figuras_ocultas2
figuras_ocultas2

Cada temporada cinematográfica películas cargadas de intención didáctica nos ilustran hechos reales de nuestra historia más o menos reciente.

Figuras ocultas (Hidden Figures, 2017, Estados Unidos). Dirección: Theodore Melfi. Guión: Allison Schroeder, Theodore Melfi. Fotografía: Mandy Walker. Música: Benjamin Wallfisch, Pharrell Williams, Hans Zimmer. Intérpretes: Taraji P. Henson, Octavia Spencer, Janelle Monáe, Kevin Costner, Kirsten Dunst, Glen Powell, Jim Parsons.

Cada temporada cinematográfica películas cargadas de intención didáctica nos ilustran hechos reales de nuestra historia más o menos reciente, Sufragistas (2015), Trumbo (2016), Los Loving (2017)…etc. Con suerte algunas de ellas van algo más allá de la presentación de los hechos, para eso ya están los documentales, y se sirven de éstos para profundizar en la psicología de sus protagonistas; es el caso de El Clan (2015) o de El hombre de las mil caras (2016).

En Figuras ocultas, Theodore Melfi nos propone una historia basada en hechos reales, con intención pedagógica y reivindicativa, sobre la lucha por la igualdad de los negros norteamericanos durante la segunda mitad del pasado siglo. En parte es una biopic feminista y conciliadora sobre tres mujeres brillantes, en parte un retrato de aristas suavizadas de un país que cree tener la misión divina de liderar el mundo libre.

En Los Loving (Jeff Nichols, 2017) Mildred y Richard Loving, primer matrimonio interracial en el estado de Virginia en los años 50, dieron un pequeño pero significativo paso adelante frente a las leyes segregacionistas. El efecto “modelo” que pretende esta sencilla película se ve intensificado por la veracidad de las vidas individuales retratadas. Figuras ocultas incide en esas pequeñas batallas, alguien tiene que romper el círculo que oprime, pero subraya el factor ejemplarizante por encima de las vidas reales de estas mujeres.

Katherine (Taraji P. Henson), Dorothy (Octavia Spencer) y Mary (Janelle Monáe), son matemáticas e ingenieras que trabajan como simples contables en una sección de investigación y cálculo de la NASA en Langley, Virginia. El régimen de segregación racial vigente en las instalaciones anula completamente las posibilidades de demostrar su valía.. A pesar de su extraordinaria preparación académica y su talento, no conseguían traspasar el techo, no de cristal sino de acero, de su doble condición de mujer y negra.

Estos tres personajes son presentados más como ejemplos que como individuos. A través de ellas Figuras ocultas reivindica con toda justicia la igualdad de oportunidades y la dignidad de la comunidad afroamericana, y de paso la de todas las mujeres cuya labor no tiene el reconocimiento que debería. Sin embargo no estamos ante una película beligerante o militante. Theodore Melfi quiere darnos una pequeña lección de historia y al mismo tiempo recordarnos la contribución de los afroamericanos a la historia y al papel de liderazgo de su país en el mundo.

Poner al primer hombre en la luna, era una cuestión transcendental para los Estados Unidos durante la Guerra Fría. La NASA confiaba en el talento de personas venidas de diferentes partes del mundo, y los negros contribuyeron a hacer realidad el sueño nacional. Esa es la tesis general de Figuras ocultas. La apelación al orgullo nacionalista en la carrera espacial frente al enémigo soviético esta representado por el astronauta John Glenn (Glen Powell) y el director de la Agencia Al Harrison (Kevin Costner); las tres protagonistas nos dicen que también la comunidad afroamericana, y sus mujeres, están preparadas para afrontar el reto nacional.

Figuras ocultas está nominada al Oscar a mejor película y mejor actriz de reparto por el papel de Octavia Spencer como Dorothy Vaughan, primera mujer experta en el lenguaje informático. Es muy posible que La La Land se lleve el de mejor película, pero Octavia Spencer hace un estupendo trabajo, y el premio sería muy merecido. El año pasado dolió a muchos la ausencia de nominaciones entre los artistas afroamericanos. Se ha ido Barack Obama, y ha llegado un vociferante Trump que desprecia al mundo del cine, tradicionalmente liberal. Puede que sea un buen año para reconocer a actores y actrices como Ruth Negga (Loving), Denzel Washington y Viola Davis (Fences), Mahershala Ali y Naomie Harris (Moonlight) o la propia Octavia Spencer.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído