nadad_kander_3
nadad_kander_3

Con todos los sentidos: la luz, los toneles, la temperatura, la madera, la tierra, el aroma del vino, la carne, la vida, lo dionisíaco… Y los malditos roedores, siempre con sus privilegios... La muestra de fotografías de Nadav Kander reúne todo lo necesario para ser agradable y sugerente, porque además de exponer obras bellas lo hace en un contexto que estimula la contemplación y la reflexión, tan apreciadas por el fotógrafo.

Nadav Kander nació en Tel Aviv en 1961, en 1963 marchó con sus padres a vivir a Sudáfrica. Y se trasladó en 1986 a Londres. Fue galardonado en 2009 con el Prix Pictet. Realizó fotografías sobre cómo han ido cambiando el paisaje y las comunidades chinas de las orillas del río Yangtzé. (www.nadavkander.com) Todos sus trabajos, incluso los retratos, pretenden ir más allá del mero equilibrio formal. Son fotografías que provocan una reacción en el observador: invitan a pensar sobre la condición humana, sobre nuestra acción desbocada en la naturaleza, lo que somos y cómo nos adaptamos a todo.

En el caso de los desnudos esa reflexión estalla en varias direcciones. Es un tipo de fotografía que utiliza recursos pictóricos para generar sensaciones y emociones. En este caso, la penumbra de la bodega y el aroma fuerte del vino potencian esas sensaciones. La textura de la piel se funde con la luz que atraviesa los ventanales. Y la iluminación parcial, con el fondo oscuro de los toneles, perfila la anatomía de los cuerpos con mayor contundencia. Las posturas de los cuerpos transmiten la vitalidad y la inquietud que impregnan a cualquier ser humano. Son posiciones naturales porque reflejan estados de ánimo de carne y hueso: los cuerpos caen, se arrastran, se retuercen, quizás de dolor, placer o miedo. Y los roedores albinos recorren la geografía blanca para recordarnos nuestra condición animal, trágica.

En la Fundación Santa María de Albarracín (Teruel, 2014) podemos leer lo que piensa el propio autor de esta serie de fotografías:

“Siempre quise fotografiar desnudos que provocaran algo más que una reacción básica ante una figura desnuda. Me interesan, sobre todo, los sentimientos y emociones que una fotografía despierta en el espectador. La obra de Francis Bacon es un excelente ejemplo en el sentido de que genera un ambiente más allá de la imagen que nos obliga, como espectadores, a plantearnos cómo nos hacen sentir sus obras. ¿Nos dejan con una sensación de soledad, desesperación, sobrecogimiento, horror?

A este abanico de emociones y sentimientos propios del ser humano lo denomino estado interior. Una fotografía limpia, con mucho espacio, podría generar una sensación de melancolía en una persona y de romanticismo en otra. Con esta idea en mente es como trabajo los desnudos.

En esta serie, me interesan especialmente el color y la textura de la piel: ¿qué sensaciones evocan los blancos puros? ¿qué papel juegan y qué representan los ratones albinos? ¿son una metáfora sobre la pureza religiosa o ponen de relieve una era de mitología ya pasada? ¿estas sensaciones las genero yo mismo, las experimenta el modelo o son totalmente tuyas, del espectador? En mi opinión, en la creación de una obra de arte siempre existe una relación a tres bandas, como un triángulo con el sujeto, el artista y el espectador en cada esquina. Todos jugamos un papel importante”.

Sobre el autor:

Juan Carlos González

Filósofo. Ciencia, tecnología y sociedad. Periodismo y comunicación científica. He publicado Diccionario de filosofía (Edaf, 2000) Blog: Cerebros en Toneles.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído