Paco de La Zaranda, con texto de Eusebio Calonge, dirige 'El corazón entre ortigas'.

El suplemento de moda de El País, S Moda, recomienda este mes a La Zaranda (con lo que huye La Zaranda de lo cool) como opción infalible para ver "buen teatro" en la escena nacional. La colocan junto a otras propuestas de alto voltaje de este mayo: Baryshnikov y Wilson, la compañía de circo francesa XY o Israel Galván, entre otros. Este grupo teatral, que aglutina casi 40 años en los escenarios y una legión de seguidores por medio mundo, da una nueva pirueta creativa y propone, tras una intensa residencia en el madrileño Teatro Tribueñe, El corazón entre ortigas, ideado por Eusebio Calonge y dirigido por Paco de La Zaranda. Dentro de la tercera edición de la muestra de creación escénica Surge Madrid 2016, los máximos responsables de la compañía jerezana (afincada desde este año en Madrid tras salir de Andalucía) presentan un nuevo trabajo en proceso dentro del contexto de residencias artísticas y laboratorios.

En esta ocasión, la residencia y espacio para la puesta de largo será la sala Tribueñe; el laboratorio, por su parte, ha sido configurado con un plantel de doce actores y actrices que recrean una serie de bosquejos poéticos en torno a la figura de Morla Lynch. Las tres únicas funciones de este estreno tendrán lugar los días 24, 25 y 28 de mayo en el referido teatro, dentro de un abanico teatral alternativo que programa durante este mes en la comunidad de Madrid un total de 57 espectáculos, 41 de ellos de estreno, en 20 salas.

Sobre el fondo sangriento de las tragedias, relata la sinopsis del nuevo espectáculo de La Zaranda, se impone el perfil del héroe, "cruza la historia sorteando todas las trincheras ideológicas, todo lo que tendenciosamente quiere sacarle un rédito político. Nos señala con nitidez la sinrazón, el miedo y el espanto de su época como advertencia, buscando misericordia en nuestra mirada, quizás eso que los griegos llamaban la catarsis". Carlos Morla Lynch fue capaz, en un mundo que se despedazaba, de tener la integridad ética de permanecer fiel a su cargo, al frente de la Embajada Chilena de Madrid, salvando la vida de unos dos mil refugiados, primero de un bando y luego del otro, con frecuencia jugándose la vida por personas que no eran afines a su pensamiento. Sacrificando su bienestar y el de su familia por el de los otros, sin mirar facciones ni militancias, "en ese equilibrio tan peligroso, casi milagroso diría yo, de obrar con independencia", sintetiza Calonge, autor del texto que da cuerpo a la obra teatral.

Y abunda: "Cuando el pasado es tan reciente, el peligro de ser malinterpretado es grande, la visión desde los frentes se imponen para arrojar su sentencia condenatoria a todo cuanto no cuadre con sus proclamas. Quien a esta obra se asome no busque ajustes de cuenta, ni la propagación de aquello que nos enfrenta, su visión de la historia, ese caos inmutable como la llamó el filósofo, es poética que no política. No trata de expresar más que como entre tanto dolor y tanto miedo, el valor de lo humano, que es el amor a cada persona, sacraliza la vida cuando el otro es más importante que nuestros propios intereses o ideas". El actor David García interpreta a Morla Lynch, mientras que algunos de los personajes que circulan por estos 'bosquejos' son entes físicos, metafísicos y conceptuales, como la desolación, el miedo, lo instintivo, el deseo, la supervivencia o dos actrices, Nené Pérez-Muñoz y Nereida Martín Santos, que encarnan la alegoría del bando de los perdedores y de los vencedores.

Al margen de esta experiencia alternativa, los componentes de La Zaranda mantienen en gira nacional su último espectáculo, El grito en el cielo, que tienen previsto presentar en el Teatro Cervantes de Buenos Aires (Argentina) en agosto de este próximo verano. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído