprendida del ficus del Mora. FOTO: OCTAVIO RAMOS.
La rama desprendida del ficus del Mora. FOTO: OCTAVIO RAMOS.

El levante no azotaba la noche, las barquillas descansaban como cada día, mecidas con el vaivén de las olas, y la humedad iba impregnando la arena y las ventanas de los coches. Nadie se dio cuenta de ese pequeño crujido, un leve sonido apenas imperceptible en el silencio de la madrugada, de un anciano que se rompía. No es un popurrí de comparsa, sino más bien la crónica de una 'semi-muerte' anunciada. 'Semi' porque sólo es una lesión, afortunadamente.

Uno de los ficus del Mora sufría una fractura en uno de sus ramales durante la madrugada del pasado domingo. Ya ocurrió con anterioridad, en la misma rama perennemente apuntalada. El árbol no sólo crece bajo tierra, expandiendo sus raíces por gran parte del barrio de la Viña, sino que también lo hace en superficie. La Delegación de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Cádiz ha comunicado que el informe elaborado por los técnicos municipales atribuye la caída al peso de la madera que soportaba, a una posible fisura antigua y a la incidencia directa de los fuertes temporales sufridos durante el pasado mes de marzo. Tras el desprendimiento se han retirado del lugar "unos 5.000 kilos, aproximadamente", de restos de madera.

Según informan desde Medio Ambiente, "los trabajos selvícolas que se vienen practicando conforme a las necesidades son podas de apertura de copa y mantenimiento, primando la preservación de su estructura aerodinámica, respetando su morfología y, a su vez, procurando la disminución de la incidencia directa de los fuertes vientos que predominan con frecuencia en la ubicación de este ejemplar". Al analizar el árbol con más detenimiento, los técnicos han podido encontrar una antigua fisura, tal vez provocada por un golpe brusco de algún vehículo pesado.

Cádiz, ciudad de raíces

El árbol del Mora -que en realidad son dos- lleva en Cádiz desde principios del siglo XX. El ficus es un árbol originario de la India, al igual que el drago lo es de África. Ambos ejemplares están muy presentes en la capital. Estos ficus en concreto los trajo una monja que se dirigía hacía el norte de España, pero en su paso por Cádiz enfermó y fue ingresada en el Hospital de Mora, lugar donde falleció. Los árboles fueron plantados frente a la clínica.

Sin embargo, estos no son los únicos árboles centenarios de la ciudad. Ni siquiera son los más antiguos. El desaparecido drago del callejón del Tinte -que se desplomó en el año 2013- era el más antiguo con más de 250 años. Hay otro ejemplar en el Parque Genovés que cuenta con casi el siglo y medio de vida. Cádiz tiene casi 400 árboles con más de 100 años. La gran mayoría están incluidos en el catálogo de protección del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del Ayuntamiento.

El Parque Genovés alberga gran parte de estos árboles. Data de finales del siglo XVIII, cuando se transforma y mejora el entonces conocido popularmente como 'Paseo del perejil'. A mediados del siglo XIX se amplían los jardines y se aumenta considerablemente el número de árboles, convirtiéndose en un frondoso parque llamado desde entonces 'Paseo de las Delicias'.Es a finales del siglo XIX cuando el jardinero valenciano Eduardo Genovés y Puig lo convierte en un auténtico muestrario de botánica de gran interés desarrollando el diseño actual del parque y cambiando su nombre. El parque guarda interesantes especies de procedencia diversa, lo que lo convierte en un auténtico Jardín Botánico.

Sobre el autor:

882081_869146386434726_7466750952514230769_o

Estefanía Escoriza

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído