"Leer significa leernos a nosotros mismos, reconstruirnos de forma libre"

Sebastián Rubiales presenta su última obra, 'El pacto y otras novelas cortas', en la Fundación Caballero Bonald. La obra ha sido publicada por Libros Canto y Cuento, editorial que dirige el poeta José Mateos

fundacion_caballero_bonald-4
fundacion_caballero_bonald-4

La sala de conferencias de la Fundación Caballero Bonald se quedó pequeña el pasado jueves ante el numeroso público que asistió a la presentación de El pacto y otras novelas cortas, tercera obra del psicólogo, filósofo y escritor Sebastián Rubiales. Su anterior labor literaria incluye otros dos libros, uno de relatos (reflexiones sobre viajes, ciudades…) y una novela, además de colaboraciones en dos libros colectivos y los artículos que publica en lavozdelsur.es. José María Pérez, gerente de la Fundación, se encargó de hablarnos de estas obras anteriores. Y José Mateos, como editor y poeta, nos explicó en qué consiste este nuevo libro de relatos que ve ahora la luz.

Tras la lectura de Majarromaque, un texto que pertenece a Los lugares prohibidos (Editorial Renacimiento, 2004), y fragmentos de la novela Del viento al infinito (Ed. Pre-Textos, 2000), José María Pérez comparó el estilo de Sebastián con el de otros autores, como Ramón Carnicer y su Donde las Urdes se llaman Cabrera. Pero resaltó especialmente las similitudes con la literatura de Julien Gracq, con el libro Las tierras del ocaso (Nocturna Ediciones, 2016), del que leyó algunos pasajes. Ambos autores elaboran textos descriptivos de espacios singulares, casi míticos. En el caso de Sebastián nos encontramos con Grecia, París, Cádiz, Madrid, Tesalónica, Ronda, Venecia, Cuba, el Guadalete… Reconoce Rubiales, en el prólogo a Los lugares prohibidos, que quizás esos lugares no existan tal como él los describe, que quizás sean sólo una construcción literaria, con una existencia ceñida al ámbito autónomo de su experiencia estética. Sin embargo, según José María Pérez, los lugares son el vehículo utilizado por el escritor para desvelar la condición humana, el tiempo y la memoria. La literatura de Sebastián parte de su experiencia vital, como hombre corriente, de su formación académica, filosofía y psicología, de sus lecturas y de su pulsión de escribir, añadió.

José Mateos, editor y escritor, nos invitó a reflexionar sobre lo sombroso que resulta que todo lo que hacemos y vivimos no caiga en el más absoluto olvido. Los humanos elaboramos recuerdos, imágenes, narraciones. Esos recuerdos son la única prueba de nuestra identidad. Todos los seres humanos fabricamos historias, las necesitamos. Transformamos lo recuerdos, los seleccionamos, los adaptamos para contarnos la vida a nosotros mismos y a los demás, explicó Mateos, “de ese magma de la memoria nace este libro de Sebastián”. En El pacto y otras novelas cortas aparecen recuerdos vivos, compartidos y reconocibles, convertidos ahora en literatura. Son narraciones que además de entretenernos, nos interrogan y desenmascaran, resaltó José Mateos. Son relatos que nos permiten ver de forma más clara la realidad que vivimos. Además, el libro de Sebastián no está escrito para satisfacer al público, como suele ocurrir. Lo que hoy se publica suele hablar de realidades ya fabricadas por los medios de comunicación. No es una verdadera realidad. Sebastián, por el contrario, sí habla de una realidad vivida: “No trata grandes acontecimientos históricos, sino la vida cotidiana, la real. Habla de ese poso vital que no pasa nunca de actualidad. La generosidad callada de un desconocido, el heroísmo de un discapacitado que tiene que sortear obstáculos en la ciudad…”

Sebastián Rubiales nos leyó un texto sobre su concepción de la literatura: el papel de la lectura, la esencia de los libros y su función en la actualidad. Los libros nos ofrecen la posibilidad de reinventar la vida, de recrear el mundo, “no como cosa, sino como acontecimiento”. Su posición filosófica es nítida: “El mundo como acontecimiento significa el mundo en la medida que presupone la libertad y, por tanto, el azar, y, por tanto, el amor”. El azar está presente tanto en la creación como en la recepción del libro: “Un libro es algo, por tanto, que surge del azar y –por así decirlo- vuelve al azar, en las manos y el alma de quien lo lee”. Porque leer significa leernos a nosotros mismos, reconstruirnos de forma libre, contra los prejuicios establecidos en la sociedad. Leer nos ayuda a ser libres y autocríticos. Frente a la demagogia, donde impera la posverdad, las falsas creencias y la manipulación de las emociones, la lectura reclama el sapere aude de los ilustrados. “Pero esto ya lo sabíamos desde Grecia, y se denominaba “demagogia”. La diferencia es que antes era un término peyorativo que significaba la degradación de la democracia y hoy es una mera cuestión cuantitativa: da igual qué sea bueno o malo; o qué sea verdadero o falso; importa solo que el mayor número de súbditos, he dicho súbditos, opinemos… lo que el poder quiere que opinemos”.

Ante este panorama, la libertad no es un regalo, no nos topamos con ella sin más, sino que hay que conquistarla. Se plantea también Sebastián Rubiales si existe la libertad absoluta del escritor a la hora de crear. Hay una estructura interna en los relatos, una lógica que garantiza la autonomía de la narración. Una vez que comienza a narrar, el escritor se ve obligado a seguir esa lógica porque si no lo hace, la obra carece de vida propia: “Y, sin embargo, ¿todo esto significa en la literatura que el autor puede decidir libremente a su antojo un relato, los personajes con su carácter determinado, las expresiones, las palabras, los nombres, los paisajes, los finales de cada historia, los títulos…? ¿Puede esto hacerlo el escritor a su libre albedrío? Yo creo que no. Lo puede hacer en cierto sentido, pero no lo puede hacer de manera absoluta. Porque un libro no deja de ser una creación y, por tanto, una obediencia, un intento de reconocimiento, al menos, de lo que las cosas son en verdad”.

Sobre el autor:

juan carlos gonzalez

Juan Carlos González

Filósofo

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído