Portada del cartel del concierto de Pacheco y De Cos.
Portada del cartel del concierto de Pacheco y De Cos.

El pasado sábado 11 de agosto, Dani Pacheco y Gonzalo De Cos organizaron en Chiclana un concierto mano a mano memorable. La cita fue en El Salón del Té, establecimiento acogedor y estupendamente acondicionado. Asistir a un recital es un placer. En días egoístas y mezquinos donde nadie escucha a nadie. Cuando la industria musical ha colapsado y muchos hacen la parodia del artista. En días donde nos venden un producto televisivo enlatado con el discurso de valores dominantes. Cuando los medios aúpan a todo aquél que les sea rentable sin miramientos de enjundia. Así pues, esta noche del 11 de agosto fue una bella velada.

El formato acústico elegido por ambos arropó a los espectadores en un abrazo cálido. Nadie quedó indiferente. Minutos antes de que arrancara el espectáculo se respiraba en el ambiente cordialidad y dicha. El público congregado era el ideal para una noche así: simpático, respetuoso y con ganas de escuchar.

Tanto Dani Pacheco como Gonzalo De Cos eligieron un repertorio imbatibles. Ambos presumen de álbumes nuevos y varias canciones recién salidas del horno. Pacheco sacó en 2017 Alpha, su primer trabajo en solitario. En él destacan canciones poderosas como Estoy cayendo, Mayor virtud o Hay algo nuevo en que creer.

Media hora antes de arrancar el concierto tuvo la amabilidad de responderme a unas cuantas preguntas: "Va a ser un reencuentro con Migue López Guijo, que grabó hace un año guitarras solistas para Alpha. Un proceso de grabación que me dejó bastante cosas buenas. Es un trabajo intenso pero que se hizo menos duro gracias a la colaboración de tantos colegas que aportaron sus respectivos matices a unas canciones que estaban en los chasis. Fue un placer contar con tantos amigos esa semana. Aprendes muchas cosas que solo puedes aprender a base de prueba y error". Radicado en Madrid, Pacheco comenta que esa mudanza lo ha cambiado radicalmente: "Entras en contacto con escenarios y músicos míticos. Vive en un estado de efervescencia". Confiesa que no para de componer, de vestir nuevas canciones, pero sin impacientarse por entrar en el estudio de grabación.

Por su parte, De Cos hizo lo propio a principios de 2018 con Los Clásicos. Hace balance de lo que lleva de año y no puede ser más positivo: "Me he dado cuenta de lo que es vivir en la carretera. Se convierte en una adicción; ahora mismo me cuestan los fines de semana sin conciertos. El público ha respondido bastante bien y todas las noches han tenido su pizca de encanto. Volvería a realizar todos y cada uno de los conciertos. Por ejemplo, tocar en Siroco fue una pasada, el azar nos enfrentó esa noche a una cita del Mundial, pero la sala se encargó de llenarse y de brindarme una de las mejores noches en Madrid, añadiendo el morbo de tocar por primera vez en un templo que vio nacer a Pereza". E interrogado sobre este recital: "Será un concierto de emociones encerradas en una boca y una guitarra. Un concierto sobrio pero para todos los públicos. Es una de las dos caras de la moneda de Los Clásicos".

Si les apasiona la música cocinada a fuego lento, estos dos autores gaditanos son alta gama. Si huyen de teléfonos, mensajes de chicle o la basura de la escena reguetonera, estos músicos no les fallarán. Alta calidad frente a toda la verdulería musical. Larga vida a Dani Pacheco y Gonzalo De Cos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído