Los chiringuitos de Cádiz ya temen no poder abrir este verano y prescindirán de "muchos puestos de trabajo"

Estado de un chiringuito en Cádiz tras el paso de un temporal en 2018. FOTO: JUAN CARLOS TORO
Estado de un chiringuito en Cádiz tras el paso de un temporal en 2018. FOTO: JUAN CARLOS TORO

La Asociación de Empresarios Costa de Cádiz (Aecca) ha reclamado, ante la falta de liquidez provocada por la inactividad consecuencia del COVID-19 y del estado de alarma decretado por el Gobierno, que se suspenda la obligación de pago de los cánones y tributos, y en especial se acuerde la supresión del canon de ocupación y/o aprovechamiento del dominio público marítimo terrestre, tanto el establecido por el Ministerio de Transición Ecológica, como el canon municipal de los ayuntamientos para el año 2020.

En una nota, la asociación ha señalado que las circunstancias excepcionales actuales acarrearán que muchos de los establecimientos de hostelería de playa (chiringuitos y kioscos), así como los negocios de actividades náuticas y alquiler de hamacas, no puedan abrir sus instalaciones esta temporada, ni ejercer su actividad plenamente durante el período de explotación previstos en sus contratos y, en el caso de que pudieran abrir o ejercer la actividad, tendrán que prescindir, desafortunadamente, de muchos puestos de trabajo.

Por ello, también solicitan que se prevean aplazamientos y fraccionamientos de pago, en su caso, de manera automática y sin intereses para todos las liquidaciones tributarias.

Igualmente, piden que ante la falta de actividad en las playas provocada por el cierre inmediato de las mismas producido desde el inicio del estado de alarma, se establezcan prórrogas extraordinarias y/o autorizaciones en precario de los contratos de explotación firmados con las administraciones, y en particular con los ayuntamientos.

El Ayuntamiento de Cádiz, a través de la delegación de Medio Ambiente y Playas, aplazará oficialmente el inicio de la temporada de playas en la ciudad ante la actual situación de estado de alarma por la COVID-19. El arranque de la pretemporada estaba previsto para el 5 de abril, coincidiendo como cada año con la Semana Santa, y se extendería como es habitual hasta final de mayo. Así las cosas y por el momento, la temporada baja mantiene su fecha de inicio prevista para el 1 de junio, si bien, queda a expensas en cualquier caso de lo que la situación sanitaria requiera y permita. La adaptación de plazos se irá valorando, pero siempre teniendo todos los recursos materiales y humanos disponibles para iniciar los servicios lo antes posible.

El Ayuntamiento ha anunciado además que con motivo de esta situación excepcional, este año propondrá que la temporada baja se alargue más allá de septiembre. De este modo, durante el mes de octubre se recuperarán los días que se hayan perdido durante la primavera con motivo de este aplazamiento obligado.

Por otro lado, este viernes 27 de marzo se reúne el consejo de administración de Cádiz 2000, empresa municipal que gestiona todos los servicios de playas, para formalizar este aplazamiento y para estudiar la situación de la plantilla, así como las medidas a adoptar para que los cambios de plazos no afecten a la empleabilidad, sobre todo en el caso del personal fijo discontinuo sujeto al inicio de las temporadas.

Desde el Ayuntamiento se recuerda que los periodos habituales en el año son: Pretemporada, desde Semana Santa al 31 de mayo; temporada baja, la primera quincena de junio y la segunda de septiembre; temporada media, la segunda quincena de junio y la primera de septiembre; y temporada alta, en los meses de julio y agosto.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído