Tiempos sonoros

El primer largometraje sonoro del cine español fue dirigido por un cineasta onubense, Francisco Elías Riquelme, un pionero andaluz

Un fotograma de 'El misterio de la Puerta del Sol'.
Un fotograma de 'El misterio de la Puerta del Sol'.

El primer largometraje sonoro del cine español fue dirigido por un cineasta onubense, Francisco Elías Riquelme, y se tituló El Misterio de la Puerta del Sol. Rodado en 1929 fue estrenado en enero de 1930. 

La vida de este pionero andaluz del séptimo arte fue una vida dedicada al cine desde su juventud, una vida repleta de experiencias y avatares, como el destino que sufrió su propia película. Nacido en 1890, su infancia transcurrió en Huelva, trasladándose a los siete años a Barcelona, dónde a su padre le habían ofrecido un puesto de maestro de escuela. Con 18 años Elías marcha a París (capital mundial del cinematógrafo por aquel entonces) para tratar de labrarse un futuro en la incipiente industria. Comienza a trabajar poco después en los estudios “Gaumont”, como traductor de intertítulos para las películas que la productora distribuía en el mercado hispanohablante.

Con el inicio de la I Guerra Mundial, Elías retorna a la ciudad de Barcelona, donde en 1915 funda su propio estudio cinematográfico “Manufactura del Film” con el que realiza los intertítulos de múltiples películas mudas. También en la capital catalana rueda su primer cortometraje Grandeza y Decadencia o la vocación de Rafael Arcos (1915). Inquieto y aventurero, apenas un año después se traslada a Nueva York, dónde funda, junto a dos de sus hermanos, “Elías Press Inc.” agencia con la que dedica a la traducción y elaboración de textos para los films americanos. 

En 1920 dirige un nuevo cortometraje, A perfect fit, una bufonada en la línea de las producciones cómicas de moda en Hollywood, que estaban realizando actores como Buster Keaton, Charles Chaplin, Harold Lloyd, Harry Langdon o Laurel & Hardy. En Hollywood dirige varios cortometrajes más, todos del mismo estilo, protagonizados por el cómico mexicano Amador. En esos años también dirige Epopeya (1923), un film sobre la revolución mexicana en la que retrató al mismísimo Pancho Villa. 

Cartel de 'El misterio de la Puerta del Sol'.

Retorna a Europa en 1925 residiendo en París, Madrid y vuelta a Barcelona, dónde rueda su primer largometraje, El fabricante de suicidios en 1928. Un año después realiza el que está considerado como el primer largometraje sonoro del cine español, El Misterio de la Puerta del Sol (1929). Es el primer largometraje que incorpora sonido, aunque no es la primera obra audiovisual sonora en nuestro idioma. En la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos se conserva una copia de una cinta de apenas once minutos, rodada en 1923, y titulada From far Seville, en la que una jovencísima Concha Piquer interpreta varios temas musicales. La cinta en la que interviene Piquer, que fue rodada en los Estados Unidos por Lee DeForest está considerada como el primer documento visual sonoro de la historia. El filme de Elías se rueda seis años después, pero su metraje es mucho mayor, 75 minutos y más de dos mil metros de rollo de celuloide. 

El Misterio de la Puerta del Sol costó 18.000 pesetas de la época, y fue sonorizada con un sistema denominado “Phonofilm”, un sistema en el que el sonido no se reproducía de forma externa, sino que se incrustaba fotográficamente en la misma película. Esta producción también es una de las primeras de nuestro cine que incluye escenas aéreas, tomas de la ciudad de Madrid rodadas desde un avión de pasajeros. 

Tras su estreno, la película pasó por diversos avatares. La complejidad técnica que comprendía su reproducción pública, al estar el cine sonoro aún en una etapa embrionaria, derivó en que pocas salas pudieran proyectarla. Se sabe que fue proyectada en Burgos, Zamora y Madrid, aunque no se tiene constancia de su estreno en Barcelona o en tierras andaluzas. Después de esto, el film se consideró perdido, hasta que en 1981 se descubre una copia de proyección, en excelente estado de conservación, en la residencia de la hija de su productor, Feliciano M. Vítores, en la localidad de Belorado (Burgos). Filmoteca Española adquiere y restaura el film en 1995, editándolo poco después (se puede encontrar en DVD).

Después de dirigir la película, Francisco Elías Riquelme regresa a París, dirigiendo algunos films de encargo para diversos estudios de la capital francesa. Retorna de nuevo a España con la instauración de la II República, etapa en la que se asienta como cineasta, escribiendo y dirigiendo varios films, algunos de ellos de enorme éxito popular: Pax (1932), El último día de Pompeyo (1932), Mercedes (1933), Boliche (1933), Doña Francisquita (1934) o Rataplán (1935). Durante la Guerra Civil rueda varias obras encargadas por la Generalitat de Cataluña, como Bohemios (1937) o El signo de la muerte (1939). Tras la contienda se exilia en México, dónde rueda durante los siguientes catorce años varias películas.

Aquejado de problemas de salud, puede regresar a España en 1953, aunque en esta etapa ya no le acompaña en demasía la suerte en el terreno profesional. Hasta su muerte, en 1977, sólo realiza una película más, Marta (1954) y escribe dos guiones, Ángeles sin cielo (1957) y La boda era a las 12 (1964), película protagonizada por Concha Velasco. 

La trayectoria de este singular cineasta andaluz ha sido recordada en su tierra en varias ocasiones. En 1994 fue homenajeado en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva. En ese mismo año también se inaugura una calle con su nombre en la capital “choquera”. También el Festival Islantilla Cinefórum otorga anualmente, de forma honorífica, el Premio Francisco Elías, que ha recaído a lo largo de su existencia en figuras como Terele Pávez, Juan Diego, Gracia Querejeta o el maestro Chicho Ibáñez Serrador. 

La obra de Francisco Elías Riquelme es la obra de un apasionado del cine, que no dudó en traspasar fronteras persiguiendo su anhelado sueño cinematográfico. También es el reflejo de que el cine español, a lo largo de su historia, atesora una enorme deuda con muchos andaluces que han forjado, de forma esencial y protagónica, la larga y extensa trayectoria del cine hispano.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído