La "relajante" galería de tiro de San Fernando donde "se compite contra uno mismo"

Unos 50 socios del club Isla de León, fundado en 1992, practican más de 20 modalidades de este deporte individual que disfrutan desde la galería de aire comprimido del Polideportivo municipal de Bahía Sur

Varios socios del club de tiro olímpico Isla de León en San Fernando.
Varios socios del club de tiro olímpico Isla de León en San Fernando. MANU GARCÍA

Un disparo irrumpe en una sala silenciosa. El balín acaba de dar en el blanco de uno de los puestos de la galería de tiro situada en el Polideportivo Municipal de Bahía Sur, en San Fernando. Ni una persona ha perdido el control y está en pleno atraco, ni se ha desatado un duelo de pistoleros al estilo del Salvaje Oeste. Son un grupo de personas que disfrutan de uno de los deportes olímpicos más longevos que existe.

La planta baja alberga la única instalación de aire comprimido de toda la provincia gracias al Ayuntamiento, que dio facilidades al club de tiro olímpico Isla de León. Su presidente, Francisco Ghersi García, de 68 años, recuerda cuando los amantes de este deporte se concentraban en la capital al no existir otro lugar para practicarlo.

“Antes existía una pequeña galería de aire comprimido en las bóvedas de Puertas de Tierra de Cádiz, había cuatro puestos”, comenta este isleño, ex militar del ejército de Tierra que lleva más de 40 años tirando. Descubrió lo que él llama “esta locura” en las maniobras y en 1984 se dedicó de pleno.

Varios tiradores en la galería de San Fernando.
Varios tiradores en la galería de San Fernando.   MANU GARCÍA

“Aquí se han hecho cuatro campeonatos de Andalucía y se organizan todos los provinciales”, dice el también delegado provincial de la Federación Andaluza de tiro olímpico. Pero cuando empezó ni siquiera existía el club. Su fundación llegó más tarde, en 1992, de la mano de Rafael, Paco y él mismo. Ahora cumplen 30 años entre carabinas, pistolas y buenos ratos frente a los blancos.

"Aquí se han hecho cuatro campeonatos de Andalucía"

En el club contabilizan unos 50 socios de los entre 800 y 1.000 federados en la provincia gaditana. “Hay mujeres, pero no muchas, una de ellas siempre queda de las primeras en los campeonatos y entre los que compiten hay más militares que civiles”, sostiene Francisco. Su voz se eleva entre el ruido de los tiros.

La mayoría de las personas aficionadas son hombres adultos, aunque por la galería han pasado curiosos con 10 años y hasta con cerca de 90. “Ni hay tope físico ni de edad. Hay tiradores de 88 años que están en activo y están haciendo puntos”, destaca el isleño, que observa que “desgraciadamente, el tiro no atrae a la juventud”.

Algunos tiradores usan gafas para practicar.
Algunos tiradores usan gafas para practicar.   MANU GARCÍA
José María suelta su pistola en el puesto.
José María suelta su pistola en el puesto.  MANU GARCÍA

Uno de los tiradores que se encuentran en la galería una tarde cualquiera es José María Muñoz, residente en Chiclana. “Aquí te desconectas de todo”, dice soltando una pistola que utiliza a 10 metros del blanco en la zona de precisión. Este militar de la sección de hora del Observatorio de la Armada se interesó por este deporte hace cinco años. “Mis amigos, que son tiradores, llevaban muchos años diciéndome que viniera a tirar, hasta que un día lo consiguieron y me enganchó”, cuenta a lavozdelsur.es.

José María está relajado en pleno entrenamiento. La tensión aumenta cuando participa en las competiciones. “Depende de ti, tienes una hora y media y 60 tiros, te lo administras como quieras”, explica con entusiasmo.

"Ni hay tope físico ni de edad"

Entre todos los tiradores, practican más de 20 modalidades. Aunque, según explican, existen más de un centenar en función del tipo de arma utilizada, desde carabinas hasta rifles y fusiles, de la distancia a la que se tira o si se apunta a un blanco móvil o plato. Además, en algunas el disparo se realiza de pie y en otras, tendido o de rodillas. “Llevamos siendo campeones o subcampeones de España de fusil de 300 metros 22 años consecutivos”, comenta Francisco.

Una de las pistolas de aire comprimido que usan.
Una de las pistolas de aire comprimido que usan.  MANU GARCÍA

El isleño conoce al dedillo la historia de este club que lleva por bandera un deporte “eminentemente mental”. La preparación física ocupa un 20% con respecto a la mental, que es de un 80%. “Va en beneficio de la concentración, de la relajación, de mejorar el carácter, el estado anímico. Hay médicos que vienen a relajarse”, explica el presidente que compara el tiro con el ajedrez.

"El tiro ayuda a mejorar la concentración"

Con una pistola en la mano y todos los sentidos puestos en el punto de 0,5 milímetros, practican con una meta. “El objetivo es, como todo en la vida, acertar. La puntería se aprende”. Todos tienen claro que “uno compite prácticamente contra sí mismo. uno no viene aquí a ganarle al otro, viene a hacer más puntos que la vez anterior”.

Francisco lleva esta disciplina deportiva al ámbito académico. “Los buenos tiradores son buenos estudiantes y los buenos estudiantes suelen ser buenos tiradores también”.

Galería de tiro en el Polideportivo Municipal de Bahía Sur.
Galería de tiro en el Polideportivo Municipal de Bahía Sur.  MANU GARCÍA

Para adentrarse en este mundo solo hace falta el arma, los balines y paciencia. Según explican los socios, la primera inversión es cara, ya que una pistola de aire comprimido puede costar entre 600 y 3.000 euros, pero merece la pena. “Yo llevo con mi carabina más de 20 años”, dice el isleño. Después, se deben preocupar por tener su licencia en regla y renovar las cajas de balines -500 por 3,50 euros.

Manolo Camacho, de 67 años, observa a sus compañeros. Este trabajador de Endesa ya jubilado nacido en San Fernando suele practicar la modalidad de armas históricas. Esas que se usaban en la guerra de la independencia para derribar al enemigo. Reliquias cuanto menos curiosas que al isleño le encanta tener en sus manos.

“Son armas de hierro ventana, si no la limpias hoy, mañana tiene oxido”, explica el socio casi fundador -se apuntó en 1993- que percibe una idea distorsionada por parte de la sociedad acerca de su actividad. “Nosotros le tiramos a un cartón, nada más”, aclara.

Detalle de la pistola de José María.
Detalle de la pistola de José María.   MANU GARCÍA
Un socio con traje especializado.
Un socio con traje especializado.  MANU GARCÍA

Para ellos es muy importante la seguridad en el uso de las armas o “herramientas deportivas” – llamadas así debido a que guardan connotaciones bélicas de las que es difícil despojarse. La peligrosidad, al contrario de lo que pueda parecer, es ínfima. “Nosotros pagamos al año por tirador menos de dos euros de prima de seguro, igual que el ajedrez”, comparten.

El tiro quiere hacerse oír. Metafóricamente hablando, que sus disparos resuenen y siga atrayendo a personas de cualquier condición. Hasta las personas invidentes pueden engancharse ya que el club ofrece un puesto de tiro especializado para la modalidad específica gracias a un convenio de la ONCE.

Un mundo amplísimo que evade por un momento a Francisco, José María, Rafa o Manolo de la rutina.

Sobre el autor:

profile_picture

Patricia Merello

Titulada en Doble Grado en Periodismo y Comunicación audiovisual por la Universidad de Sevilla y máster en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Mis primeras idas y venidas a la redacción comenzaron como becaria en el Diario de Cádiz. En Sevilla, fui redactora de la revista digital de la Fundación Audiovisual de Andalucía y en el blog de la ONGD Tetoca Actuar, mientras que en Madrid aprendí en el departamento de televisión de la Agencia EFE. Al regresar, hice piezas para Onda Cádiz, estuve en la Agencia EFE de Sevilla y elaboré algún que otro informativo en Radio Puerto. He publicado el libro de investigación 'La huella del esperanto en los medios periodísticos', tema que también he plasmado en una revista académica, en un reportaje multimedia y en un blog. 

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído