"Pasionaria es poco reivindicada por el movimiento feminista"

El periodista asturiano Diego Díaz ha escrito una biografía sobre Dolores Ibárruri que actualiza a la que fue primera secretaria general del Partido Comunista de España y símbolo de las clases populares durante la Guerra Civil

"Pasionaria es poco reivindicada por el movimiento feminista". El autor ovetense, autor de la biografía de la Pasionaria.
"Pasionaria es poco reivindicada por el movimiento feminista". El autor ovetense, autor de la biografía de la Pasionaria. IVÁN G. FERNÁNDEZ

Diego Díaz (Oviedo, 1981) es el autor de Pasionaria. La vida inesperada de Dolores Ibárruri (Hoja de Lata, 2021), una biografía pop que actualiza a uno de los personajes más carismáticos del siglo XX que se convirtió en un mito de las clases populares durante la Guerra Civil. Además, tras 40 años de exilio en la Unión Soviética, fue el símbolo de la reconciliación en la Transición cuando volvió a tomar posesión del acta de diputada por el Partido Comunista de España en la Cortes constituyentes de 1977.

El periodista asturiano que dirige el periódico Nortes, historiador de formación, ha escrito una biografía que combina el rigor histórico con el brío narrativo para que se lea como si fuera una novela. La biografía pasea por los mejores pasajes del mito de Pasionaria, pero también recorre las sombras de la mujer más famosa de la Historia de España del siglo XX. Como toda buena biografía, no es apta para dogmáticos.

¿A quién va a enfadar más esta biografía: a la izquierda o a la derecha?

Es una biografía equilibrada. Cuando la editorial Hoja de Lata me hizo el encargo de escribir este libro, puse un par de condiciones: no sería una hagiografía ni tampoco un ajuste de cuentas. En este sentido, puedo decir que es una biografía que señala las virtudes del icono más importante del movimiento obrero en el siglo XX, pero destaco sus sombras. No he querido escribir la historia de Santa Dolores de Ibárruri ni tampoco sumarme al linchamiento de la derecha a un personaje al que le tienen una especial ojeriza.

¿Quién fue Dolores Ibárruri?

Un personaje atravesado por contradicciones que no son solamente individuales, sino que son contradicciones propias de la época que le toca vivir. Es un personaje con luces y sombras. Por un lado representa la gesta de las clases populares españolas en la primera mitad del siglo XX, una mujer de clase trabajadora, sin apenas estudios, autodidacta, que llega a lo más alto de la política española; por otro, es también una mujer atravesada especialmente por el estalinismo.

"No he querido escribir la historia de Santa Dolores de Ibárruri ni tampoco sumarme al linchamiento de la derecha"

¿Como se lo explicarías a un joven de 20 años?

Destacaría que fue una persona tremendamente intuitiva que, partiendo de unos orígenes familiares de clase obrera, católicos y reaccionarios, a través del movimiento obrero logró reinventarse en otra persona y pudo llevar una vida mucho más apasionante e inesperada de la que había pronosticado su madre cuando era una adolescente, quien decía que el destino de las mujeres de clase obrera era hilar, parir y llorar.

¿Por qué se hace llamar 'Pasionaria'?

Es una alias, no un seudónimo. Se lo inventa en 1917 cuando empieza a escribir en la prensa del Sindicato de Mineros de Vizcaya. A su familia, que es muy conservadora, muy derechista, no le gusta que frecuente la Casa del Pueblo y mucho menos que empiece a escribir artículos de opinión. Se pone Pasionaria porque comienza a escribir en Semana Santa. El seudónimo es para ocultar sus ideas socialistas a su familia. En los años más duros del estalinismo desaparece el término de Pasionaria porque el partido lo considera poco serio y la llaman solamente Dolores Ibárruri. Al final del franquismo el partido recupera de nuevo el alias de Pasionaria, sin artículo delante. Decía que no le gustaba que la llamaran La Pasionaria, sino Pasionaria, porque con artículo delante sonaba a folclórica.

Iván G. Fernández.
El autor, en una imagen reciente.   IVÁN G. FERNÁNDEZ

La vida de Pasionaria cambia un domingo de baile en la plaza de su pueblo, donde conoce a un personaje muy secundario en su biografía, un minero socialista, que es Julián Ruiz, su marido, con el que estuvo diez años casada. Una de las primeras cosas que Julián regala a Dolores es un libro de Víctor Hugo y le abre un mundo inesperado.

"Gracias al movimiento obrero un minero leía a Víctor Hugo, a Marx  y periódicos, hacía teatro, veía películas y encontraba un sentido a su vida"

Un destino muy diferente del que habían escrito para ella.

El socialismo fue una gran escuela para las masas de obreros y eso permitió que Dolores acabara siendo una mujer culta. La militancia política era una de las mejores cosas que te podía pasar en la vida si eras de clase trabajadora. El horizonte de la clase obrera era trabajar jornadas de diez y doce horas y llevar vidas muy miserables. Una de las mejores cosas que hizo el movimiento obrero fue elevar los horizontes culturales de las clases populares. Gracias al movimiento obrero un minero leía a Víctor Hugo, a Marx  y periódicos, hacía teatro, veía películas y encontraba un sentido a su vida.

Separarse de su primer marido fue también una decisión rompedora en plenos años 30.

Totalmente, era inusual que las mujeres tomaran las riendas de su vida como hizo Pasionaria. Ella era una bolchevique de aldea, ni siquiera de pueblo, y cuando el partido decide promocionarla ella se lo plantea a su marido, pero Julián era un hombre arraigado a su pueblo en el que era concejal comunista. Ella decide romper la relación y se planta sola en Madrid, con toda la carga moral que ello suponía. Ella siempre quiso ser independiente económicamente y el matrimonio lo vivía como un encierro.

"Imagínate una mujer sola que llega en 1931 a un partido conformado sólo por hombres. El comienzo es muy complicado"

¿Cómo fue su llegada a Madrid?

Durísima. Imagínate una mujer sola que llega en 1931 a un partido conformado sólo por hombres. El comienzo es muy complicado porque al poco tiempo de llegar a Madrid entra en la cárcel, donde pasa prácticamente un año, y allí tiene una experiencia que la transforma porque entra en contacto con el lumpen proletariado femenino, conoce a putas, a carteristas, abortistas y eso la hace muy sensible a la situación de las mujeres de clase marginal. Aunque fue duro, Pasionaria tuvo una historia de amor con la ciudad de Madrid.

¿Qué papel jugó el amor en su vida?

El amor para ella no fue importante. Tuvo dos parejas, su marido y Francisco Antón, un joven comunista catorce años más joven que ella al que conoció cuando llegó a Madrid. El compromiso político de esta generación era absolutamente absorbente. Nadie se enfrentaba a los riesgos que conllevaba la militancia, que eran la cárcel, la tortura y el pelotón de fusilamiento, si no tenía una fe fortísima. Los militantes de los años 30 tienen un grado de convencimiento altísimo y consideran que lo más importante en su vida es su pasión política. Hacen política por delante de todo y su compromiso con el partido, con la revolución o con el socialismo es lo primero.

No tuvo que ser fácil tener una relación en los años 30 con un hombre catorce años menor que ella.

Su gran pasión amorosa fue Francisco Antón, al que conoce al principio de la Guerra Civil, cuando ella ya tiene cuarenta años y después de haber tenido una vida muy dura. Él es un joven camarada que está despuntando en el Partido Comunista y ella se enamora locamente. Además de una relación difícil, fue también una relación valiente porque se atreve a darle una segunda oportunidad al amor y a vivir un romance que no estaba bien visto dentro del partido, por lo que se convirtió en una relación clandestina.

"Pasionaria introduce reivindicaciones femeninas que no eran las que estaban en la agenda del feminismo de clase media de  Victoria Kent  o Clara Campoamor"

¿Sería acertado afirmar que Pasionaria fue una líder feminista?

Me alegro de esta pregunta, porque es un personaje que nunca se reivindica como feminista. El término feminista para las mujeres del movimiento obrero de principios de siglo XX tenía una connotación pequeñoburguesa. Pero sí que es una mujer feminista, como otras mujeres del movimiento obrero español de la época. Ella estaba muy preocupada por la cuestión de género y por la emancipación de las mujeres. Pasionaria introduce reivindicaciones femeninas que no eran las que estaban en la agenda del feminismo de clase media, no eran las que estaban en la agenda del feminismo de Victoria Kent  o Clara Campoamor.

¿Qué reivindicaciones?

Introduce cuestiones que tienen que ver sobre todo con un feminismo mezclado con la cuestión de clase, como la igualdad salarial, el derecho de las mujeres a participar en los sindicatos y en pie de igualdad que los hombres, los permisos de paternidad o cosas tan modernas como lo que hoy llamaríamos el sistema público de cuidados. Este tipo de reivindicaciones no habían preocupado demasiado al feminismo de clase media que se había centrado sobre todo en temas como el divorcio o el derecho al voto, muy importantes, pero insuficientes. Pasionaria y el movimiento de mujeres antifascistas de los años 30 puso sobre la mesa que la emancipación de las mujeres tiene que ver con los derechos socioeconómicos.

¿Por qué el movimiento feminista nunca ha reivindicado a Pasionaria como un referente feminista?

Dolores es una mujer muy reivindicada desde las filas comunistas, es el gran icono del Partido Comunista de España y un símbolo europeo del antifascismo. No hay muchas mujeres obreras que alcanzaran su nivel de popularidad en Europa. Yo creo que no ha sido reivindicada porque su militancia comunista la convirtió en un personaje incómodo. La vinculación de Pasionaria con el estalinismo la convierte en un personaje incómodo para reivindicar fuera de las filas comunistas y por eso es tan poco reivindicada por el movimiento feminista.

¿Qué relación tuvo con Stalin?

Fue la dirigente española que tuvo una relación más estrecha con Stalin. Lo conoce en varias ocasiones e incluso cuando está enferma, que estuvo a punto de morirse en Moscú, Stalin la visita en el hospital. Vive un exilio dorado, la Unión Soviética la trata muy bien. Ahora bien, Dolores era una militante muy disciplinada y cuando llega el XX congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) y se produce la desestanilización, ella, al igual que había sido estalinista, deja de serlo.

Con Carrillo su relación pasó por varias fases. Inicialmente le interesa mucho porque Carrillo viene del PSOE y se trae a un montón de jóvenes comunistas al PCE. Luego, después de la Segunda Guerra Mundial, empieza a no fiarse mucho de él porque éste poco a poco va cogiendo todos los resortes del partido y a ella la convierte en una especie de jarrón chino como secretaria general del PCE en Moscú. Ella intenta frenar el ascenso de Carrillo, hasta que ve imposible frenarlo y decide aliarse con él, le cede la secretaría general del partido y acepta ser presidenta honorífica.

Una faceta desconocida de Dolores era que, aunque fue una mujer ideológicamente muy inflexible, llegó a tener planteamientos muy abiertos con el objetivo de defender la República.

Ella promueve el Frente Popular a costa de renunciar a demandas del movimiento obrero para defender la democracia republicana por encima de todo. Era una persona con un tremendo olfato político, con muchísima empatía por la gente, y eso la convierte en una dirigente carismática y la conecta con el sentir popular que pedía a gritos que las izquierdas se uniesen. Ella se da cuenta que con una política ultraizquierdista y el sectarismo de la juventud, el Partido Comunista sólo será un ghetto para los ultraconvencidos. Ella es una bolchevique de acero con los disidentes, a los que considera traidores, pero tiene la inteligencia de entender la necesidad de impulsar el Frente Popular.

"El franquismo la caricaturiza porque es la mujer que anima a las mujeres de clases populares a que se pongan del lado de la República"

¿Por qué la propaganda franquista la convierte en el demonio?

El franquismo la caricaturiza porque es la mujer que anima a las mujeres de clases populares a que se pongan del lado de la República y por ello la desprestigia, al ser consciente de su enorme potencia política. La caricaturizó como siempre se ha hecho con las mujeres. El franquismo la caracteriza con atributos masculinos propios de las brujas, como la maldad, el sadismo y el deseo sexual desaforado. Cuando vuelve del exilio su imagen de abuelita entrañable de cabellos blancos y mirada dulce contracta con la imagen diabólica que vendió la dictadura. Todavía hoy la derecha sigue actualizando cada año los mitos falsos contra Pasionaria, como el bulo de que llegó a amenazar de muerte a Calvo Sotelo en las Cortes.

¿De qué manera prepara su regreso del exilio?

Ella trata de venir en varias ocasiones, pero evidentemente el franquismo lo impide, por eso no regresa hasta el año 77, ya en plena Transición. En España hay mucho interés en que regresara y las nuevas generaciones tenían mucho interés por su figura. Estamos hablando de que Dolores Ibárruri es la mujer más famosa de la Historia de España del siglo XX. Con su vuelta, se desata un auténtico furor por Pasionaria.

Captura de pantalla 2022 01 04 a las 10.04.29
Detalle de la cubierta del libro.

Mítica es la fotografía de Pasionaria agarrada del brazo de Rafael Alberti bajando las escaleras en las Cortes constituyentes.

El día que se constituyeron las Cortes democráticas, la foto del día fue ella saludando a Adolfo Suárez, se convierte en la imagen de la reconciliación nacional, las dos Españas haciendo las paces. Pasionaria le transfiere la legitimidad republicana al Régimen del 78. La imagen de Pasionaria bajando del brazo de Rafeael Alberti las escaleras del hemiciclo es el símbolo de la victoria del PCE del exilio en contra de las tesis de los jóvenes comunistas del interior.

¿Crees que los resultados del PCE hubieran sido distintos de haber ganado las tesis del interior frente a las del exilio?

No lo creo, la verdad. Había muchas razones por las que el PSOE iba a ser la primera fuerza de la izquierda. El PSOE es el partido histórico de la clase trabajadora en España, el partido de las clases populares urbanas, pero también de las rurales, algo inédito en Europa. El PSOE en los años 30 es un partido de masas que está implantado en las cuencas mineras de Asturias y en el Bilbao industrial, pero también en las zonas rurales de Andalucía o Castilla. Había un componente de memoria histórica con el PSOE que los españoles tenían interiorizado todavía en la Transición.

En Andalucía se que en cada pueblo andaluz hay una iglesia y una sede del PSOE.

Claro, el PSOE es un partido que tiene raíces muy hondas en la historia de España, mucho más que otros partidos socialdemócratas europeos. De hecho, el PCE en los años 30 era un partido bastante minoritario que crece muy rápido, hasta llegar a los 200.000 afiliados, en la Guerra Civil. El PSOE, además, es un partido interclasista. Creo que el PCE pudo haber sacado mejores resultados no habiendo presentado a los viejos dirigentes del exilio, pero nunca hubiese llegado a ser la primera fuerza de la izquierda.

A pesar de que fue el partido que más muertos, más presos y más torturados puso en la lucha contra la dictadura.

El PCE asustaba como opción para las elecciones generales, sin embargo, en las elecciones municipales del año próximo obtuvo muy buenos resultados y logró muchos concejales y alcaldías importantes. Había mucha gente que no se atrevía a votar a los comunistas para unas elecciones generales, pero sí se animaba en las municipales por la cercanía con los candidatos y su implantación en los movimientos vecinales, en los sindicatos y en los centros de trabajo.

"Pasionaria trató de corregir ciertos excesos anticlericales de la izquierda, durante la Guerra Civil protegió a monjas de los excesos republicanos"

¿Qué papel jugó Pasionaria en la Transición?

Su imagen sale muy reforzada porque se convierte en un mito de la reconciliación. De alguna forma, Dolores es la abuela de la democracia española.

¿Qué relación tuvo con la religión?

Es una mujer que se hace preguntas y la religión le sirvió en los primeros años de su vida para canalizar sus inquietudes, ya que es lo que tiene más a mano. Pero cuando descubre el socialismo se da cuenta de que hay una vía más racional e inteligente de plantearse los grandes problemas de la vida. Lo que no fue nunca Pasionaria fue anticlerical, aunque criticaba mucho la hipocresía de la Iglesia Católica. Ella entendió bien que había una parte de las clases populares españolas que sus intereses de clase coincidían con lo que defendía la izquierda pero que, a la vez, el componente anticlerical de la izquierda suponía una barrera para esas clases populares. Ella trató de corregir ciertos excesos anticlericales de la izquierda, de hecho durante la Guerra Civil protegió a monjas de los excesos republicanos en la retaguardia de Madrid asediada por el franquismo.

¿Se murió siendo católica?

En los últimos años de su vida tuvo una gran amistad con el Padre Llanos y eso ha llevado a pensar que nuevamente abrazó el catolicismo al final de su existencia. No hay pruebas concluyentes para afirmar que abrazó de nuevo el catolicismo. Lo que sí es verdad es que tuvo una amistad muy estrecha con el Padre Llanos, que fue un jesuita comunista, y él trató de convertirla a la fe, pero yo creo ella estaba ya muy mayor como para tomar una decisión así desde las plenas facultades mentales.

¿Y prosoviética?

Sin duda, murió siendo prosoviética. Ella conoció bien las entrañas de la URSS, conoció lo bueno y lo malo y se enfrentó al Kremlin a raíz de la invasión de Checolosvaquia. Ahora bien, por encima de todo, ella consideraba que los trapos sucios había que lavarlos en casa y siguió defendiendo a la Unión Soviética de los ataques del imperialismo hasta el último de sus días.

Sobre el autor:

Raúl Solís

Periodista, europeísta, andalucista, de Mérida, con clase y el hijo de La Lola. Independiente, que no imparcial.

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído